Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» LA DIVINIDAD ÚNICA
Hoy a las 9:23 am por Castro

» DIME…
Ayer a las 10:42 am por caminandobajolalluvia

» Premedita…
Ayer a las 10:33 am por caminandobajolalluvia

» Loco…
Vie Dic 15, 2017 3:16 pm por caminandobajolalluvia

» Quiero
Jue Dic 14, 2017 11:02 pm por kin

» Rosa (2)
Jue Dic 07, 2017 1:20 pm por caminandobajolalluvia

» AUSENCIA
Jue Dic 07, 2017 10:24 am por caminandobajolalluvia

» Versos…
Miér Dic 06, 2017 6:45 am por caminandobajolalluvia

» QUERIENDO NAVEGAR
Miér Dic 06, 2017 6:40 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 9 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 9 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Palabras claves

Galería



    Prodigio de tus labios en los míos 2

    Comparte
    avatar
    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 8106
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Abrazos Prodigio de tus labios en los míos 2

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Dom Mayo 21, 2017 11:43 am

    Prodigio de tus labios en los míos 2

    Excusa, amante, si mi sueño no ha sabido
    remontar otro Verano; tenme por excusa;
    y el valor de tu dulzura, en el latido
    deshonra los silencios, mi alba intrusa…
    Excusa, por favor, mi labio amante,
    …y si mi vientre espuma en la ladera,
    el lento amor que Primavera cante:
    no lo mates, y vuelve en tu suspiro valedera…

    ¿No la noche trenza tus miradas?
    ¿Y no la espuma diestra de tu mente
    arraiga tu suspiro sofoco permanente,
    que tu belleza adora, y legitima con tu beso
    el arduo crepitar, de mi taimado rezo?
    ¿Y ya no la excelencia del verbo que repara
    ya no la duna amante, de mi cadencia rota,
    en tu suspiro, cauta, intrépida, se agota
    de tu suspiro el labio, que yace entre tu vara?

    ¿Y no la noche dura, lo que arrima la mañana
    para saciar el goce del canto perpetuado?
    De tu silencio amado, ¿del llanto enamorado?
    ¿De la dulce marea que canta Luz temprana?
    Y no mi hostil reclamo, que en labios de tu exceso,
    furtivamente azoga, distancias con un salmo
    a revestir mareas, del horizonte calmo,
    perplejas en amores, ¿al rostro de tu beso?

    ¿Por qué no vuelves mella, distancia que acobardes,
    los presos en holguras, son salmos en mitades,
    que besan sus instintos, de vientres maternales
    para saciar el goce, de muros infernales?
    ¿Por qué si llama adosa, suspiro va de centro,
    mirada no es cualquiera, del canto del Adentro,
    que la mirada lleva, y juega lentamente,
    confusa, banalmente, si tu suspiro siente?

    ¿Por qué? No cautas noches son los días
    de su romano intento, de burlas y porfías,
    de cantos y aspavientos, de Cristos y de lunas
    que por variar no exhiben, coloquios, lentas brumas,
    de amor, castos abriles, figuras que consumas
    para latir el sueño, ¿de albas entre dunas?
    ¿Por qué si Cristo alzara, el Cielo con venablos,
    inmortal sería la noche, del sueño de sus Cantos
    en otros Sabios ceños, del habla en sus vocablos,
    y cantaría el viento, con alas sus Quebrantos?

    ¿Por qué? ¿Por qué la noche, si vuelve desmesura,
    no bate los confines, de sordos entrelazos,
    de ser contigo un ala, de fuertes los abrazos,
    de sombras maniatadas, en sesgos de espesura?
    ¿Por qué, si el labio amante, de tu boca en la mía
    el labio no promete, ni busca antagonía
    en otra verde música, y rota de esperanza
    si el labio que te busca, se muere de confianza…?

    ¿Por qué si sólo el velo, de tu boca añorada,
    retorna como el Cielo, la mente desbocada,
    a tu frágil incienso, de roble, lacerado,
    en un frágil encono, de muerte, enamorado?
    Por qué buscas amarme, y sin amarme apenas,
    las llagas que son tristes, y páramo de arenas,
    por qué, si no consuelas, este latido inerte,
    no besas con oprobio, ¿el pecho de mi muerte?

    No busques, es en vano. Mi alma tan juiciosa,
    espera no se ausente, el juicio de mi Rosa.

      Fecha y hora actual: Lun Dic 18, 2017 3:28 pm