Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» A la luz de la palabra
Ayer a las 8:55 pm por caminandobajolalluvia

» La noche desplomada
Sáb Mar 25, 2017 12:56 pm por caminandobajolalluvia

» Labio peregrino
Vie Mar 24, 2017 12:42 pm por caminandobajolalluvia

» A TODOS LOS DEL FORO
Lun Mar 20, 2017 12:58 pm por caminandobajolalluvia

» Enciende de tu pluma…
Lun Mar 20, 2017 11:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi vuelo
Vie Mar 17, 2017 7:58 am por caminandobajolalluvia

» Soledad en solsticio de verano II
Jue Mar 16, 2017 6:24 pm por caminandobajolalluvia

» Amanece…
Miér Mar 15, 2017 6:18 am por caminandobajolalluvia

» Un café y mil recuerdos...
Miér Mar 15, 2017 6:07 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 14 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 14 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Los forjadores

    Comparte
    avatar
    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Los forjadores

    Mensaje por Oscar64 el Mar Jun 26, 2012 6:01 am

    Los forjadores

    No pudo cavilar, giraba el horno
    y si el horno no giraba los metales
    no llegaban hasta el cable o la cuchara,
    no volvían del vapor vueltos rastrillos
    ni láminas que forjen el auto o la techumbre.
    No pudo cavilar, echó semillas
    y si éstas no caían no brotaban,
    no había trigo ni manzanas ni tomates,
    nada en la mesa del almuerzo o de la cena,
    tampoco flores en el cabello de la novia,
    ni madera para la cuna de sus futuros hijos.
    No pudo cavilar, buscaba clavos
    y escuadras y cepillos para el mueble,
    barnices para el cuerpo de la silla,
    medidas para el cuarto de los niños.
    No pudo cavilar, era el ministro,
    debía hacerse de las joyas del minero,
    lucrar del sembrador y sus cultivos
    vender al doble las ventanas del tornero,
    ganar por nada los favores de su pueblo,
    pagar después por el silencio a sus poetas.
    No pudo cavilar, ya estaba muerto,
    lo apresaron en la huelga del salitre,
    lo balearon en la lucha por la tierra,
    lo exiliaron en las épocas del sátrapa,
    lo empobrecieron hasta hacer con él un pueblo.
    Sólo entonces nunca más guardó silencio,
    forjó esta historia y hoy reparte sus racimos.

    17 06 12

      Temas similares

      -

      Fecha y hora actual: Lun Mar 27, 2017 8:35 pm