Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Elogio al alba
Hoy a las 2:52 am por caminandobajolalluvia

» Sólo Arte
Dom Feb 19, 2017 6:18 am por caminandobajolalluvia

» ¡Heroína de la vida y del rigor!
Sáb Feb 18, 2017 8:37 am por caminandobajolalluvia

» Femenino contraste, apasionada nieve…
Sáb Feb 18, 2017 8:07 am por caminandobajolalluvia

» Cruzada al mar abierto
Miér Feb 15, 2017 5:42 pm por caminandobajolalluvia

» Recoge de la nieve
Miér Feb 15, 2017 5:29 pm por caminandobajolalluvia

» SALUDOS en el Día del Amor y la Amistad (14/2)
Mar Feb 14, 2017 10:09 pm por deliapc

» ¡Se esta quemando mi Chile!
Mar Feb 14, 2017 9:53 pm por deliapc

» Ciego por mi estrella
Jue Feb 09, 2017 3:08 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Tantos muertos

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Tantos muertos

    Mensaje por Oscar64 el Vie Oct 17, 2014 4:12 pm

    Tantos muertos

     

    Eran tantos muertos, casi quince

    por cada ser humano de esta tierra,

    todos dentro, muy dentro de sus ojos

    y atados diariamente a un epitafio:

    “No fui lo que seré, nadie me quiere,

    se me ha perdido el sol y un par de camaleones,

    permuto mi camisa por tu sexo,

    es todo, corazón, debo volver a la oficina.”

    Uno era el perdedor, el que temía,

    el otro el que no dio ni una milésima del alma,

    el que cerró los ojos, el que vende

    todo, incluso lo que nunca tuvo dueño.

    Así un diario morir nos dominaba,

    un parto sin amor, una promesa rota

    y ya cero esperanza para la siguiente aurora,

    y ya ni despedirse hacía falta.

    ¿Quién se atreve a vivir con tanta sombra

    quién puede caminar sin la esperanza,

    se cava aquella fosa en que se duerme

    o se abren ambas alas en el sueño?

    Así no hemos de arder, seremos tierra

    que arrastra la ciudad, su viento insecto

    y aliado a los que cobran porque vivas:

    acá una cuna, allá un epistolario

    y al centro un adeudar de copas y de camas,

    de sábanas sin piel, de viejos lujos

    que en nada ayudarán a que te encuentres con la calma.

    Y somos tantos muertos, que no acaba

    la historia que les cuento en el sepulcro,

    a diario vienes, vas con tus olvidos

    y con tu soledad envuelta en tristes buenos días.

    Entrégate a latir, que no hay motores

    que por ti puedan dar el salto augusto

    ni la propia verdad, ni en la alacena

    de tu mejor deseo empaquetado abrir la caja.

    Destémplate la voz si no te escuchan,

    escárbate la piel hasta el recuerdo

    de lo que debe ser y, entonces, hazlo,

    caminar no lleva a nada, pero

    no encontrarás tu anhelo vuelto piedra.

    Somos tantos los muertos, que se puede

    creer que de abrazarnos revivamos,

    que de querer de nuevo la existencia

    podemos florecer o arar el cielo

    y, de repente, ver, entre las tumbas,

    cómo todo el amor ya resucita en nuestras manos.

     

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

     

    17 10 14

      Fecha y hora actual: Miér Feb 22, 2017 12:22 pm