Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 6 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Atardecer, sin nombrarme al embaído

    Comparte

    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7678
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Atardecer, sin nombrarme al embaído

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Dom Mayo 11, 2014 5:11 pm

    Atardecer, sin la lluvia de mi llanto, sin el toque de tu vuelo, sin la llama
    sin el trágico torreón de mil adentros
    en su mirada desafía los lamentos, una tinaja de verdor, de luna
    sobre bermeja luz que acabe mi fortuna,
    en un trágico ademán de solo aliento,

    de voz enmarañada de recuerdos

    de castos cielos adueñándose del vïento,

    de sólo huellas que performa mi latido
    en un orfebre de amor tan consumido

    de rotas mechas de rubor de sólo vidrio

    que se extra ponen en la llama de un olvido

    de sólo llamas y virtud de sombra y diestra

    la palabra de su mano en mi latido

    la huella de mi contorno en su diadema…,

    de sólo álgidas de plumas sólo atañen

    en su confrontación con el silencio

    la pluma esbelta, la llama de la tarde,

    en mi navío la fortuna de mi dote

    de mi risueña luz al estandarte

    de perdida flor en la marea

    de goce etéreo cual púrpura me llama,

    al estertor que aún la flama de mi adentro

    ubica un bálsamo de sol y de dinero

    en el rastrero sol incierto de mi bálsamo…

    De mi conífera que aún llama su invierno…

    De sólo trova y de luz, mi magisterio…


    Verde paloma, y sumisa concordancia
    al arrebato de su impronta, espuma vacua
    de mi rocín que quedo, alza la aurora
    de mi mastín la flor endulza el aliciente…

    …la voz perfecta de mi oro y mi compulsa
    variada al fin, y de voz mi nacimiento, estrecha cauces de oro en la penumbra
    cual arrebato de doncella el alma puede
    la sola inmersa de mi sombra mientras cele
    el solo canto de ardor en la penumbra, de aquel vate de llanto y de maleza
    en su confrontación con el inmerso galanteo
    de su sofisma en el álgido retrato
    de su mañana que da vida tras el verso…

    Tal movimiento de ardor en la penumbra
    es sólo cielo de mi sueño entre deslices, que cantan oro y alabastro bajo espumas
    y sólo tántalo de flores en cabestros, en sólo millas de verdores y diademas
    de sólo brillo, de eficientes fortalezas
    hechas de nido, y de goce en la mañana, tras el latido de penumbras y de canes
    tras el sigilo de mil ascuas la promesa
    es el ardor de mi descalza sutileza…

    Bajo el amïanto, bajo el leño que aún separa
    la sombra ya del füego y de la noche, aún sus estrellas en las sombras
    no derroche, en sus diademas las quimeras donde se halla
    aquella luna de diamante bajo nïeve, de sólo füego de ardor bajo el silencio
    de sólo Trova en el verano, tras el nimbo
    de su guirnalda de adiós bajo la espuma de mi verso.

    Que aún depara, no la noche sino el mármol
    de aquella austera conglomeración bajo el estío
    de su lamento obstinado de amorío
    en luna tal, bajo estrellas sincopadas…

    De sólo bóveda de luz bajo el llamado
    de sólo noche
    y verdor, bajo el hastío
    que de pie, entonado el amorío

    hace las veces de una hebra femenina…

    Que sólo añade bajo prístina vergüenza
    aquella luz de contorno en su cabeza

    de sólo cirio de adiós, y quien la besa
    es una sombra no más nívea en su belleza…

    De luz tan queda, de marmórea sutileza
    árde y se galopa la ciénaga del valle,
    bajo la histeria de la flama, de su talle
    de su confrontación con la mirada que avasalle…

    Muerte de Luna, de azor y quien pudiera
    contemplarla, su estrella sostuviera
    aquélla dócil, incauta la palabra
    de sólo estrella ó de silencio en la mañana…

    A sólo océano de trova bajo engaño
    de flores y de brumas, y acicate
    de dormidas auroras bajo el mate,
    de sólo trovas de amor bajo belleza,
    de su tarëa al ruiseñor tañe y lo besa.

    Canta el océano de flores imbuidas
    al sólo cirio de amor, de gentileza
    bajo atenuante de ardor y fortaleza,
    de sólo rüido, de plegaria y de destreza…

    Asido al llanto de mi voz y mi conjuro,
    cabe admirarte bajo tëa, te lo juro.

      Fecha y hora actual: Vie Dic 02, 2016 7:24 pm