Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» La noche desplomada
Hoy a las 3:48 pm por caminandobajolalluvia

» QUE LA VIDA NO TE ABURRA
Hoy a las 12:52 pm por Miguel Visurraga Sosa

» A la luz de la palabra
Hoy a las 11:06 am por caminandobajolalluvia

» Labio peregrino
Vie Mar 24, 2017 12:42 pm por caminandobajolalluvia

» A TODOS LOS DEL FORO
Lun Mar 20, 2017 12:58 pm por caminandobajolalluvia

» Enciende de tu pluma…
Lun Mar 20, 2017 11:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi vuelo
Vie Mar 17, 2017 7:58 am por caminandobajolalluvia

» Soledad en solsticio de verano II
Jue Mar 16, 2017 6:24 pm por caminandobajolalluvia

» Amanece…
Miér Mar 15, 2017 6:18 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 8 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 8 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    La pequeña anciana

    Comparte
    avatar
    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    La pequeña anciana

    Mensaje por Oscar64 el Miér Feb 05, 2014 4:29 pm

    La pequeña anciana

    Era vieja, orinábase en la ropa,
    perdía la noción de omega y alfa,
    gritaba a medianoche dónde estás Segismundo
    y acordábase después de que no tenía gato.
    En tales circunstancias los vecinos
    acumularon firmas, cartas, notas,
    le lanzaban zapatos como si fuera luna
    y envejecían odiando a la pequeña anciana.
    Todo empeoró cuando empezó con quejas,
    le dolían los hombros, no alcanzaba el suelo,
    nadie de su familia asomaba las narices,
    la policía vino más de una vez para encerrarla.
    Pero ella era invisible, lo advirtieron
    cuando en la última asamblea convocada en su contra
    apareció de pronto, con su camisón blanco,
    dos alas que emergían de sus hombros caídos
    y un vuelo leve y cierto hacia el cielo al que volvía.
    Todos los gatos desde entonces
    maúllan por su calle y nadie puede
    callarlos pues todos ya lanzaron sus zapatos
    y se avergüenzan de admitirlo y ella,
    ella definitivamente no regresa de la luna.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    05 02 14

      Fecha y hora actual: Miér Mar 29, 2017 10:49 pm