Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» A la luz de la palabra
Dom Mar 26, 2017 8:55 pm por caminandobajolalluvia

» La noche desplomada
Sáb Mar 25, 2017 12:56 pm por caminandobajolalluvia

» Labio peregrino
Vie Mar 24, 2017 12:42 pm por caminandobajolalluvia

» A TODOS LOS DEL FORO
Lun Mar 20, 2017 12:58 pm por caminandobajolalluvia

» Enciende de tu pluma…
Lun Mar 20, 2017 11:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi vuelo
Vie Mar 17, 2017 7:58 am por caminandobajolalluvia

» Soledad en solsticio de verano II
Jue Mar 16, 2017 6:24 pm por caminandobajolalluvia

» Amanece…
Miér Mar 15, 2017 6:18 am por caminandobajolalluvia

» Un café y mil recuerdos...
Miér Mar 15, 2017 6:07 am por caminandobajolalluvia

Temas similares

    Los posteadores más activos de la semana

    ¿Quién está en línea?

    En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 2 Motores de búsqueda

    Ninguno


    [ Ver toda la lista ]


    La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

    Flujo RSS


    Yahoo! 
    MSN 
    AOL 
    Netvibes 
    Bloglines 

    Navegación

    Galería



      Natalicio

      Comparte
      avatar
      Oscar64
      Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
      Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

      Masculino Mensajes : 8252
      Fecha de inscripción : 22/05/2010
      Localización : Santiago de Chile

      Natalicio

      Mensaje por Oscar64 el Dom Abr 07, 2013 7:41 am

      Natalicio

      Y claro que nací, por eso muero,
      por eso es que perdí cien mil batallas,
      por eso me celebro en aquel día
      en que mi madre tuvo un hijo con mi piel y mis orejas.
      Recuerdo el lago verde al otro lado de la vida,
      allá donde la gloria no importaba demasiado,
      ni la fortuna ni las metas del que no entiende que no hay nada
      después de aquel después en que se nace para amarnos.
      Y claro que lloré, no me dejaron tomar nada,
      ni la eterna libertad en aquel ánfora de sangre,
      ni la sutil indecisión ante las puertas del concurso,
      debí nacer, chorrear mi llanto, amamantarme,
      patalear entre los brazos de una enfermera sin aureola,
      de algún doctor sin sindicato, de un par de padres alelados.
      Yo los miré con mi mejor sabor a cielo,
      yo de inmediato me arrugué entre sus caricias portentosas,
      supe que amar era verdad para esos seres
      que, decididos o no tanto, me convocaron por la noche a cada estrella.

      http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

      07 04 13

        Fecha y hora actual: Mar Mar 28, 2017 8:03 am