Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Danzando entre las moras…
Dom Abr 23, 2017 8:24 pm por caminandobajolalluvia

» Mi corazón, espectro de una nube
Vie Abr 21, 2017 7:53 am por caminandobajolalluvia

» Dosel de espumas
Vie Abr 21, 2017 5:37 am por caminandobajolalluvia

» VISIONES IMPREVISTAS
Mar Abr 18, 2017 8:23 am por caminandobajolalluvia

» Sombra, nieve, claro…
Sáb Abr 15, 2017 1:58 pm por caminandobajolalluvia

» YA NADA ES IGUAL
Jue Abr 13, 2017 10:02 am por caminandobajolalluvia

» NO PUEDO DEJAR DE AMARTE
Jue Abr 13, 2017 9:57 am por caminandobajolalluvia

» ¿cómo nacer en tus ojos?
Jue Abr 13, 2017 9:51 am por caminandobajolalluvia

» Mundo de gracia
Jue Abr 13, 2017 8:38 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Holocasto de luz; Séptima parte.

    Comparte
    avatar
    darkdubito

    Masculino Mensajes : 441
    Fecha de inscripción : 19/04/2010
    Localización : CHILE.
    Humor : En vida, era alegre...

    Holocasto de luz; Séptima parte.

    Mensaje por darkdubito el Miér Sep 08, 2010 11:05 pm

    CAPITULO SEPTIMO.

    FIN DEL SEGUNDO ACTO.
    ROKAN Y KALDOF OBSERVAN LAS ESTRELLAS CUANDO EL PADRE DE KALDOF IRRUMPE EN LA ESCENA

    -KALDOF: La conmoción del éxtasis ha saturado mis sentidos en una prerrogativa que solo podría subordinar la muerte. Mi cuerpo aun grita de placer, y mi alma ha enmudecido en pos del laborioso enjambre de la felicidad. No podría encontrar vocablos para definir lo que vos me hacéis sentir. Ni mis cuerdas vocales, pequeñas torpes, acuñarían siquiera en sueños la potencia y fragor para gritaros cuanto os amo mi bello Rokan.

    -ROKAN: Entonces, mi delicado pétalo de flor de loto, no digáis nada. Solo permitidle al perfecto y cristalino océano de vuestros ingenuos ojos deleitarse en el peregrino manto de la noche, que hoy ha sido testigo de nuestro amor. No tratéis de pensar en mañana donde el trafalgar del derrotero de nuestra vida, ausente de edictos benignos, siempre impone la sombra de su maliciosa frialdad en nuestro hábito. Solo atesora este momento con las ansias del condenado al que le enseñan convexa visión del paraíso en último acto de castigo.

    -KADOF: Pese a sentirme abatido por el jubilo y rendido inmisericorde a la felicidad más completa no puedo dejar de experimentar en mi mente la inquina del miedo. Y el incierto destino de nuestro proscrito sentimiento, resentido por mis padres y vilipendiado, me sumerge en el mar de la angustia. El vaticinio del fracaso sobrevuela mi conciencia privándole de color y forma, y todo atisbo de paz.

    ROKAN SE PONE DE PIE Y DA UN PAR DE PASO ALEJANDOSE DE KALDOF.

    -ROKAN: Descuidad mi amor, que en la desértica senda del holocausto nuestras pisadas no se extraviaran. Ni imagináis el abisal contrato al que he suscrito mi alma solo por veros por siempre junto a mí.

    -KALDOF: ¿De qué habláis, mi amor, que el cascado de vuestro tono hace ininteligible entenderos?

    ENTRA EN ESCENA EL PADRE DE KALDOF, ARMADO CON UNA TRANCA DE MADERA DE ENCINO Y SE MOFA DE ROKAN

    -PADRE: ¿Acaso no habéis podido alejar vuestra inmundicia de mi hijo, vil truhán, cuyo padre, a sabiendas de vuestra degenerada naturaleza se marchó sin siquiera reconoceros? ¿O es que la falacia de vuestra pecaminosa degeneración ha corrompido la escasa y vacía cantidad de primaveras que vuestro salvaje cuerpo arropa de tal forma que ni la cercanía de un hogar de bien os inhibe?

    -ROKAN: ¡De cierto os digo que al mancillar el recuerdo de mi padre, al cual no conocí jamás, ha manchado lo más sagrado de mi vida!

    -PADRE: ¿Vida? ¿Acaso os atrevéis a llamar vida a esa existencia errática y tosca en las montañas si en rigor no sois más que un animal inmundo, que pretende mancillar el alma de mi hijo con su pecadora infamia?

    -KALDOF: ¡Padre, no digáis más: que a quien vos insultáis con tal rigor es el hombre del que me enamoré: Y a quien me he entregado en cuerpo y alma!

    EL PADRE DE KALDOF GOLPEA A SU HIJO CON LA TRANCA EN EL TORAX, TUMBÁNDOLE.
    ROKAN COMIENZA A SENTIR UN ODIO INMENSO.


    CONTINUARÁ.
    avatar
    Recaredo
    Poeta Autor-"Una Tarde De Café Musa Y Poesía"
    Poeta Autor-

    Mensajes : 3538
    Fecha de inscripción : 17/12/2009
    Localización : Barcelona (España)
    Humor : Mucho humor

    Re: Holocasto de luz; Séptima parte.

    Mensaje por Recaredo el Dom Sep 12, 2010 12:21 pm

    [b] Vamos por otro. Interesante.
    avatar
    kaina
    Admin de café poético
    Admin de café poético

    Femenino Mensajes : 7301
    Fecha de inscripción : 14/12/2009
    Localización : buenos aires
    Humor : Siempre positiva

    Re: Holocasto de luz; Séptima parte.

    Mensaje por kaina el Sáb Feb 26, 2011 11:04 am

    MUY BIEN RODRIGO TORO QUE BUEN ESCRITO
    TE FELICITO EN VERDAD.
    SIGUE COMPAÑERO SIGUE ASI, BESOS
    KAINA

    Contenido patrocinado

    Re: Holocasto de luz; Séptima parte.

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Mar Abr 25, 2017 12:47 am