Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» LA DIVINIDAD ÚNICA
Hoy a las 9:23 am por Castro

» DIME…
Ayer a las 10:42 am por caminandobajolalluvia

» Premedita…
Ayer a las 10:33 am por caminandobajolalluvia

» Loco…
Vie Dic 15, 2017 3:16 pm por caminandobajolalluvia

» Quiero
Jue Dic 14, 2017 11:02 pm por kin

» Rosa (2)
Jue Dic 07, 2017 1:20 pm por caminandobajolalluvia

» AUSENCIA
Jue Dic 07, 2017 10:24 am por caminandobajolalluvia

» Versos…
Miér Dic 06, 2017 6:45 am por caminandobajolalluvia

» QUERIENDO NAVEGAR
Miér Dic 06, 2017 6:40 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 8 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 8 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Palabras claves

Galería



    Cielos arduos

    Comparte
    avatar
    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 8106
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Besos Cielos arduos

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Miér Mayo 17, 2017 10:44 pm

    Cielos arduos

    Cielos arduos en la lejanía
    me imploran llorar

    caben las lágrimas en mi papel, derruyéndose en una sostenida mañana,
    tirando de las cuerdas necias
    para agraciar la forma
    de tu silencio,

    de tu espera…

    Dulces vuelos alcanzan en la gloria de mi despertar una sonrisa que se agrieta
    con el tiempo,
    con los seres que me dejan el alma en un rocío,

    en un extracto que

    socorre el tiempo,

    en una desnuda ola

    que imparte llamaradas en la penumbra y me hace volar,

    gozar de las puertas que

    creo divisar,

    somnolientas,

    aviejadas,

    como una corta sonrisa,

    ó el placebo de mi sueño…


    ó el desnudo cofre que las olas cauterizan con la herrumbre

    ó el vientre de los sauces

    no me agrupan féretros de montes travestidos de silencio en muérdago y sollozo derruido…

    no… sólo me cuenta una movida ceremonia

    que alzo con mis ojos,

    a destiempo,

    a la doble luna

    que me atrae, y

    me suelta

    y me deja caer

    de mi vuelo agonizado.


    Sólo unas centellas clavan en la aurora

    una espina muerta de desgano,

    fría,

    en el colapso inmundo de un tétrico fantasma

    de esperanza misteriosa,

    besando las nubes…


    Sólo la marea

    vuelta desatino

    comprende las sílabas de mi rostro enmudecido,

    y llaga la ironía de mis labios

    en estrechura aventados con orgullo en desnudez,

    convertida en la sonrisa de mi pálpito,

    y mi ciega esperanza,

    rondando

    las esperas…


    Sólo una voz,

    acude a mi encuentro

    como vagas ironías

    en respuesta de lo ufano,

    en la minoría gris

    de un cuento que no gana

    ni cierra mariposas en desvelo.


    Sólo una gracia veloz, un intrépido verano, escondido en mi silencio

    acaba con tu nombre de trazar las últimas comarcas

    diluidas en el vientre de los ágapes de luna, y vistas noches en eclipsadas

    estrellas…

    Cadencias que, desmoronándose del cielo, llaman a la aurora para vestir de tinieblas
    mi soledad maldita,

    cosmogonía errante

    de tu nombre

    hundiéndose en mis cimientos.


    Sólo

    sólo la noche corta con espasmos trovadores

    mi última elocuencia

    acobardada,

    y remonta como un barrilete

    la antigua esencia de un vago despertar, en un soleado

    triste páramo de labios,

    enmudecida bondad,

    acaparando la nocturna risa de los crepúsculos

    como un llanto

    que tiñe de bandera de fuego

    el rosa crepitar de la violeta,

    de los sesos volando a contramar,

    a contrapelo del desgano,

    a orillas del inerte fracaso de las albas, sollozadas ya,

    en medio de la noche…


    En vísperas de un sueño,

    trato y logro tu rostro


    en la penumbra gris

    de mi planisferio de amapolas…


    y canto con mi beso

    el cielo prometido para todos,

    para todos los que vuelan

    en el acierto poderoso de las almas que desgana y une el universo

    en una proeza rota, ya, en un

    tren

    que nutre los colores

    de aquél atardecer…


    Y no sólo visten los goces de sílabas a mis oídos locos,

    como sábanas al viento,

    como gotea la nieve de tus cristales

    en medio de mis

    llaves, ó

    aquél tintineo

    es la palabra unívoca de mil trastos óseos en la cumbre

    de una tarde enarbolada de sueños


    y sorpresas,

    ó de ésa,

    ó de ésa

    sorpresa

    que escondes en

    tu mente


    para dársela al final

    de tu viaje


    a la princesa de tus Tiempos.

      Fecha y hora actual: Lun Dic 18, 2017 3:28 pm