Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Roto el mar
Ayer a las 5:50 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Ayer a las 4:11 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Lun Dic 05, 2016 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Todos callados

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Todos callados

    Mensaje por Oscar64 el Mar Feb 24, 2015 4:36 am

    Todos callados

    No hay nadie en la ciudad, estos barrancos
    llenos de gente, estos mercados
    atiborrados de peces maltratados
    y de escasos compradores y delfines
    se pueblan de derrumbes, de confines,
    de grietas, de silencios fabricados
    por años de llorar enajenados,
    por años de buscar entre violines,
    por años de vagar sin otros fines
    que huir y siempre huir de todos lados.
    No hay nadie y es verdad, no hay ni pecados
    que todo es ya jugar, sea en los cines,
    en parques, en la calle, en los trajines
    de oficios y de trajes apurados,
    todo dormir, yacer, ir separados
    tras otro juego fácil entre afines,
    entre extraños o rostros ya olvidados,
    maridos y mujeres ya pasados,
    amantes o no amantes, figurines
    de un tiempo sin razón y sin amados.
    Y luego a trabajar, a ir de jurados
    de un mundo en que no caben más Caínes
    ni Abeles, de ir ya todos tan cansados,
    vendidos en sus puestos, habituados
    a nada ser y nadie en los festines,
    en los engaños propios, sin motines,
    y en la pública unción de postergados.
    Qué malos tiempos son, siempre sentados
    mirando cómo pasan los rondines,
    cómo ya nos vigilan, bailarines
    de un ritmo que nos marcan los soldados,
    los solos, los ministros, los estados
    que así ven el progreso, de arlequines
    de un mandamás de lujos no aclarados,
    de un ogro al que imitar cual malandrines,
    y bailas y bailamos, alienados
    por nuestro gran temor de parlanchines,
    de autómatas, de falsos abogados
    que ya su causa venden a los ruines,
    que ya ni se defienden de los hados,
    que ya ni alegarán, ebrios, mastines
    sumisos y por siempre ya entrenados
    a lamer esa bota y, arrastrados,
    a no ver más allá de sus sillines.
    No hay nadie, ladren ya los condenados
    que todo se pudrió, flor entre orines
    y nada hay que buscar, no hay más jardines,
    no hay nadie en la ciudad, todos callados.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    24 02 15

      Fecha y hora actual: Miér Dic 07, 2016 1:21 pm