Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Prodigio de tus labios en los míos 2
Dom Mayo 21, 2017 11:43 am por caminandobajolalluvia

» Prodigio de tus labios en los míos
Vie Mayo 19, 2017 10:59 pm por caminandobajolalluvia

» ESCRIBO
Jue Mayo 18, 2017 3:54 am por Nicola23

» Cielos arduos
Miér Mayo 17, 2017 10:44 pm por caminandobajolalluvia

» LA VIDA NO ES UN CUENTO
Mar Mayo 16, 2017 3:56 pm por caminandobajolalluvia

» FRECUENCIA
Mar Mayo 16, 2017 3:45 pm por caminandobajolalluvia

» TALLOS VERDES, HIERBABUENA Y SEMILLAS.
Mar Mayo 16, 2017 3:40 pm por caminandobajolalluvia

» Rebelion Musical
Mar Mayo 16, 2017 3:28 pm por caminandobajolalluvia

» AMERICA SUPERREALISTA
Mar Mayo 16, 2017 3:25 pm por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Llamada abierta

    Comparte
    avatar
    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Llamada abierta

    Mensaje por Oscar64 el Vie Ago 23, 2013 6:36 am

    Llamada abierta

    Amigo, el corazón de las ciudades
    parece un túnel viejo que evacúa subproductos,
    sandalias sin su par, pétalos muertos
    y algún lápiz labial de cuya boca nadie supo.
    El sucio amanecer de las usinas
    crecía en la humedad de los pasillos grises,
    subía en las corbatas de colores del ministro,
    llegaba sin piedad a los pupitres de la escuela.
    Millones de miradas abarrotan su horizonte,
    millones de perdidos se trasladan metro adentro,
    no sienten, no se escuchan, no palpitan ni a balazos
    y caen sin cesar en las barrancas del olvido.
    Las máquinas que muelen las carnes del camino
    reparten sin piedad cuellos, estrellas y manzanas,
    trópicos, tropiezos, las mermeladas de la muerte
    y el mísero tesón de la mañana abandonada,
    a algún pájaro azul le dan un gato que lo atrapa
    y que ni un trino dejará de aquella caza en las aceras,
    a un niño una canción que no descifra hasta que muere,
    pero que entonces ya no habrá forma de hacer que nos la cante.
    Amigo, nadie más tuvo la culpa del abismo,
    ninguno se asignó deber alguno con la muerte,
    huimos, fantaseamos, rodeamos los palacios
    y en plena almohada fueron cayendo balas como lágrimas.
    El cielo parpadeó con vieja lluvia intermitente,
    con aviones caídos en la explosión de cada ocaso
    y ovarios que parieron nuevos nombres del olvido.
    Andaba la ciudad entre pasillos de cerveza,
    entre desfiles de dolor y periodistas del engaño,
    de cuyos flashes fotográficos sólo queda un mal concierto
    o un rostro sin color que nunca supo regresar a su sonrisa.
    Andaba entre balcones que no salen del subsuelo,
    en trajes que no caen a la orilla de ninguna cama,
    en novias que no esperan sino más noches de bodas
    o un práctico sermón en la montaña de los celos.
    A quien le importará que a nadie ahora ya le importe,
    con quién regresará la antigua fe del resignado,
    del que a pesar de la opresión o de la niebla ante el futuro,
    no dejó nunca de rascar en las hendijas de su propio sueño.
    Y créeme, es verdad que nada queda del anhelo,
    que todo es predicción de una manzana que se pudre,
    pero que así, quizá, de darnos cuenta del desastre,
    podremos levantar otra ramita de esperanza.
    No dejo de esperar del buen salvaje ese regreso,
    no niego al palpitar que junto al lobo arde el cordero,
    que bien podemos ser de nuevo hermanos en la jungla,
    que pese a caminar como si hablarte fuera al viento,
    contengo la ilusión de que ese viento mueva tu alma.
    Amigo indiferente, cabizbajo transeúnte,
    sólo te quise recordar, vecino mío, que no hay muerte
    sino en negarse a la existencia y a las manos
    que nos da para forjar con su fulgor nuestro destino.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    23 08 13

      Fecha y hora actual: Mar Mayo 23, 2017 1:08 am