Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Roto el mar
Ayer a las 5:50 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Ayer a las 4:11 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Lun Dic 05, 2016 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 2 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

nam nado


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Canto a mi generación

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Canto a mi generación

    Mensaje por Oscar64 el Sáb Ago 17, 2013 5:13 pm

    Canto a mi generación

    Canto a mi generación,
    la que no tuvo escuela más que la calle,
    y aun allí no fue fácil aprobar la vida,
    y menos las demás asignaturas,
    la muerte y el dolor, las injusticias,
    las manos ateridas por el miedo,
    las llagas de saber que algunos ya no volverían
    y aún así aguardar por algún rastro de sus nombres.
    Canto a los caídos, al que cae,
    aún tras tantas décadas y muerto ya el gorila,
    la pena tiene cauces invisibles,
    la pena a veces cauces invencibles,
    quedamos muchos firmes para echar a andar el alma,
    pero golpeados hubo que jamás de nuevo se alzan.
    Les canto y canto a todos,
    incluso a los verdugos, que a palos nos enseñan
    cuál es el hombre que queremos, cuál es
    la dignidad y la alegría, cuál es la tierra
    que ya entonces prometimos arar y refundar con todos
    cuando las sombras se esfumaran de la patria en cautiverio.
    Dirán que ya no hay tiempo, que vencidos
    por siempre nos quedamos en la herencia
    de un pútrido mercado, del enclave
    en que los traficantes y los líderes del mundo
    nos transan y nos venden sin aprecio
    ni a la historia, ni a la sangre ni al legado
    de los miles que partieron o se duermen,
    del obrero que es esclavo ante la máquina,
    del empleado que es servil en su oficina,
    de aquel hombre y su mujer ya sepultados
    por la oferta y la demanda de amor falso,
    sexo falso, dicha falsa y otras falsas lentejuelas.
    Dirán que sigo loco por no echar más que semillas
    en vez de metralletas a las calles en que habito,
    no creo, la verdad, en que matar cure la muerte,
    ni en que golpear pare los golpes que aún no se curan alma adentro.
    He visto desangrarse al sol sin que maldiga
    y al trigo ser cortado humildemente
    hasta volverse harina y pan en cada mesa,
    así pretendo yo que los balcones tengan flores,
    que las manzanas se repartan al herido,
    que el pez regrese al plato de la fiesta
    y en cada callejón traiga una estrella la esperanza.
    Canto por eso, porque canto,
    ningún dolor podrá con esta voz que en ti yo escucho,
    ningún olvido habrá si en estas voces regresamos,
    si sigues fiel a la palabra que aprendiste
    y que hoy, a plena luz, cual la cigarra en primavera,
    retorna al recordar aquella flor de la esperanza.
    Mi generación es pues de un largo aliento,
    son todos los que ayer su fe sembraron,
    los que no conocí, los que sin verlo
    echaron leña al fuego de la historia,
    dejaron que se acerquen los humildes,
    iluminaron tantas veces tanta noche tenebrosa,
    algunos ya sabían que venía,
    no supieron mi nombre, mas me vieron,
    envuelto entre sus sueños, agitando,
    como ellos, la bandera de la estrella,
    la cabellera destinada a ver el fruto,
    a otear el horizonte, a ser el nido de la idea,
    otros conmigo van, yo sin saberlo,
    o sin ellos saber que juntos vamos,
    que es nuestra la verdad de los que se unen,
    que hay mucho por hacer en las usinas.
    Y el resto, ya vendrá, duermen en besos,
    en sexos que aún no llegan a la cita,
    en pactos del amor con la esperanza,
    en sembradíos que se expanden por la tierra,
    en nombres por cambiar a los tormentos.
    Con todos llego aquí, con los que faltan,
    con los que no vendrán, pues ya los cita otra victoria,
    con todos a cantar, que tú también ya llegas,
    alcemos esta copa humana de los pueblos,
    que la generación de un hombre nuevo llene
    ya las nuevas copas de un fervor en que ninguno falte.
    Salud, hombre y mujer, que nuestras batallas den al cielo
    y que del niño que sostengan llegue ya para él y todos
    la necesaria y decisiva primavera que cantamos.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    17 08 13

      Fecha y hora actual: Miér Dic 07, 2016 7:13 pm