Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Verde, si llama
Hoy a las 6:54 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Hoy a las 4:43 am por ericmoreiraperez

» Tu cuerpo en otra sombra
Jue Dic 01, 2016 7:39 pm por irene blanc

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Tu vida llena de fantasia
Vie Nov 18, 2016 6:05 am por caminandobajolalluvia

» El hospital de los dulces y golosinas
Vie Nov 18, 2016 5:52 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    La balada del otoño

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    La balada del otoño

    Mensaje por Oscar64 el Lun Mayo 14, 2012 12:37 pm

    La balada del otoño

    Otoño de metales, de acerías,
    del óxido que cae desde la torre y sus raíces,
    del niño que envejece –ese es el precio de estar triste-,
    de las calles que, vacías, ceden paso a la hojarasca,
    cargas, mueles, acomodas tu sepelio
    y, como quien lanza dados, vas y repartes tu tesoro,
    tus dientes amarillos, tus monedas arrugadas,
    y que los dedos ya con frío no recogen de tus labios.
    Otoño soñador, te esperan las estrellas,
    la casa y su lugar junto a la estufa de los viejos,
    la taza y su platón de pan recién tostado,
    la lluvia con sus trenzas de tristezas mal lavadas.
    En plena plaza estoy, dice tu estatua transparente,
    en pleno vuelo voy, cantan las viejas golondrinas.
    Y caerás como la noche, quebrándote los dientes
    y dejando en los charcos las esquirlas de tus huesos,
    el frío envolverá con su bufanda inversa
    las esquinas del amor, los cuerpos sin deseo
    y el largo porvenir de una mañana que tirita.
    Otoño cazador de pájaros enfermos,
    de bolsillos rotos en la alforja de los árboles,
    de pirámides de hojas descascaradas por el viento,
    de tierra húmeda y fría como una entrepiernas tras el acto,
    del color del limón son tus pezones y tus ancas,
    del cordel de las tardes cuelgas nubes amarillas
    y gotea hasta la tierra la suciedad de sus recuerdos.
    Por eso los paraguas se abren antes que el olvido,
    por eso te miramos cuando ruedas tras el vidrio,
    como si sólo allí, por fuera, fríamente
    la eternidad llorara por cada uno de nosotros.

    12 05 12

      Fecha y hora actual: Sáb Dic 03, 2016 8:45 am