Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Y busco...
Ayer a las 6:36 pm por kin

» Mesura de tus labios cristalinos
Ayer a las 5:27 pm por caminandobajolalluvia

» SIN CADENAS
Mar Oct 17, 2017 6:04 am por caminandobajolalluvia

» COLORES
Mar Oct 17, 2017 5:59 am por caminandobajolalluvia

» CON DOLOR
Mar Oct 17, 2017 5:55 am por caminandobajolalluvia

» ***Pinceladas Divinas***
Mar Oct 17, 2017 5:50 am por caminandobajolalluvia

» EN SÍ
Mar Oct 17, 2017 5:39 am por caminandobajolalluvia

» LA EXCURSIÓN DE LOS COCODRILOS
Sáb Oct 14, 2017 6:32 pm por G. Sarmiento

» SIN NOMBRE
Sáb Oct 14, 2017 6:17 pm por G. Sarmiento

Temas similares

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Palabras claves

Galería



    Tapiz de oro

    Comparte
    avatar
    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 8060
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Tapiz de oro

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Miér Jun 08, 2016 8:00 am

    Tapiz de oro


    Verde la hebra, que asoma desde el oro
    traza y se pierde, en otra luna, en otro coro
    cual si la mella de tu arte, en verde trova
    alesa un claro de vanguardia, en la recova…
    Privada emerge del asomo, cual radiante
    y no sombrío serpentín de amor en glosa,
    cual el suspiro maniatado que me esboza
    en otra ruina, casi al derecho, de mi guante…

    En otra almena, si se quiere, bate prímulas,
    delgadas sillas, de oro tenue, mis arrobos,
    en cuyo cedro me amortaja más las ínfulas
    desde su aroma que prevén los otros lobos…
    Lacera mi llamado, en otra nube, cual alabarda
    retoma su simiente; cual escudero que en su yelmo
    no detiene, de su amor propio otra tarde, y se acobarda…
    Cual hube armado de una fauce donde mermo,

    Adusta loba, de sangrienta nimiedad,
    cual sólo lienzo, de proterva voluntad
    sobre el embuste de canallas en que pierdo,
    todo el ángel de mi cirio, en que me acuerdo
    ó toda risa de querubes, donde sellas
    en otros páramos de amor, y de doncellas,
    la vista insigne de mis máculas, enervo
    por sobre alas de langostas y de ciervo…

    Sobre lo vacuo, a mi deporte de sonrisa,
    bate el esmero de mi fragua, de mi glosa
    en mi suspiro, se adormece ya difusa
    todo el sendero en mi búsqueda, y aprisa…
    Asoma el arte en su sainete, tras la fuga
    de su silente, vaga flor, bajo la estrella,
    de lo lozano aún encriptando su centella
    en otro arte, en otra flor, en otra vega…

    En otro arte, si la flor, vuelta manïobra,
    estoica pluma, no se fragua en estrambote
    ya no el islote de mi oprobio en otra obra
    ya no adormece sin el coro que ella azote…
    Por sobre el arte, de mi esmero, trae la ruin
    de la epopeya de tu arte, sólo al fin,
    de la madeja de mi arte, verde crin
    en otro sándalo de flor, rojo jardín…

    Vuelta a la estrella de mi fábula
    arroja un dédalo de lluvia, del satén,
    del oro cáustico, ó nervio de la sien
    que en otros nervios, otros llanos confabula…
    Prístina emerge, del altruismo de mi senda,
    en otro amarre, otra sien, otra vereda
    para latir, un humano se conceda,
    hasta la vaina de su ser, otra reprenda…

    Mi voz es tarde, si no hay claro en otro espejo,
    mi Sol es cuerpo, si no hay con qué, ó si estoy viejo.

      Fecha y hora actual: Jue Oct 19, 2017 10:27 am