Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» A la luz de la palabra
Dom Mar 26, 2017 8:55 pm por caminandobajolalluvia

» La noche desplomada
Sáb Mar 25, 2017 12:56 pm por caminandobajolalluvia

» Labio peregrino
Vie Mar 24, 2017 12:42 pm por caminandobajolalluvia

» A TODOS LOS DEL FORO
Lun Mar 20, 2017 12:58 pm por caminandobajolalluvia

» Enciende de tu pluma…
Lun Mar 20, 2017 11:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi vuelo
Vie Mar 17, 2017 7:58 am por caminandobajolalluvia

» Soledad en solsticio de verano II
Jue Mar 16, 2017 6:24 pm por caminandobajolalluvia

» Amanece…
Miér Mar 15, 2017 6:18 am por caminandobajolalluvia

» Un café y mil recuerdos...
Miér Mar 15, 2017 6:07 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 8 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 7 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

nam nado


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Día de ayer a esta hora

    Comparte
    avatar
    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Día de ayer a esta hora

    Mensaje por Oscar64 el Vie Jun 15, 2012 9:55 am

    Día de ayer a esta hora

    A los veintiuno, cuando todos somos flacos,
    y no tienen razón ni la madre ni la escuela,
    vi las pinturas que en las nubes forjó el cielo,
    vi los pedazos que faltaban de la noche.
    Anduve entre cervezas y hospitales,
    curé mi soledad con prostitutas,
    bebí del sórdido reloj de tus caderas,
    me amamante del tiempo y sus espinas.
    Produje una impresión de marinero,
    dormí bajo la estrella de tus ojos,
    besé cada vez más la cordillera,
    comí como si el plato fuera de oro.
    Me dije nada más hay de sincero
    aparte del dolor y el horizonte,
    aparte de los muertos de la huelga,
    aparte de los niños sin sonrisa.
    Y abrí por cabalgar todas las puertas,
    desde la noche gris y a ras del cuerpo
    hasta el febril tambor del entusiasmo
    que vuelve el trigo pan y al sol bufanda,
    que llena hasta esta flor de tantos pétalos
    queribles, transparentes y admirables.
    Mi sola juventud guardó las alas,
    el vuelo no acabó, pero el espacio se hizo serio.

    08 06 12

      Fecha y hora actual: Mar Mar 28, 2017 1:52 pm