Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Verde, si llama
Hoy a las 6:54 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Hoy a las 4:43 am por ericmoreiraperez

» Tu cuerpo en otra sombra
Jue Dic 01, 2016 7:39 pm por irene blanc

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Tu vida llena de fantasia
Vie Nov 18, 2016 6:05 am por caminandobajolalluvia

» El hospital de los dulces y golosinas
Vie Nov 18, 2016 5:52 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 8 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 8 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Holocasto de luz; Cuarta parte.

    Comparte

    darkdubito

    Masculino Mensajes : 441
    Fecha de inscripción : 19/04/2010
    Localización : CHILE.
    Humor : En vida, era alegre...

    Holocasto de luz; Cuarta parte.

    Mensaje por darkdubito el Mar Ago 31, 2010 8:11 pm

    ESCENA DOS. PRIMER ACTO
    ROKAN OBSERVA AL BORDE DE UNA QUEBRADA, ALEDAÑA A SU PUEBLO NATAL, LA SILUETA DEL CONTORNO DE LAS CASAS Y CALLES
    EL ANGEL MARAVIEL APARECE, CON NOTICIAS INQUIETANTES
    EN LO ALTO, UN CUERVO NEGRO PLANEA EN CIRCULOS SOBRE LA ESCENA.

    -ROKAN: Ojos, mirad el perfil familiar de mi pueblo. Deteneos en su detalle abrumador de emociones y recuerdos, en su retahíla de vivencias sazonadas de emotividad. En todas aquellas imágenes de mi infancia, torpe y amarga, en manos de los demás chicos que veían en mi un huérfano sin hogar definido. Ojos, sobreponeos al ineludible escarnio de la amargura, que humedece vuestra quietud con visibles despojos hechos lágrimas. Debéis recordad que la ausencia de toda expresión es la marca indeleble de mi faz, y que la hermética semblanza del tempano en la lejana tierra del hielo eterno es la signatura que en vosotros recae como mandato definitivo.

    -MARAVIEL: Saludos Rokan, amigo y hermano. Me da gusto encontraros en la contemplación de vuestro pueblo. Veo en vuestra faz, cada vez más hermosa por el lento desfile del tiempo, la velada tortura de la insurgente angustia. ¿Qué clamor amargo asaeta el brillo de vuestra paz interior ahora?

    -ROKAN: Maraviel, amigo perpetuo. Tu alada realidad te facilita la visión ciertamente. Más debéis estar tranquilo, que el destierro al que fui sometido por los padres de Kaldof tras haberles confesado el amor asfixiante que padezco, merced la persona de su hijo, continua vigente como el reflejo del lucero de luna nueva.
    Y aunque mi vida carece de valor sin poder estar a su lado, como un verano en la ausencia del sol, al menos puedo ensoñar con su recuerdo maravilloso.

    -MARAVIEL: Debo deciros, Rokan, que mis superiores celestiales me han advertido de la presencia de una sombra, siniestra entre las bestias del averno, en las cercanías. Pese a mi vuelo sigiloso me ha sido imposible sondear sus movimientos y prevenirlos.
    Me causa profunda inquietud el que dicha opaca entidad pudiese exponeros a la infame pestilencia de su perdición.

    ROKAN: Entonces no es exacto que Dios es omnipresente: Que de abrazar dicha característica portentosa, podría haberos guiado al encuentro preciso de dicha magra entidad de la que habláis.

    MARAVIEL: Rokan, hermano. Os suplico no exploréis dicha senda, que de espinas y quebrantos plagada está. Yo soy un servidor del señor, igual que tú. Y ambos debemos irrestricta obediencia a sus designios y voluntad, por inescrutable a nuestra razón y contraria a nuestros deseos sea.
    Lo que me llena de inquietud es la capacidad de esta criatura de iniquidad, a la que me encomendaron destruir, para disimular sus perversas huellas: Que mis angelicales sentidos no pueden detectar…


    CONTINUARÁ.

    Recaredo
    Poeta Autor-"Una Tarde De Café Musa Y Poesía"
    Poeta Autor-

    Mensajes : 3538
    Fecha de inscripción : 17/12/2009
    Localización : Barcelona (España)
    Humor : Mucho humor

    Re: Holocasto de luz; Cuarta parte.

    Mensaje por Recaredo el Dom Sep 12, 2010 12:08 pm

    [b]Hola Rodri; pasé, leí y voy por otro capítulo. Saludos.

      Fecha y hora actual: Sáb Dic 03, 2016 4:50 pm