Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Danzando entre las moras…
Dom Abr 23, 2017 8:24 pm por caminandobajolalluvia

» Mi corazón, espectro de una nube
Vie Abr 21, 2017 7:53 am por caminandobajolalluvia

» Dosel de espumas
Vie Abr 21, 2017 5:37 am por caminandobajolalluvia

» VISIONES IMPREVISTAS
Mar Abr 18, 2017 8:23 am por caminandobajolalluvia

» Sombra, nieve, claro…
Sáb Abr 15, 2017 1:58 pm por caminandobajolalluvia

» YA NADA ES IGUAL
Jue Abr 13, 2017 10:02 am por caminandobajolalluvia

» NO PUEDO DEJAR DE AMARTE
Jue Abr 13, 2017 9:57 am por caminandobajolalluvia

» ¿cómo nacer en tus ojos?
Jue Abr 13, 2017 9:51 am por caminandobajolalluvia

» Mundo de gracia
Jue Abr 13, 2017 8:38 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Julieta y Alejandro

    Comparte
    avatar
    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7768
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Julieta y Alejandro

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Jue Jun 16, 2011 10:31 pm

    Julieta y Alejandro


    Acto I

    Coro:          -Agraciados en la templanza del anochecer, los sueños que despertaban en la aurora, se paseaban por la dúctil substancia del aroma del cielo, inclinándose a las flores con una constancia de nogal dormido y de aliento desahuciado, la vespertina unción de dos a los que el amor persuade, para sentir el efímero canto de la aurora más tierna en el abrigo de las hiedras y los gentiles arrebatos de locas gestiones de música y palabras escondidas en el verde de las plantas y escuchando el silencio de su corazón, ellos ampliarán su morada y el cauce del río de sus ojos, por donde el femenino recato alcanzará la Tierra deslumbrada de su equilibrio dócil por donde la aurora se despeña en los cuidados de sus despertares … y el camino hasta su encuentro.

    Escena 1


    Voces del silencio del bosque: -Es mi grácil aurora la templanza del amanecer somnoliento a tu cuidado, Aurora, por donde se despeña el mástil del tiempo olvidado del atardecer. Ancla la mirada de la luna un triste espacio de bellas estrellas soñadoras que alcanzan el alba.

    Aurora: -Recibe del inmerso bosque la loca persuasión de mis náyades del cielo, donde el carbunclo del ave es taciturna a mi voz y responde las llamadas de los versátiles aromas de la noche, cuando despierto yo. Inclinada a mis tristes redes van esos pasos de aquella juvenil persona, donde tañe su aroma y el agua de su aliento es el perfume casto de la nieve del amanecer.

    Voces del aroma del bosque: -La turgencia donde la amapola nace y surca en su escalofrío la diadema azul de su cantar profundo, es el delicado cauce que preguntará a tus lazos de oro lo que deparará  el viento a los cabellos de los jóvenes que al pasar por sus lagunas escondidas aves serán su púrpura racimo de nieve, alado escondite de su corazón.

    Aurora: -Convido la luz de mis ojos a tus encantos y frutos coloridos, de fuego y de azules cantos a la endrina dulzura que nada en el agua del silencio de la lluvia como si del firmamento los enclaves de mi pensamiento se turbaran en nómades caídas de miel sobre sus cabezas inclinadas al cielo y a la víspera del día, para arribar en la noche perfumada de la soledad.

    Noche: -Es atavío de confianza tu nocturna llegada, Aurora clara.

    Sol sobre la nieve: -Es cercano el nacimiento de éste día. Arraiga pronunciadas banderas de silencio sobre el ancla que eleva el viento. La simple Aurora de múltiples colores enamora ya a la noche, y augura un vespertino cauce de sueños y despertares.

    Noche estrellada: -Gran amor que fija en mi remedio las olas de parpadeantes estelas de estrellas y soles y lunas que alcanzan al rojo firmamento en dúctiles fraguas sobre los cimentados párpados de aquella joven que parece oír la Luna, y escucharla con diáfanas melodías de frambuesa teñidas…

    Aurora tendida sobre el firmamento: -Arrima tus estrellas a mi corazón, noche segadora, y principia mi dulzura sobre el alba que me mueve y separa las claridades de tu vientre de sirena, Oh! se aclara su porvenir, doncella de sueño!

    (Vanse)

    Julieta: -Separados del aroma en la corteza de los árboles y flores,  que caen como racimos sedientos a mi templanza dolorida, junto a mi falda los númenes encantos de la soledad perdida conmigo en éste bosque, agracia la vista en el sendero de mis ojos.

    Conejito: -Se despeña tu rostro en suaves amapolas donde la lluvia destilada del invierno soleado para ti, es la Primavera.

    Julieta: -Pareces relumbrar dentro de la oscuridad del alba tus ojitos nocturnos en la nieve de tu pompa y luciente naricita.

    Ardillas: -La grandeza de éste bosque puede persuadir tus pasos, no te pierdas.

    Hormiguitas: -Realza tu figura majestuosa la lumbre de tu cosmogonía, el bello aterrizar de la negrura de tu pelo cayendo sobre la noche. Los senderos pueden bifurcarse, no te confíes libremente al azar tus pasos sobre el prado.

    Violetas: -No te perderás siguiendo tus instintos. Ya es más que la aurora iluminada y llegarás bien a destino con tus pasos ciertos.

    Julieta: -En éste bosque tan hermoso, he recolectado frutas y hierbas muy dulces, que pondrán contenta a mi mamá, antes de que llegue la tormenta.
    Sé exactamente donde queda mi casa antes del río. Éste sendero me guiará hasta ella.

    Espinas de los pinos: -Tal luz devuelve los suspiros contrahechos de mi alma sombría, la tez de tu blancura entre la nieve, podría darte espejo la laguna que su simple luz la luz excede, cual copia de la nieve, tu rostro hermoso.

    Julieta: -Veranos han de olvidar mi timidez, bajo los lentos suspiros, aquiétame la cadena de mi canasta procelosa, un barco lleve, tu laguna de nieve.

    Ardillas: -La noche se parece a la blancura incierta de ésta selva cuya nitidez exalta los colores de las hebras de su pelo, cual incierto cántaro que roba las pupilas de ésta aurora clara. Acechos son, entre los bosques, las palabras que conmueve el hálito de luz la luna tierna.

    Fresca Aurora: -Hábitos de luna pueden sortear las vespertinas formas del caudal de la mañana, entre la juventud temprana, cumpliendo los aciertos que se cuelan entre madreselvas de Verano, y los caudales helados de los ojos de mi esencia entre las hojas de los árboles de rubios y silvestres prados.
    Ve y esconde luz, ésta mañana, la sobria nitidez que amo temprana.


    Escena 2


    Julieta: -Amanecer en éste bosque nocturno es como soñar con vergeles de alas anchas y caballeros de endrinas copas donde el alba mezquina arrebata a sus cabellos la dulzura del néctar de sus labios, cual jacintos esbeltos nacen para amar a la doncella su femenina aurora y enriquecer sus oídos tiernos, en el semblante de cualquier atardecer…

    Frutos del bosque: -Desde el sueño verdecido de éste bosque, tu soledad ocupa en el alma del centro de esta verde planicie y arboledas enamoradas, un lugar importante que se regocija con la armonía y la dulzura de tu mirada.

    Julieta: -Su rostro se parece a azules carbunclos que, al parecer, no ocultan el sabor de su perfume.

    (Toma un fruto)

    Julieta: -¡Mmmmhm! ¡Realmente es exquisita su substancia! Dulce esencia que decora mi boca con un carmín azulado. Me pregunto cuántas variedades habrá… Los pondré en mi canasta…

    Arboledas: -El crepúsculo añora tu belleza como un sastre recuerda al que se prueba su ropa. Necesita el alba decorar tu belleza con tinturas de cielo, y guirnaldas de sueño, donde las hadas flamean discordantes por permanecer sin estar celosas de tu admirable cabello… Pero alguna frambuesa tuya podría satisfacer esa envidia...

    Julieta: -Necesito verter la luna en mi ciega función, que la noche no depara más que oscuridad, y se alimentan las estrellas de las últimas luces y mis ojos no podrán si sigo aquí distinguir el camino a mi hogar.

    Hojas caídas del bosque: -¡Es cierto! ¡Sigue con tu viaje, Julieta!

    Julieta: -Emprenderé el regreso a mi hogar. Pero si mal parece, esos dos caminos no se bifurcaban antes… Creo que estoy en un aprieto…


    Última edición por caminandobajolalluvia el Miér Ene 01, 2014 7:54 am, editado 3 veces
    avatar
    kaina
    Admin de café poético
    Admin de café poético

    Femenino Mensajes : 7301
    Fecha de inscripción : 14/12/2009
    Localización : buenos aires
    Humor : Siempre positiva

    Re: Julieta y Alejandro

    Mensaje por kaina el Dom Jun 19, 2011 1:52 pm

    Que belleza CAMINANDOBAJOLALLUVIA, que placer leerte.
    avatar
    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7768
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Re: Julieta y Alejandro

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Dom Jun 19, 2011 2:50 pm

    Muchísimas gracias, Kaina!!!!!
    avatar
    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7768
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Re: Julieta y Alejandro

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Mar Ago 30, 2011 8:07 am

    Un abrazo!!!!!
    Very Happy
    avatar
    darkdubito

    Masculino Mensajes : 441
    Fecha de inscripción : 19/04/2010
    Localización : CHILE.
    Humor : En vida, era alegre...

    Re: Julieta y Alejandro

    Mensaje por darkdubito el Vie Sep 07, 2012 9:28 pm

    Arboledas: -El crepúsculo añora tu belleza como un sastre recuerda al que se prueba su ropa. Necesita el alba decorar tu belleza con tinturas de cielo, y guirnaldas de sueño, donde las hadas flamean discordantes por permanecer sin estar celosas de tu admirable cabello…

    Todo el texto recuerda con la claridad del rocío el lenguaje Shakesperiano. Interesante, buen desarrollo y creatividad sobresaliente...
    Destaco este párrafo pues su belleza me ha llegado muy adentro.

    Gusto leer
    te.
    avatar
    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7768
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Re: Julieta y Alejandro

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Miér Sep 12, 2012 8:50 pm

    Muchas gracias, amigo!!!!! Un abrazo muy fuerte!!!!! Qué suerte que te gustó!!!! Very Happy cheers

    Contenido patrocinado

    Re: Julieta y Alejandro

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Mar Abr 25, 2017 2:45 am