Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Roto el mar
Mar Dic 06, 2016 5:50 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Mar Dic 06, 2016 4:11 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Lun Dic 05, 2016 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Bóvedas de pan azul

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Bóvedas de pan azul

    Mensaje por Oscar64 el Lun Nov 05, 2012 4:37 am

    Bóvedas de pan azul

    Tras las viviendas azoradas del tiempo y los delfines,
    el cielo apareció entre los sargazos de la calle,
    entraba por los rictus de los ocultos contertulios,
    rodaba por la piel de las arañas de sus lutos
    y en el patrón de sus tristezas les destina un epitafio,
    no mejor ni peor que los votos de unos falsos novios.
    Encierra una verdad el pantalón de los amantes,
    la cuerda del cordel, las intenciones de la espuma,
    el viejo cigarrillo que la tarde se fumó sobre las olas
    y el parangón del miedo entre las redes de los árboles oscuros.
    Una piedad nos dan los ríos con su ofrenda incontenible,
    con el rumor de tanta piedra en sus arterias azuladas
    y el paso de los peces que no despiertan sino cielo adentro,
    confusos en un rol de mandatarios de la suerte,
    de obispos del coral, de patrimonio de unas pobres redes.
    En fiestas de salón se comentaron sus alcances,
    el mar, el poderoso padre y padrastro de los roqueríos,
    del albatros, yate de oro, de la gaviota parlanchina
    como la lluvia sobre el zinc del viento y la tristeza,
    del triste batallón de los cangrejos sublunares
    y ahítos del dolor de una coraza de cadenas,
    el mar, les digo al fin, dejó su esquina transparente
    y tierra adentro alzó sus banderolas y sirenas,
    sus algas, sus monstruos abisales
    y al fin la caracola que la eternidad en él custodia.
    No hay tiempo, no hay verdad en sus talones,
    tan sólo la ciudad que se bañó de su entusiasmo,
    los niños que se ahogaron sin comprender su aire salobre,
    ese que líquido y oscuro los insufló de vida eterna,
    de luz alrededor de sus pupilas anegadas.
    No hay manos, no hay bondad en esa espuma hecha de nieve,
    de luna, de cristales amasados por las olas,
    y en tierra el corredor de los trabajos ya es semilla,
    las palas enterradas se volverán árbol un día
    y surcos y estación de florestas y frutales.
    Los que soñaron otra vez con las tormentas de las aguas
    cual peces se marcharon, nadie sabe
    desde entonces cuánto falta para el próximo naufragio.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    30 10 12

      Fecha y hora actual: Vie Dic 09, 2016 8:35 am