Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» SOLEARIYAS
Hoy a las 4:08 am por caminandobajolalluvia

» Ooh Doncella!
Sáb Jun 24, 2017 1:38 pm por caminandobajolalluvia

» Crepúsculos azules en tus labios
Sáb Jun 24, 2017 10:34 am por caminandobajolalluvia

» REFLEXIONES
Vie Jun 23, 2017 9:05 pm por caminandobajolalluvia

» TRANSFUSION
Vie Jun 23, 2017 8:39 pm por caminandobajolalluvia

» VERSOS EN SIELENCIO
Vie Jun 23, 2017 8:29 pm por caminandobajolalluvia

» Soneto Místico Realístico
Vie Jun 23, 2017 6:05 pm por caminandobajolalluvia

» ¡Heroína de la vida y del rigor!
Vie Jun 23, 2017 2:07 pm por Esperanzapaz

» Duele
Vie Jun 23, 2017 1:54 pm por Esperanzapaz

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Nuestra balada

    Comparte
    avatar
    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Nuestra balada

    Mensaje por Oscar64 el Dom Mar 23, 2014 11:41 pm

    Nuestra balada

    De nuevo te decora la tristeza,
    un suspiro aquí, allá una carta
    que nunca se escribió, que nadie lee
    y un gesto que confirma soledades.
    Te empiezas a cansar de ser sensible,
    no miras más el sol, cierras la puerta
    y en largas noches con el televisor siempre encendido
    no miras más allá de aquella piel que ya no tocas.
    Hay tantos ventanales como el tuyo,
    tanta ciudad en cuyas calles proliferas,
    te habitas, te abandonas, pides otro trago
    y ya ni tu sombra te sigue por no caer de rama en rama.
    Perdiste el corazón, el de las flechas,
    perdiste la manzana del pecado,
    recuerdas el sabor a sangre y paraíso,
    a besos, al dolor del placentero orgasmo,
    perdiste la canción que te gustaba,
    el oído que la oyó contigo tres mil veces,
    la risa que brotaba como el tiempo,
    creyendo, como el río, que la eternidad sólo era eso,
    un mar azul al fin de tu mutuo sendero.
    Pero estás solo, te han dejado, te abandonas,
    es triste no encontrarse ni uno mismo,
    es duro comprender lo que nunca nadie ha comprendido,
    por que con tanto amor, amar no basta para ser felices,
    por qué, con tanta voz,
    es el silencio el de la última palabra.
    Te digo que no sé, tampoco he sido
    el más sabio en las horas infelices,
    me alegra el ver la luz, oír un pájaro,
    saber que hoy volveré temprano a casa,
    sé que todo lo di, mas no me alivia,
    sé que todo soñé y no me consuela,
    que tú no estás aquí y en tu burbuja,
    cual yo en la mía, desmenuzas sinrazones
    u olvidas sin dudar de que jamás tendrás olvido.
    Te puedo pedir que no me dejes,
    te puedo confesar que siempre te amo,
    pero por triste estoy muy torpe de alma
    como para llegar hasta tu puerta y abrazarte,
    como para pedir perdón por lo que ignoro
    y en tus brazos confesar que lo que sé es que me haces falta.
    Por siempre así será, y, pese a que lloro,
    eso me alegra, ¿sabes?, porque pienso
    que aunque sólo tristeza me acompañe en el camino,
    ella es menos un dolor si en tus dolores
    también la mía te acompaña y te busca y te atesora.
    Mientras, el mundo nos decora de esos dulces recuerdos,
    apreciados por el alma y que no dejan,
    que no permitirán que nunca yo te olvide
    o que tú me olvides, ya abrazados por la noche
    y por la soledad que nos espera en cada almohada.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    23 03 14

      Fecha y hora actual: Lun Jun 26, 2017 9:50 pm