Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Roto el mar
Mar Dic 06, 2016 5:50 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Mar Dic 06, 2016 4:11 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Lun Dic 05, 2016 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Otra lluvia en la ciudad

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Otra lluvia en la ciudad

    Mensaje por Oscar64 el Jue Nov 07, 2013 4:46 am

    Otra lluvia en la ciudad

    Ahí viene la ciudad, ahogándose en la lluvia,
    con los pulmones llenos de esa sangre
    que brota cuando el odio sobrevuela
    con sus nubes la paz, difícilmente conquistada.
    No es una rebelión, no es un golpe de estado,
    es el diario morir cumpliendo la orden vana,
    siguiendo la instrucción de dar la vuelta
    de tuerca cada vez que el sol haga lo propio.
    Entonces no hay relámpagos ni truenos,
    no hay lluvia sobre el zinc, acribillando los tejados,
    ni ríos que desbordan las calles más pobladas,
    llevándose los árboles, los muertos, los recuerdos
    de un tiempo por cambiar que no sabemos si era
    acaso ese de ayer o el de la próxima mañana.
    Entonces es la lluvia del tácito abandono,
    un agua que da sed en vez de refrescarnos
    y que hunde en lodazales de injusticia nuestra raza,
    en vez de hacernos puros con su baño cotidiano.
    Y viene sin piedad, sin lágrimas inútiles,
    silente, simplemente con su arrastre,
    que lleva entre sus piedras la luz y la decencia,
    la flor de dignidad que duramente asía el hombre
    cada vez que conquistaba un día pleno, una gran tarde
    con paz entre los suyos, de regreso
    al prístino lugar que era el hogar de sus queridos.
    Y nadie extrañará a quien se ahogue en su cascada,
    a quien no pueda más con tanta parda indiferencia,
    con tupidas cortinas de anónima desgana
    y fementida fuerza para aún cargar el yugo.
    Y llueve sin cesar, desde que el reino fue partido
    con su sol y su miel para las altas dinastías
    y la hiel y el negro horror para las masas impotentes,
    llueve sin final, porque es del hombre la gotera,
    la cañería rota por infaustos escrutinios,
    donde hasta el agua se vendió con tanta usura
    que se hizo transparente por no verse avergonzada.
    Llueve por fin y abrimos todos el paraguas,
    no vaya a ser que la verdad de tanta lluvia
    nos moje al fin y haga visibles,
    cuando las aguas nos arrastren hasta el fondo,
    estos inviernos de ciudad que explota
    en que nunca nos fijamos, ni siquiera cuando llueve.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    07 11 13

      Fecha y hora actual: Sáb Dic 10, 2016 3:20 pm