Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» La noche desplomada
Hoy a las 12:56 pm por caminandobajolalluvia

» Labio peregrino
Ayer a las 12:42 pm por caminandobajolalluvia

» A TODOS LOS DEL FORO
Lun Mar 20, 2017 12:58 pm por caminandobajolalluvia

» Enciende de tu pluma…
Lun Mar 20, 2017 11:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi vuelo
Vie Mar 17, 2017 7:58 am por caminandobajolalluvia

» Soledad en solsticio de verano II
Jue Mar 16, 2017 6:24 pm por caminandobajolalluvia

» Amanece…
Miér Mar 15, 2017 6:18 am por caminandobajolalluvia

» Un café y mil recuerdos...
Miér Mar 15, 2017 6:07 am por caminandobajolalluvia

» El mar (5)
Dom Mar 12, 2017 4:22 pm por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Perdido

    Comparte
    avatar
    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7745
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Perdido

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Vie Mar 14, 2014 7:58 pm

    Has perdido el ala, que te dejó frente a las alas de la robusta cima dulce
    que tu confrontación hiriera solamente a la vanguardia de tu sueño seco,
    prisma que venerado y auscultado, en la voz, en el relieve de tu claustro
    permitió ser el quebranto del ropaje inmerso herido
    en los mares que han sufrido de tu testa aquellas flores
    que depositaron los dolores del frenesí mendigo,
    aleando la espuma del amigo,
    en el risüeño, nacarado, oscuro mar platëado
    de voz que ya ha esmaltado
    la silente tropa esbelta del sosiego
    y en el verte, en el labriego, nacarado a sus espumas
    ribetes anunciados son frescura iridiscente en la panoja
    que silba y ala mientras toma, la solemne fortaleza de un minuto
    aliábanse en la noche de tu fruto el insomne Trafagón de mil ardides
    sopesando la virtud de mil candiles, sofocando su silencio en la Vendimia…
    Tan néctar de su joven armadura, entre simas de verdor hacia mi cura
    donde irradia del sofreno que mitiga, el desborde de mi mano amiga…

    Sosteniendo pues el vuelo de su llanto perpetuando la sonrisa
    de su labor oculta panacea verbaliza socavando el horizonte perfumado en mil laúdes
    con el declive de las rosas, oro en centro, oro añejo, las virtudes, esmeraldas
    son estrellas de tu canto en mil herbóreas pesas de silencio y a su nido,
    marmóreas penas que se abalanzan en la noche en las arenas…

    Rastrojando aquél verdor que se hizo tema de la noche descubierta
    y en el solo polo, adusta se hizo freno de sí misma, en mil vertientes
    penetrándose el aliento de sus füentes con abismos desiguales y proezas
    navegadas en el llano de su Alteza, la flor, delicadeza
    de su cintura en mar, pereza
    donde clavo la cabeza de mi centro
    al albor de tu mirada de reencuentro…

    Y se hizo flecha…

      Fecha y hora actual: Sáb Mar 25, 2017 5:47 pm