Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Tu cuerpo en otra sombra
Hoy a las 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Tu vida llena de fantasia
Vie Nov 18, 2016 6:05 am por caminandobajolalluvia

» El hospital de los dulces y golosinas
Vie Nov 18, 2016 5:52 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    EL ELEGIDO

    Comparte

    sercas812
    Poeta Reconocido
    Poeta Reconocido

    Mensajes : 914
    Fecha de inscripción : 29/05/2010
    Localización : Montevideo - Uruguay
    Humor : en algún lado de la cabeza cuando rebota la neurona.

    EL ELEGIDO

    Mensaje por sercas812 el Sáb Jun 11, 2011 9:59 pm

    EL ELEGIDO

    Un paisaje sin luna se parece a un abismo donde exactamente los perros buscan su linaje y vienen a desgarrar las certidumbres. El presagio de un dios avanza, cruje las maderas de las nubes y las venas corren como si huyeran y nunca llegaran. Assir Mun-Abbir siente en sus vísceras que todos los males se tornan sobre su cabeza y la maldición de los cielos lo ha transformado. Las balas que matan no lo echaron de menos y sobre sus manchas de sangre tampoco ha edificado la paz. Sus ojos lo sabían y navegaban la oscuridad como botes de goma, con los párpados abarrotados de corales que no ven y en la boca del estómago le martillea la angustia, las costuras azuladas de la intimidad se hacen tan manifiestas que lo desnudan de todo placer, y como el agua, corroe sutilmente esos mundos hasta sus muslos, se deslizan inestables con pasos de escarabajo, y más abajo, donde sus pies no tienen costa, le sube un oleaje de asfixia, de infinita desgracia que no perdona.
    Un presagio cada vez más cercano de ese dios le produce cantos desgarradores. No pretendía comprender las implicaciones de su cuerpo tendido, desparramado de cualquier manera, fundiéndose y arenando los miembros lenta e invisiblemente, porque no hay manera de volver a tallar el destino de un hombre ni un hombre puede cambiar sus trágicos designios. Porque ¿qué hay más que un mundo que emerge como una bala de las callejas? Se preguntaba confundido, ¿qué hay en la carne negro como el alquitrán, que se estira cual si fuesen dedos a través de la sangre y mas allá, sin siquiera una luna vaciando el alma, bebiéndose la roja cerveza y como si la propia cabeza calzara una capucha de no ver? ¿Qué cosa hace suponer eternidades a este Assir Mun-Abbir que represento aquí, en mi peregrino éxodo?
    A nadie le importa que yo hable –se repetía-,mis heridas se abren como balcones con sus flores lentas, mi fiebre alienta una farola de extraña luz que hace incierto cada objeto y los sonidos revientan agriamente a quejidos y penares, como escopetazos que resuenan en esa ciudad fantasmagórica llamada corazón.
    Pero una sombra le sopló el rostro. Una sombra con la pesadez de las músicas de los bares ultramarinos, que lo impresiona como un borracho llegando desde un espejo desgarrado con los párpados llenos de soles invadidos de triunfos y algas. Una sombra lo envolvió en el manto destinado a los inmortales, parecido iba a una burbuja desprendida e ingrávida, alzada desde la tierra en que anduvo y en una secuencia indefinida de imágenes lo depositó en un jardín, cuidadosamente sepultado en la huella de un pelícano. Eso es lo que sucedió.
    “Todo es sueño” dijo Assir Mun-Abbir en un susurro viendo una casa que parecía un navío y un cuerpo semejante al suyo que andaba debajo de los mares. Extrañamente también alcanzó a ver con cierta nostalgia las copas alzadas de todos sus muertos retumbando en las olas, y entonces regresó a su memoria el registro de aquellas palabras que su barbado abuelo le profetizara: un hombre puede cambiarlo todo, pero no un amanecer, ni una lluvia, ni una visión, aunque su alma caiga como un halcón chillando malherido.
    “¡Qué dios es este –grita Assir-, que me condena a tantas escenas que no descifro, que filosofan los infiernos en el fondo de mi alma, que devuelve a la memoria los ojos fijos de los muertos como un vapor que sube de una hoguera y su vaho salvaje destripa mi corazón en un ritual indigno de un hombre! ¿Qué dios expía mis sacramentos y sin darse a conocer, pretende que crea en tales espejismos? ¡Muéstrate –increpaba fieramente-, quiero saber qué te propones antes de beber en el cuenco del olvido esta ácida estupidez!.
    Porque sobre el lecho de las aguas nada puedo ver, ni siquiera mis carnes que en tanas oportunidades voraces dediqué al deseo mordiendo los cuerpos de las mujeres y haciéndolas perecer de deseo hasta volcanear sus lavas.
    Apenas percibo una sombra de ángel caído del mundo, ¿es que acaso es el abismo un cráneo de hombre, que una simple mirada derrumba los siglos en que me aparto de mi mismo? ¿Quién soy, en qué me he convertido y quién me llama?”
    Assir Mun-Abbir caminaba sus propios pasos sin saber con exactitud si ya otros lo habían caminado o si como en un infierno, repetiría concéntricamente el mismo camino sobre las mismas huellas, salvo que al parecer, las siluetas de sus pies parecían mariposas aplastadas.
    Pero lo cierto es que nunca pudo ver la cara de esa sombra. Que nada pudo agregar a lo ya dicho excepto reflexionar míticamente en si acaso fuese un sueño, una mera reproducción de sus pesadillas con esa carga trágica que contiene todo episodio inexplicable. Tal vez y ya en la más atrevida de las especulaciones, esas propias pesadillas lo representaban tan espejadamente como en cierto pasaje Ulises representaba a Dante en la Comedia, y su propia culpa lo condenara por infringir las misteriosas leyes de la noche, esa jauría de negras yeguas que lo estaban dominando. Quizá sugerirse si, como aquél escritor inglés Dunne sostenía en el viejo texto “Un experimento con el tiempo”, que cada uno de nosotros tiene la posibilidad de una mínima parte de eternidad propia y personal como posesión cada noche, y si por ventura fuera esto cierto, entonces ésta era su noche, su eternidad y por consiguiente la sombra representaría la cosa que él era, y si todo esto no fuese así, pues otra posibilidad podría indicar que como Eneas, había descendido a los Campos Elíseos y mas allá de las columnas de Hércules, veía la sombre de Tiresias, la de sus propios muertos y entonces ese vacío en la boca del estómago era Efialtes, ese demonio de la pesadilla, ese íncubo que lo oprimía sin cesar.
    No obstante, la figura desapareció tras una misteriosa puerta que contenía una secuencia numérica caprichosa y singular donde resaltaba claramente los números 1, 3,12 y 5, y al hacerlo, también entonó el número que a él, Assir Mun-Abbir le había sido designado.
    Pero no pudo escuchar esa levedad en su oído debido al murmullo de la sangre, y si como todo se lo hacía suponer, la tarea consistía en reabrir esa puerta como si fuese un libro y hurgar en esos números, ahora bien: ¿dónde debía recomenzar? ¿cómo volvería a escuchar su propio y abismal nombre?
    Buscó bajo todas las piedra de su propio cuerpo y ni siquiera una estéril señal conmovió el silencio. Su cuerpo seguía allí, tendido, desparramado y patético, tan quieto que ni el olifán, esa trompeta de marfil que hacía sonar Roland en sus cantares lo podría ya mover. Recorrió valerosamente parte a parte ese melancólico instrumento carnal que reconocía como suyo hasta la altura justa de una de sus manos, donde a escasos centímetros yacía un manuscrito. De él poco pudo descifrar, el registro era para su sabiduría extraño en relacionar cierto viaje con la casa del navío, los muertos, sus copas y las mujeres que se hundían definitivamente llevándose todos los brazos y los abrazos a través de inmensos ríos de lava fría. Mas adelante un trazo hablaba de que en el principio, existía la vida de un hombre que vivía y moría tantas veces que aprendió de caballos, piedras y pecados, y que cada vez que los poseía lloraba impotente su soberbia y vanidad lleno de vergüenza. Ese hombre levantaba un muro que no podía derribar y dentro de él había una prisión que tenía un carcelero con sus mismos ojos, sus mismas manos, su misma sonrisa que arrancaba trozos de corazones para los cuervos. El carcelero a su vez tenía un brillo de lágrimas y files, porque había visto una vez el amor y por eso, impedía al hombre derribar el muro que construía, como un esclavo miserable de su propio amo.
    Pero no pudo seguir leyendo porque todo se diluía después de los enigmáticos 1,3,12 y5 en ese orden, como si el proceso posterior quedara abierto, o bien porque había sido escrito y cierto exorcismo lo había liberado o como si un ancho campo abriera una nueva dimensión donde fuese posible otra historia reelaborada para un mismo hombre.
    “Qué acontecimiento es éste –inquiría Assir Mun-Abbir-, que confunde a un hombre en sus errores tan lleno de sentimientos ambiguos de culpa. ¿Es que los números 1, 3, 12, y 5 me anuncia un oscuro comienzo del Tetragramatón, ese nombre de cuatro letras de Alá, del Dios del Universo? ¿Será por lo tanto el vislumbre de una secuencia que pronunciada exactamente incluso gesta mundo y pare hombres? . Incluso yo mismo, ¿seré ya una leyenda, un delirante, apenas un trozo de arcilla o un hombre que sueña caído de su cráneo, dormido, desmesuradamente dormido, soñando, verdaderamente soñando?”
    Durante un entramado inexacto de tiempo hubo noche y Assir Mun-Abbir sufrió el insomnio del soñar o del vivir entre los oscuros caminos de la arena contra el oleaje de su cuerpo tendido, desparramado de cualquier manera, hasta que la luna entró en sus ojos sin ninguna clase de moraleja y hasta que la puerta o el libro fue trepándose despacito, despacito hasta el horizonte cuando, entumecido por el agua que entraba y salía a borbotones de su boca, desapareció haciéndolo vomitar.
    En su cabeza aún resucitaba la profecía de su barbado abuelo: un hombre puede cambiarlo todo, pero no un amanecer, ni una lluvia, ni una visión, aunque su alma caiga como un halcón chillando malherido.
    En su corazón ahora también sabía que todo hombre teme lo que le sobrevendrá. Un fulgor de viejas lágrimas saludaban sus adioses y una sombra que no era la suya borró una huella de pelícano entre las sogas de su propia metamorfosis, ese poema oscuro de vivir la vida.
    Entonces, Assir Mun-Abbir levantó los ojos llenos de mundo y voló como un halcón.


    ----------------------------------
    SERGIO CASSARINO
    DERECHOS RESERVADOS

    G. Sarmiento
    Poeta Gran Master - Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master - Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 2555
    Fecha de inscripción : 11/12/2009
    Localización : Islas Canarias (buen sitio)
    Humor : indefinido

    Re: EL ELEGIDO

    Mensaje por G. Sarmiento el Lun Jun 13, 2011 1:06 pm

    Vaya! Un escritor...Me he encontrado con un escritor! Ahora ya no tropiezo con piedras, sino con escritores...joder! Esto hay que celebrarlo...Sabes Sergio? Hasta los que eligen los caminos tortuosos llegan...todos llegan! Y a todos se los espera!!! Nadie se queda perdido...Por eso cada cual tiene un nombre...un nombre verdadero, no el parche que aquí te ponen. Y por ese nombre responde al llamado...Todos los caminos están trazados, aunque no todos sean descubiertos...ni recorridos...pero están trazados...Todos los potenciales son conocidos...todos! Aunque no todos se realicen...Por eso no puede perderse níngún caminante por más tiempo del necesario.
    Has elegido un buen título...para un texto lleno de curvaturas...Hay experimentadores a los que les encantan las curvaturas...También ésos llegan. Un abrazo.

    sercas812
    Poeta Reconocido
    Poeta Reconocido

    Mensajes : 914
    Fecha de inscripción : 29/05/2010
    Localización : Montevideo - Uruguay
    Humor : en algún lado de la cabeza cuando rebota la neurona.

    Re: EL ELEGIDO

    Mensaje por sercas812 el Lun Jun 13, 2011 3:24 pm

    G. Sarmiento escribió:Vaya! Un escritor...Me he encontrado con un escritor! Ahora ya no tropiezo con piedras, sino con escritores...joder! Esto hay que celebrarlo...Sabes Sergio? Hasta los que eligen los caminos tortuosos llegan...todos llegan! Y a todos se los espera!!! Nadie se queda perdido...Por eso cada cual tiene un nombre...un nombre verdadero, no el parche que aquí te ponen. Y por ese nombre responde al llamado...Todos los caminos están trazados, aunque no todos sean descubiertos...ni recorridos...pero están trazados...Todos los potenciales son conocidos...todos! Aunque no todos se realicen...Por eso no puede perderse níngún caminante por más tiempo del necesario.
    Has elegido un buen título...para un texto lleno de curvaturas...Hay experimentadores a los que les encantan las curvaturas...También ésos llegan. Un abrazo.

    Qué tal Goyo... jajajaja... bueno, menos novela he escrito de todo, sólo que en los foros me importa poco otro tipo de publicación que no sea poesía. Pero no creas que escribo todo así...jajajaja... tengo de todo, surtido como en botica de barrio...jajajaja... bien, Un abrazo y gracias por lo que dices...jajajaja... me parece conocido...jajajajaja...un abrazo.

    Recaredo
    Poeta Autor-"Una Tarde De Café Musa Y Poesía"
    Poeta Autor-

    Mensajes : 3538
    Fecha de inscripción : 17/12/2009
    Localización : Barcelona (España)
    Humor : Mucho humor

    Re: EL ELEGIDO

    Mensaje por Recaredo el Vie Dic 02, 2011 12:38 pm

    [b]Esplendido relato, amigo Sergio. Ésto se avisa ¡coño! Ya que lo encontré por casualidad...
    Aunque, si te digo la verdad... lo encuentro demasiado pulcro y refinado para mi torpe entendimiento; aún así, algo en limpio he sacado, no me voy de vacío te lo aseguro. Un fuerte abrazo.

    Jesús Alexandro
    Poeta Autor - Odisea De Un Verso
    Poeta Autor - Odisea De Un Verso

    Masculino Mensajes : 917
    Fecha de inscripción : 12/12/2009
    Localización : San Luis Potosí México
    Humor : depende el chiste

    Re: EL ELEGIDO

    Mensaje por Jesús Alexandro el Vie Dic 02, 2011 1:24 pm

    Me ha encantado tu texto; tiene muchas puertas para donde irse a la vez que abre otras.
    Saludos

    sercas812
    Poeta Reconocido
    Poeta Reconocido

    Mensajes : 914
    Fecha de inscripción : 29/05/2010
    Localización : Montevideo - Uruguay
    Humor : en algún lado de la cabeza cuando rebota la neurona.

    Re: EL ELEGIDO

    Mensaje por sercas812 el Dom Dic 04, 2011 4:17 pm

    Recaredo escribió:[b]Esplendido relato, amigo Sergio. Ésto se avisa ¡coño! Ya que lo encontré por casualidad...
    Aunque, si te digo la verdad... lo encuentro demasiado pulcro y refinado para mi torpe entendimiento; aún así, algo en limpio he sacado, no me voy de vacío te lo aseguro. Un fuerte abrazo.
    Bien Reca, así es la cosa: un simple cuento corto y nada más. Todo lo que se diga parece improcedente. Saluditos siempre.

    sercas812
    Poeta Reconocido
    Poeta Reconocido

    Mensajes : 914
    Fecha de inscripción : 29/05/2010
    Localización : Montevideo - Uruguay
    Humor : en algún lado de la cabeza cuando rebota la neurona.

    Re: EL ELEGIDO

    Mensaje por sercas812 el Dom Dic 04, 2011 4:18 pm

    Jesús Alexandro escribió:Me ha encantado tu texto; tiene muchas puertas para donde irse a la vez que abre otras.
    Saludos
    Qué tal Jesús! gracias por tu lectura y cortesía. Se trata de darle un poco de emoción nomás. Saluditos.

    kaina
    Admin de café poético
    Admin de café poético

    Femenino Mensajes : 7301
    Fecha de inscripción : 14/12/2009
    Localización : buenos aires
    Humor : Siempre positiva

    Re: EL ELEGIDO

    Mensaje por kaina el Dom Ene 08, 2012 9:41 am

    Exquisito compañero, y si a veces no se comparten opiniones, no por ello nos privaras de tus relatos ¡¡¡JODER!!! como diría el compañero Goyo.
    Es que si bien la caja de pandora no debió jamás abrirse, se abió, y si! Salieron todos los males que muchos conocemos y por supuesto practicamos, pero el bien quedó, a veces... o muchas veces, a un lado, pero de que está, está, solo hay que saber donde hallarlo dentro de cada "templo" por que es obvio que cada cual carga con uno, solo que a veces se olvida de barrerlo, y lo deja llenarse de tonterías, como "calcomanías" de estúpideces sin fundamentos, o de polvo, ya eh visto mil veces al creador, limpiarse las zandalias al salirse de ellas, luego de una "visita" sin ningún beneficio, ya que el visitado seguía pensando que el era un comercio.
    Espero no haberte aburrido con mis palabras compañero, es solo que aun aguardo que se conprenda que no todos pensaremos como todos, en definitiva, eso es lo bonito y que da sentido a la vida, la diferencia de todo...
    Saludos y te sigo leyendo.


    _________________
    KAÍNA.

    sercas812
    Poeta Reconocido
    Poeta Reconocido

    Mensajes : 914
    Fecha de inscripción : 29/05/2010
    Localización : Montevideo - Uruguay
    Humor : en algún lado de la cabeza cuando rebota la neurona.

    Re: EL ELEGIDO

    Mensaje por sercas812 el Dom Ene 08, 2012 10:45 am

    kaina escribió:Exquisito compañero, y si a veces no se comparten opiniones, no por ello nos privaras de tus relatos ¡¡¡JODER!!! como diría el compañero Goyo.
    Es que si bien la caja de pandora no debió jamás abrirse, se abió, y si! Salieron todos los males que muchos conocemos y por supuesto practicamos, pero el bien quedó, a veces... o muchas veces, a un lado, pero de que está, está, solo hay que saber donde hallarlo dentro de cada "templo" por que es obvio que cada cual carga con uno, solo que a veces se olvida de barrerlo, y lo deja llenarse de tonterías, como "calcomanías" de estúpideces sin fundamentos, o de polvo, ya eh visto mil veces al creador, limpiarse las zandalias al salirse de ellas, luego de una "visita" sin ningún beneficio, ya que el visitado seguía pensando que el era un comercio.
    Espero no haberte aburrido con mis palabras compañero, es solo que aun aguardo que se conprenda que no todos pensaremos como todos, en definitiva, eso es lo bonito y que da sentido a la vida, la diferencia de todo...
    Saludos y te sigo leyendo.
    Hola Kaina, gracias por tu lectura y opinión . Saluditos.

    Contenido patrocinado

    Re: EL ELEGIDO

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 7:36 am


      Fecha y hora actual: Lun Dic 05, 2016 7:36 am