Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» INVIERNO EN EL CAMPO
Ayer a las 3:59 pm por Esperanzapaz

» EL DUENDE CON ALAS QUE NO PODÍA VOLAR.
Ayer a las 3:08 pm por Esperanzapaz

» …De tu mano
Ayer a las 3:01 pm por Esperanzapaz

» HORIZONTES DESATADOS. IV
Ayer a las 2:55 pm por Esperanzapaz

» HORIZONTES DESATADOS II
Ayer a las 2:53 pm por Esperanzapaz

» TRISTEZA DEL ÁRBOL TALADO.
Mar Ago 15, 2017 8:23 pm por Esperanzapaz

» SIN NOMBRE
Mar Ago 15, 2017 8:20 pm por Esperanzapaz

» RETAZOS
Mar Ago 15, 2017 8:18 pm por Esperanzapaz

» Quiero verte hoy de tarde
Mar Ago 15, 2017 9:53 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Versos a Lucila…

    Comparte
    avatar
    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7993
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Besitos Versos a Lucila…

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Mar Dic 27, 2016 4:31 am

    Versos a Lucila…


    Espuma, la espuma de mi verso,
    que enciende coralina, mi llamado,
    en otro arte de sombra mal letrado
    tu voz genuina, goza tu universo…
    Espuma, ala y la sombra, que acaparo,
    como un semblante ígneo, circundante
    la música en el labio de mi amante,
    funde otro labio, que goza su disparo…

    Disparo, llano, de mi boca y de mi artesa,
    en otra sombra hilvanada a tu belleza,
    de luz caoba, de verde y de esperanza,
    cual albedrío tenue, boca afianza…
    Deslumbre, élitro: el cual se vuelve al grillo
    música augura la sombra de su hito:
    cual la comarca espolea de su grito,
    en otra boca mansa, mi tomillo…

    Desune de tus labios otra testa,
    cual ubicua muda alondra, le contesta:
    y a tu fragua, en otro bote, le blasona,
    cual estandarte solitario, no me dona,
    la boca amante de tu beso a mi vanguardia,
    en otro labio, cual conjuro hace de mella:
    la fortuna de otra amante, cual estrella
    nos guiaría hasta tu boca, taquicardia…

    En otro llanto, mi desboque, vuelve ileso
    y la fortuna de mi rostro, cual empiezo
    en otro fausto blasón, cual rostro enseña,
    tu mudo centro, visión de lo que apremia,
    en otra risa, cual escoplo de tu arte,
    busca sitiarte, cual esmero no blasona
    otro sendero busca, y vuelve y entona,
    de su sendero en otros ojos, admirarte…

    Y ya no ríe, mi corpúsculo que insiste
    ya no la huella de mi pluma lacerada,
    en otra huella de mi espuma avergonzada
    cual el sendero de mi trova, lenta embiste,
    otra mañana mi silencio, que latiste,
    en otra estrofa, cual la boca, entusiasmada,
    en otra huella, en otro salmo, que me embiste
    a percatar, ya la llanura, de mi amada….

    Busca si el celo, no egocentrismo acicalado,
    vuelve llanero, ó si el despojo, tras su cardo,
    en otra almena, si el derrumbe a su llamado
    vuelve llanura, ya la pradera, mi lunfardo…
    En otro estero, de mi acoplo, vuelve ilesa
    ya la mortaja de mi sombra en otra artesa,
    cual la mirada de tu sombra, que dispensa,
    en otro albogue, mi llamado, mi despensa…

    En otra fauna, no mi coloquio hace de bruma,
    otro llanero, otra mirada busca sepia,
    ya la llanura de mi boca en otra acequia:
    ó la pausada miel, tus labios, me consuma…
    En otra miel. Cual si la música no flama,
    ya del sendero de la risa que proclama
    ya mi tendero de mi lúdica guitarra,
    en otro estero, en otro salmo, cimitarra…

    Ó, ya Lucila, vuelve a la música que es bella,
    de tu arte nada saben las estrellas
    si mi dialecto te supiera en ellas:
    no lograría encomendarte sin centella…
    Ah, otro páramo, busca ya tu pluma,
    y tu silencio me responde en otra almena
    condenado por el habla de azucena,
    que tus labios en mi risa, vuelve un puma…

    Y otro oro ensombrecido con soñarte,
    en otra trova que guirnaldas, de tu sueño
    vuelve páramo el amor desde tu dueño:
    ¿Ó me ha abrazado ya la noche, con desëarte?
    ¿Ó ya mi boca, en tus labios, pueden besos,
    que la mirada de tus labios poderosos
    buscan el estro de mis labios hacendosos,
    en otros labios de latidos, yacen presos…?

    Y es otro oro de mi labio que sulfura,
    otro martirio a mis labios, ¡Qué locura!
    en otros labios, que a mis besos, traes atados
    cual la rutina de mis besos, coronados?
    Es otra boca? Es otro sello el que me ocluye?
    No mi prendado azor, vuelve si mella!
    El claro adorno de mi boca en otra estrella,
    si mis dos labios en tu Rosa, se destruye?

    Canta el acero del jolgorio de tu pasmo
    otra sandalia: Égloga, que, osada
    canta Minerva de mi salmo, enamorada
    en otra boca tuya, de minervas, tu entusiasmo...
    Cual el sendero de tu verso en otra estrofa,
    causa el aliento en ningún beso, en otro labio
    cual si la boca de mi risa, de mi sabio
    parangón de mi sendero, trae Filósofa?

    Ó de mi orgullo, nace el estro que percibe
    de tu llamado, mi cabestro y no me inhibe
    a desatar de mi proeza, en ti la boca
    cual la mirada que te trueca y te desboca?
    Es otra estrella, no mi arte, sin tu beso
    ó de mi palio, el carmín, no sin tu boca,
    otro sendero ó ya el perfil de amor en roca
    hunde mi aliento, hasta el fin, sin tu regreso!

    Ooh boca, ensaña, ya miserias pregonarse,
    en otras dunas, donde cae si algún arrobo,
    canta si mella la fortuna: mi amor lobo
    hasta tu estrella, ó mi cometa vuelve a darse!
    Oh boca besa de tu verso el alba ofusca,
    tañe y se besa en otro lobo, mi sendero,
    cual la boca de mi amor, tu amor primero
    en otro robo de mi ardor, mi sol te busca!

    Pero si el verso de mi amor, no busca inquïeto
    ya la paloma de mi amor, mi verso quieto,
    es otro ángel magisterio, que en tu ala
    no me conforma, no me abate, me recala!
    Pero si el labio de tu beso, vuelve a darme
    no la trova, sino el verso de tu labio...
    en otra risa de mi asombro, no mi oprobio,
    te buscará, sin el anhelo, el verso a amarme…!

    Privanza, ya la música, el delirio,
    Ooh de tus besos, ó mi boca, labios, lirio!

      Fecha y hora actual: Jue Ago 17, 2017 4:05 am