Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Precaria rosa…
Ayer a las 2:04 pm por caminandobajolalluvia

» El ultimo dia
Mar Ago 22, 2017 12:07 pm por caminandobajolalluvia

» Caricias de Enamorada
Mar Ago 22, 2017 11:24 am por caminandobajolalluvia

» Rosa de crepúsculo en sombras
Lun Ago 21, 2017 6:47 am por caminandobajolalluvia

» Quiero verte hoy de tarde
Vie Ago 18, 2017 4:49 pm por Miguel Visurraga Sosa

» Sonetos, tres.
Vie Ago 18, 2017 12:16 am por caminandobajolalluvia

» HORIZONTES DESATADOS. IV
Jue Ago 17, 2017 8:22 pm por caminandobajolalluvia

» …De tu mano
Jue Ago 17, 2017 8:17 pm por caminandobajolalluvia

» EL DUENDE CON ALAS QUE NO PODÍA VOLAR.
Jue Ago 17, 2017 8:14 pm por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 7 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 7 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    esa noche...

    Comparte
    avatar
    Lorena Perez
    Admin de café poético
    Admin de café poético

    Femenino Mensajes : 8311
    Fecha de inscripción : 05/04/2010
    Localización : Colonia del Sacramento, Uruguay
    Humor : mi vida... es una comedia

    esa noche...

    Mensaje por Lorena Perez el Miér Nov 30, 2011 11:59 pm

    Esa noche sus pies estaban fríos... miraba con tristeza al pasado, como que las cosas se le salieron de las manos, no sabía bien, tenía frente a sí un frasco de píldoras y una copa de vino barato... No podía seguir cargando con esto, era exactamente lo que quería hacer... dormir eternamente y olvidarse de todo...

    Olvidarse de que un día cualquiera vino al mundo, en una soleada mañana del mes más bonito del año. Y lo que hubiesen podido ser serpentinas y cohetillos sonando, se convirtió en un silencio. No era esperada, no quería ser acogida en ese pecho que tanto anhelaba. Era el estorbo absoluto, la nacida fuera de tiempo y pasó... del rechazo de su madre, al rechazo de su padre... y asi siguió su vida... pensando... sintiendo en lo más profundo, alli en las entrañas ese hondo vacío, que parecía el cañón del colorado, o quizás el barranco de las vacas, ese que queda a la vuelta de su casa... y al cual ya había intentado lanzarse al vacío un día...

    Sería que las pildoras le ayudarían a borrar esa infancia, durmiendo de cama en cama. Soportando el abuso de los primos mayores, el roce, asqueroso del cuerpo de aquel que siempre la obligaba a estar ahi, en ese cuarto encerrado, mientras nadie se enteraba de todo el terror que guardaba alli, en su vientre... el sentimiento recurrente de que algún día rompería sus ropas y le haría eso... que tanto le aterraba... pero no pasó... la muerte se lo llevó y ella fue feliz ese día.

    Tintineando el frasco de los somníferos echó atrás la cabeza, reacomodó el trasero en la silla y se dejó llevar por los recuerdos. Por el amor vedado, por esos chicos que jamás la voltearon a ver. No sabía si era porque era un ser sombrío e insignificante o porque su madre había castrado el interior de una sola vez... cada golpe, cada morado en la piel, en esa piel de niña que no merecía ser mancillada, hablaba a su mente y le golpeaba las sienes como martillos una y otra vez... sería la noche... sería el dolor, sería el licor, pero ella no encontraba la respuesta...

    Y se recordó del beso, y del cortejo, de ese hombre quizás el único que la había valorada hasta cierto punto. Y sin embargo, también recordó los golpes, los abusos, los engaños que siguieron después... es que no entendía lo que pasaba... solo sabía que había llegado a la mitad de su vida y no había vivido el amor como lo anhelaba... solo sabía que se le había escabuído tanto tiempo el sentimiento y no podía saber lo que se sentía de verdad...

    De pronto se fijó en aquellos ojos grandes, aquellos dientes blancos.. la sonrisa de ella... quien a sus tiernos 14 era su mundo, lo más bonito que había conocido... y de cómo la muerte se la había robado, cuando todavía tenía la vida empezando... se levantó de la silla, y se puso a escribir en su pc, era la medianoche... de aquella noche en que había decidido quitarse la vida... y escribiendo un verso por acá, un verso por allá, una lucecita se encendio en su chat... y entró ella... y a partir de ahí, las píldoras se fueron al bote de la basura, el licor ya no fue una opción... y conoció el amor... de forma diferente, de una forma tan hermosa que jamás se imaginó que podía existir un sentimiento tan espectacular... se levantó de la silla... hizo su maleta y se largó... a vivir una vida junto a ella... esa noche... lo decidió...


    _________________
    No hay fuerza más demoledora,
    que la fuerza del amor...
    avatar
    Recaredo
    Poeta Autor-"Una Tarde De Café Musa Y Poesía"
    Poeta Autor-

    Mensajes : 3538
    Fecha de inscripción : 17/12/2009
    Localización : Barcelona (España)
    Humor : Mucho humor

    Re: esa noche...

    Mensaje por Recaredo el Vie Dic 02, 2011 1:09 pm

    [b]Crudo y real como la misma vida es tu relato, amiga Lorena. Espero que lo continúes a ver qué pasa. Abrazos.
    avatar
    deliapc
    Admin de café poético
    Admin de café poético

    Femenino Mensajes : 4397
    Fecha de inscripción : 12/01/2010
    Localización : Mendoza, Argentina

    Re: esa noche...

    Mensaje por deliapc el Sáb Dic 10, 2011 5:32 pm

    Hermoso tu relato...Triste y crudo pero lo disfruté a pleno!!!

    Un abrazo


    _________________
    Delia

    "Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo pequeñas cosas, puede cambiar el mundo"
    Proverbio africano


    avatar
    Elvira Galeano

    Femenino Mensajes : 348
    Fecha de inscripción : 22/02/2010
    Localización : Bogota,Colombia
    Humor : muy bueno

    Re: esa noche...

    Mensaje por Elvira Galeano el Dom Dic 11, 2011 11:50 am

    Lorena Perez escribió:Esa noche sus pies estaban fríos... miraba con tristeza al pasado, como que las cosas se le salieron de las manos, no sabía bien, tenía frente a sí un frasco de píldoras y una copa de vino barato... No podía seguir cargando con esto, era exactamente lo que quería hacer... dormir eternamente y olvidarse de todo...

    Olvidarse de que un día cualquiera vino al mundo, en una soleada mañana del mes más bonito del año. Y lo que hubiesen podido ser serpentinas y cohetillos sonando, se convirtió en un silencio. No era esperada, no quería ser acogida en ese pecho que tanto anhelaba. Era el estorbo absoluto, la nacida fuera de tiempo y pasó... del rechazo de su madre, al rechazo de su padre... y asi siguió su vida... pensando... sintiendo en lo más profundo, alli en las entrañas ese hondo vacío, que parecía el cañón del colorado, o quizás el barranco de las vacas, ese que queda a la vuelta de su casa... y al cual ya había intentado lanzarse al vacío un día...

    Sería que las pildoras le ayudarían a borrar esa infancia, durmiendo de cama en cama. Soportando el abuso de los primos mayores, el roce, asqueroso del cuerpo de aquel que siempre la obligaba a estar ahi, en ese cuarto encerrado, mientras nadie se enteraba de todo el terror que guardaba alli, en su vientre... el sentimiento recurrente de que algún día rompería sus ropas y le haría eso... que tanto le aterraba... pero no pasó... la muerte se lo llevó y ella fue feliz ese día.

    Tintineando el frasco de los somníferos echó atrás la cabeza, reacomodó el trasero en la silla y se dejó llevar por los recuerdos. Por el amor vedado, por esos chicos que jamás la voltearon a ver. No sabía si era porque era un ser sombrío e insignificante o porque su madre había castrado el interior de una sola vez... cada golpe, cada morado en la piel, en esa piel de niña que no merecía ser mancillada, hablaba a su mente y le golpeaba las sienes como martillos una y otra vez... sería la noche... sería el dolor, sería el licor, pero ella no encontraba la respuesta...

    Y se recordó del beso, y del cortejo, de ese hombre quizás el único que la había valorada hasta cierto punto. Y sin embargo, también recordó los golpes, los abusos, los engaños que siguieron después... es que no entendía lo que pasaba... solo sabía que había llegado a la mitad de su vida y no había vivido el amor como lo anhelaba... solo sabía que se le había escabuído tanto tiempo el sentimiento y no podía saber lo que se sentía de verdad...

    De pronto se fijó en aquellos ojos grandes, aquellos dientes blancos.. la sonrisa de ella... quien a sus tiernos 14 era su mundo, lo más bonito que había conocido... y de cómo la muerte se la había robado, cuando todavía tenía la vida empezando... se levantó de la silla, y se puso a escribir en su pc, era la medianoche... de aquella noche en que había decidido quitarse la vida... y escribiendo un verso por acá, un verso por allá, una lucecita se encendio en su chat... y entró ella... y a partir de ahí, las píldoras se fueron al bote de la basura, el licor ya no fue una opción... y conoció el amor... de forma diferente, de una forma tan hermosa que jamás se imaginó que podía existir un sentimiento tan espectacular... se levantó de la silla... hizo su maleta y se largó... a vivir una vida junto a ella... esa noche... lo decidió...

    Lore, hermoso relato,crudo y triste, buen final.Un abrazo.

    Contenido patrocinado

    Re: esa noche...

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Jue Ago 24, 2017 2:56 am