Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Roto el mar
Mar Dic 06, 2016 5:50 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Mar Dic 06, 2016 4:11 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Lun Dic 05, 2016 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 6 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Epaminondas y la Fuerza del Amor. (fin de la obra)

    Comparte

    Recaredo
    Poeta Autor-"Una Tarde De Café Musa Y Poesía"
    Poeta Autor-

    Mensajes : 3538
    Fecha de inscripción : 17/12/2009
    Localización : Barcelona (España)
    Humor : Mucho humor

    Epaminondas y la Fuerza del Amor. (fin de la obra)

    Mensaje por Recaredo el Miér Ago 25, 2010 7:01 am

    [b]
    [b]Del acto anterior:
    Un heraldo-----¡Cleomonte acaba de entrar en la ciudad!


    Pelópidas-----¡Cleomonte...!

    Todos----(como un murmullo) Cleomonte... Cleomonte...

    Pelópidas-----¡Silencio! (al heraldo) ¿Viene sólo?

    heraldo-----Con un pequeño grupo de soldados. La gente los escolta hasta palacio.

    Pelópidas-----¡Por fin vamos a salir de esta angustia! Dispongámonos para recibirle.

    (se oyen aclamaciones en el exterior)
    (entran Cleomonte y Prisístales)

    Cleomonte-----¡Salud, Pelópidas! ¡Salud, ancianos del consejo!

    Pelópidas-----¡Oh buen Cleomonte! No perdamos el tiempo en formalismos y libra nuestras almas de este fuego voraz que las consume. Pues, la verdad que oiremos de tus labios, por muy dura que sea, siempre será preferida a esta angustiosa incertidumbre.

    Cleomonte-----¡Hemos vencido, Pelópidas!!!

    Pelópidas-----¿Queeee?

    (comentearios, cuchicheos, entre los
    miembros del consejo)

    Cleomonte-----Sí, Pelópidas. Una vez más nuestro glorioso General nos ha llevado a la victoria; su última victoria, puesto que él mismo ha perdido la vida en tan feroz combate.

    (vuelven los cuchicheos)

    Pelópidas-----¡Silencio! Prosigue buen Cleomonte.

    Cleomonte-----Es verdad; cara hemos pagado la victoria. Pero, al fin y al cabo, victoria ha sido. Cuatro mil de los nuestros yacen insepultos, como pasto de los buitres en los campos de Mantinea. No tuvimos tiempo de darles sepultura, como hubiésemos querido, ya que los lacedemonios, al mando del rey Cleómbroto, venían a marchas forzadas sobre nosotros. Yo, que asumí el mando una vez muerto Epaminondas, consideré oportuno huir de allí a toda prisa para salvar lo que aún quedaba de nuestro ejército.

    Pelópidas-----Bien hecho, Cleomonte. ¡Ay! Si Epaminondas hubiese hecho lo mismo, antes de presentar batalla...

    Cleomonte-----No, Pelópidas; creo que te equivocas, si piensas eso de Epaminondas. Porque, al lado de nuestros cuatro mil muertos yacen también doce mil, entre atenienses y persas que pagaron con la vida su jactancia. ¡Tres por uno! Pelópidas; mira si no valió la pena luchar... Además, el hijo de Xenofonte; el feroz y despiadado Grilo, quien se jacta de haber dado muerte a Epaminondas, es ahora nuestro prisionero. Por él, podremos conseguir unas negociaciones favorables con el enemigo ateniense. Considera pues,
    si Epaminondas merece algún reproche por parte nuestra.

    Pelópidas-----Tienes razón, Cleomonte: Después de haberte escuchado, sería injusto reprochar nada a Epaminondas. No obstante, sigo pensando que debió retirarse del Peloponeso, antes de presentar tan cruenta batalla. Y, conociéndolo, como lo conocía, no comprendo por qué no lo hizo. ¿Sabes tú, Cleomonte si tenía algún motivo especial para comportarse tal y como lo hizo?.

    Cleomonte----- Sí, lo tenía: honrar la memoria de tu hijo. Como tu sabes, Epaminondas sentía un profundo a mor por Lisis; no me extraña que quisiera quedarse todo el tiempo que pudo cerca de su tumba.

    Pelópidas-----Sí, Cleomonte; sabía de ese amor entre ambos... Ahora me pregunto...¿Si no fue un error confiar el mando del ejército a hombres como vosotros.

    Prisístales-----¡Por Zeus, Pelópidas! Después de haber derrotado en tres batallas consecutivas al temible ejército espartano y haber dejado ocho mil atenienses y tres mil persas muertos en Matinea ¿Te atreves a desconfiar de nuestro valor...?

    Pelópidas-----No, de vuestro valor no, Prisístales. Pero, sí de vuestros sentimientos; a veces, demasiados femeninos, que al igual que a las mujeres, os llevan a interponer los asuntos del amor, los domésticos y personales en detrimento de los comunes.
    ¿Digo bien, Joven Prisístales?.

    Prisístales-----Te equivocas, Pelópidas. Precisamente en estos sentimientos que tú mencionas como nefastos, son en los que Epaminondas basaba su estrategia militar. Nos hacia luchar uno al lado del otro, y así, cada uno preocupado en defender la vida del compañero más que la propia, quizá también estábamos luchando inconscientemente por nuestra ciudad, con el mismo valor.
    Sí, Pelópidas; y lo hicimos con una furia tal, que jamás vieron los hombres en batalla alguna, y que no verán en siglos venideros.

    Cleomonte-----Prisístalales ha hablado con propiedad, decir otra cosa sería injusto.

    Palópidas-----Amigo Cleomonte; no pretendo cuestionar vuestro valor, pues sé que bien lo habéis demostrado. Pero, también conozco vuestras miserias; ellas son el centro de mis dudas.

    Cleomonte-----Nuestras miserias, no son ni mejores ni peores que las de cualquier otro hombre, somos iguales que los demás. Ya una vez, recuerdo que así se lo dije a Prisístales.

    Prisístales-----Es verdad. Y yo te respondí; si es que lo recuerdas, que no estaba de acuerdo contigo. Porque yo estoy convencido de que somos superiores a los demás hombres; bien que lo hemos demostrado, cumpliendo con la patria y con nuestro juramento.

    Pelópidas-----¡Por todos los dioses! Por los que no suelo exclamar a menudo, joven Prisístales; explícame entonces, por qué Epaminondas no estaba al lado de mi hijo cuando este murió.¿Por qué le negó la protección de su fuerte brazo, enviándolo solo a aquella adsurda misión de la que no volvió con vida?
    ¿Qué indujo a Epaminondas a romper de manera tan cruel para mí, su jactancioso juramento?.

    Cleomomte-----¡Oh, excelso Pelópidas! Sé el profundo dolor que sientes por la muerte de tu hijo. Pero, aún así y exponiéndome a sufrir tus iras, no puedo dejar que sigas pensando algo indecoroso sobre el comportamiento de Epaminondas; ya que fue tu hijo el que faltó primero a su juramento de fidelidad y esto, como es natural, ya no obliga a la otra parte a cumplir con el suyo. No obstante, el sufrimiento que esta situación le producía a Epaminondas, me consta que siempre obró en justicia con Lisis, como lo demuestra el suntuoso funeral que le tributó.

    Prisístales-----No quiero con esto, poner en duda las palabras de Cleomonte, sólo quiero añadir algo que él, quizá conmovido por el sentimiento de admiración hacia Epaminondas... no reparó el día del funeral.

    (Cleomonte mira a Prisístales con
    perplejidad)

    Pelópidas (interesado)----- Continua, joven Prisístales.

    Prisístales------Sin faltar el respeto a la memoria que merece Epaminondas... quiero decir que: tan suntuoso funeral, a mi juicio, no fue organizado tanto para honrar a Lisis, como para que nuestro General descargara en la pompa del acto el peso de su conciencia.

    (rumores, cuchicheos)

    Pelópidas-----Habla más claro, joven.

    Prisístales----- Es sólo una observación mía, en la que pudiera estar equivocado. Por eso, tal vez Cleomonte, nos pudiera añadir algo sobre este respecto.

    Pelópidas (interesado)-----Hablanos, Cleomonte.

    Cleomonte-----Desconozco las intenciones que llevan a Prisístales a sembrar la duda en nuestros corazones. Yo no tengo nada que decir. Me atengo a lo que ya dije anteriormente.

    Pelópidas-----¡Por todos los dioses! He de deducir, por vuestro silencio, que estáis en desacuerdo a cómo sucedieron unos hechos que nos han llevado casi a la ruina...?

    Cleomonte-----Y yo, Pelópidas. ¿He de deducir, por tus palabras, que dudas de las mías...?

    Pelópidas-----El mismo cariño que a mi propio hijo os tuve a ti y a Epaminondas; pero, óyeme Cleomonte, mientras exista la sombra de la duda en este caso, mi deber como, Beotarca me obliga a ser imparcial con vosotros. ¡Y por Zeus! Que averiguaré la verdad, aunque sea lo último que haga en esta vida.
    Dime, Cleomonte, ¿Qué relación, además de la de subordinado, te unía a ti con Epaminondas?.

    Cleomonte-----¡La de amigo!

    Pelópidas-----¿Nada más que amigo...?

    Cleomonte-----Nada más. ¡Lo juro por los dioses!

    Pelópidas-----¿Y con mi hijo?

    Cleomonte-----Amigo y hermano.

    Pelópidas (furioso)-----¡Por todos los dioses! Entonces. ¿Quién era aquél de vosotros que se interponía entre Epaminondas y mi hijo?.

    Cleomonte-----¡Ah, Pelópidas...! Si yo lo supiera ya no estaría vivo. Juré a Epaminondas matarle con mis propias manos, en cuanto lo descubriera.

    Pelópidas-----¿Epaminondas murió en tus brazos?.

    Cleomonte-----No; por desgracia. Ya he dicho antes que lo mató Grilo.

    Pelópidas-----¡Traedme al cautivo Grilo!

    Anciano I-----No comprendo qué te propones con este interrogatorio, Pelópidas.

    Pelópidas-----¡Descubrir la verdad!

    Anciano I-----La única verdad es que estamos en la ruina.

    Pelópidas----- Y yo quiero descubrir los motivos que la causaron.

    Prisístales (en tono conciliador) ¡Oh, excelso Pelópidas! Ya que fui yo quien sembró la semilla de la duda, quiero confesarme ante vosotros; pues lo que dije fue con una intención premeditada, no creyendo que mis palabras fueran interpretadas de esta forma. Castígame, si lo consideras oportuno; sí, castígame por mi falta de escrúpulos, al exponer en una hora tan delicada un problema puramente personal; pues yo sólo pretendía que Cleomonte, de cuyo amor vengo dudando hace tiempo, dijera en tu presencia que nada carnal le unía a Epaminondas. Ahora que Cleomonte lo ha jurado y yo he confesado mi falta...¿A qué llevar este asunto más lejos...?.

    Pelópidas-----¡Oh, joven inconsciente! Yo haré que se te pasen esos estúpidos celos. No obstante, ya que he llamado al feroz Grilo a mi presencia aprovecharé para indagar en sus intenciones...

    (entra Grilo atado con cadenas y custodiado
    por varios soldados)

    Heraldo-----¡Aquí tenéis a Grilo. Señor!

    Pelópidas-----¡Oh, excelso hijo de Xenofonte! Siento que por la torpe decisión de tu anciano padre, al ponerse de parte del común enemigo, tu hermoso cuerpo se vea bajo el peso de esas cadenas, y que tu propia vida esté en peligro, pendiente sólo de las difíciles negociaciones que se avecinan.

    Grilo (altivo)-----Ahorrate, pues, las palabras para ellas, y dime para qué me has llamado tan precipitadamente a tu presencia.

    Pelópidas-----¡Por los dioses! Que eres altivo, como tu padre lo fue en otros tiempos. Veremos pues, en qué queda todo esto, tratando con personas de tanta soberbia... Me han dicho, Grilo, que tú te jactas de haber dado muerte en feroz combate al esfozado Epaminondas ¿Es eso cierto?

    Grilo-----¡Lo es!

    Pelópidas----- Si quisieras informarnos ¡Oh Grilo! de los detalles de esa lucha, entre dos Titanes, como eráis Eapaminondas y tú, te estaría enormemente agradecido, y luego, a la hora de negociar con tu padre tu posible rescate, me mostraría benévolo con vosotros.

    Grilo-----¿Debo entender con esto, que pones en duda que fuera mi lanza la que acabó con la vida de tu prestigioso General...?

    pelópidas-----No, excelso Grilo. Quiero saber, puesto que los hombres suelen en la lid pronunciar palabras con la intención de amedrentar al enemigo, o en el caso de que la Parca les sorprenda, suelen sincerarse con éste a la hora de expirar, si Epaminondas dijo algo; por absurdo que te pareciera, que tú pudieras escuchar y conservar todavía en tu memoria. Me gustaría saberlo Grilo.

    Grilo-----Sí, tal como tú dices, así pasó. Ya que los hombres, si son viejos conocidos y del mismo rango que éramos nosotros, a la hora del feroz combate suelen descargar su odio, tanto por el filo de su espada, como por el de su lengua. No me jactaría de haber matado a Epaminondas, si éste no se hubiera comportado en la lucha con el coraje del mismísimo Ayante Telemónida. Por varias veces sentí el temor de perecer en sus manos; tal era la fuerza de su brazo. En cada mandoble de su espada que yo, a duras penas lograba parar con la mía, acercaba a mí su rostro ensangrentado y sudoroso y por su boca, cuyo aliento quemaba mi cuello como el vapor que desprenden las grietas del Tártaro, zahirientes palabras salían de ella, echándonos en cara a los atenienses la traición, según él, cometida. Me amenazaba diciéndome que lo íbamos apagar con nuestras vidas; quizá hubiese muerto, tal y como él me pronosticaba, pues ya comenzaban a flaquear mis fuerzas y mis rodillas se doblaban a cada uno de sus mandobles, a no ser por Atenea, que siempre me ha asistido en el combate, ella puso en mis manos una lanza que, en un momento de descuido, pude endosarle a Epaminondas entre los ijares. Entonces él dobló sus rodillas y echando negra sangre por la boca me miró fijamente a los ojos, así permaneció unos instantes presintiendo la muerte y durante los cueles exclamó: -¡Oh dioses, siento morir sin conocer...!-
    No recuerdo si dijo la sombra, o el enigma de la Esfinge... Luego, llegaron los soldados tebanos, que me rodearon con sus lanzas y retiraron el cadáver. esto es todo lo que puedo decir.

    Pelópidas----Has logrado, Grilo, sobrecogernos a todos el ánimo con tan épico relato. Mas, me temo que tus palabras tampoco logren despejar nuestras dudas... (a la guardia) Llevaos al prisionero.

    (se llevan a Grilo)

    Ancieno I-----¡Pelópidas!

    Pelópidas-----¿Qué ocurre ahora, Enón...?

    Anciano I-----¿No te acuerdas...? Tarsístides dijo que conocía a la Esfinge...

    Pelópidas-----¡Es verdad! ¡Tredme a Tarsístides!!!

    Prisístales----- (con temor) ¿Está en Tebas Tarsístides...?

    Pelópidas----- Sí, hace un rato lo echamos de nuestra presencia, por impertinente. Ahora, no me parece tan loco como creí.

    Prisístales (nervioso)-----¿Y vas a dar crédito a las palabras de un viejo chiflado, Pelópidas...?

    Pelópidas-----Veremos, joven; veremos...

    (entra Tarsístides, quien mirando a
    Prisítales, como enloquecido exclama)

    Tarsístides-----¡Es él! ¡La Esfinge! (se va hacia un rincón, despavorido) ¡Protegedme! ¡Ah! ¡Ah!.

    (Prisístales desenvaina la espada y se
    le acerca)

    Prisístales-----Te lo advertí viejo. (le mata) Sí, yo soy la Esfinge. Yo soy quien sedujo a tu hijo, para vengarme de Epaminondas, al que creía mi rival en el amor de Cleomonte. Nunca desee la muerte de nadie. Mi único delito es haber antepuesto mi pasión a los deberes que tenía como soldado. Quizá, a Epaminondas le ocurrió lo mismo, cuando mandó a Lisis a aquella misión suicida. ¡Todos hemos pecado! Tú, también Cleomonte, porque a la inversa de mí, tú antepusiste el amor por la patria al nuestro. ¡Todos hemos pecado! ¡Todos hemos faltado, de una forma u otra a nuestro juramento! Tenías razón, Cleomonte, cuando me decías que los homosexuales somos hombres, como los demás. Sí, es verdad, ahora me doy cuenta. Soy un hombre, como los demás, y por tanto, con sus mismas miserias y sus mismas grandezas. ¿Me comprendes, Cleomonte?

    Cleomonte-----Sí, te comprendo, Prisístales. Ahora, compréndeme tú a mí. (desenvaina la espada)

    Prisístales----- Hiere pues, Cleomonte.

    (Cleomonte le mata)

    Fin de la obra. Escrita y Registrada por Antonio Jiménez Rey. ]







    Última edición por josé logatto el Dom Abr 03, 2011 1:37 pm, editado 1 vez (Razón : por su magistral narración en esta obra.)

    darkdubito

    Masculino Mensajes : 441
    Fecha de inscripción : 19/04/2010
    Localización : CHILE.
    Humor : En vida, era alegre...

    Re: Epaminondas y la Fuerza del Amor. (fin de la obra)

    Mensaje por darkdubito el Miér Ago 25, 2010 10:09 pm

    Solo queda ovacionarte Antonio
    ¡¡felicitaciones!!
    Gusto leerte.

    kaina
    Admin de café poético
    Admin de café poético

    Femenino Mensajes : 7301
    Fecha de inscripción : 14/12/2009
    Localización : buenos aires
    Humor : Siempre positiva

    Re: Epaminondas y la Fuerza del Amor. (fin de la obra)

    Mensaje por kaina el Sáb Feb 26, 2011 10:56 am

    HAY RECA... FELICIDADES POR ESTA OBRA MAESTRA!!!
    HAYYY ESA MANERA QUE MANEJASTE EL TEMA DE LA HOMOSEXUALIDAD EN ESTA HISTORIA, LE DA A UNO QUE PENSAR EN REALIDAD, QUIZAS QUIEN TE DICE SIN QUERER HAYAS ADIVINADO UNA PARTE DE LA HISTORIA AMIGO MIO, DA QUE PENSAR LA VERDAD... DA QUE PENSAR!
    ME GUSTO LERRTE AMIGO MIO FUE TODO UN PLACER ERES INCREIBLE, QUIZAS ME ANIME Y HAGA ALGO EN ESTOS LARES JEJEJE, PERO IGUALMENTE COMO YA TE DIJE EN ALGUN CAPITULO, MI IMAGINACIOM NO ES NADA A COMPARACION DE LA TUYA AMIGO, VOS SIEMPRE ME LA SACAS A RELUCIR, QUE JUEGO MUCHO CON ESO, Y MIRATE TU AHORA RECA... ERES INCREIBLE!
    TE DEJO AMIGO MIO UN MONTON DE BESOS Y ABRAZOS FUERTES DE OSOS, ¿TE ACUERDAS? ANTES SIEMPRE TE DEJABA ABRAZOS DE OSOS, BUENO DE A POCO VUELVO A ESTAR EN MIS CABALES JEJEJE, TE DESEO TODO LO MEJOR Y NO OLVIDES POR FAVOR QUE TE ADORO CON EL ALMA, TU MAS FIEL ADMIRADORA Y PRESIDENTA DE TU CLUB DE FANS
    KAINA

    Recaredo
    Poeta Autor-"Una Tarde De Café Musa Y Poesía"
    Poeta Autor-

    Mensajes : 3538
    Fecha de inscripción : 17/12/2009
    Localización : Barcelona (España)
    Humor : Mucho humor

    Re: Epaminondas y la Fuerza del Amor. (fin de la obra)

    Mensaje por Recaredo el Mar Mar 01, 2011 7:52 am

    [b]Quiero dar las gracias a todos los amigos poetas de este foro, que estoicamente habéis aguantado hasta el final ésta, mí modesta obra de teatro, que no sé muy bien con qué finalidad la escribí; pero bueno, ahí está y sois vosotros los que tenéis que sacar la moraleja.
    Quizá, me atreva a insertar en estos foros; aunque sea nada más por entreteneros, otras de mis absurdas obras; vosotros tenéis la palabra... Gracias, repito, y abrazos para todos. Recaredo.

    josé logatto
    Poeta Master - Miembro Honorario
    Poeta Master - Miembro Honorario

    Mensajes : 1411
    Fecha de inscripción : 12/07/2010
    Localización : Cúcuta, Norte de Santander, Colombia
    Humor : amigable y guapachoso

    Re: Epaminondas y la Fuerza del Amor. (fin de la obra)

    Mensaje por josé logatto el Dom Abr 03, 2011 1:34 pm

    Hola maestro, he leído detenidamente esta última parte y te aseguro que es genial, a parte de narrar con exactitud, demuestras coordinación, madurez y sobre todo, buen sentido para darle la armonía y esa esencia que tiene tu virtud para hacerlo, por todo esto te felicito y te manifiesto que he quedado satisfecho por tu magistral obra.
    Cordial saludo y un fuerte abrazo.

    Recaredo
    Poeta Autor-"Una Tarde De Café Musa Y Poesía"
    Poeta Autor-

    Mensajes : 3538
    Fecha de inscripción : 17/12/2009
    Localización : Barcelona (España)
    Humor : Mucho humor

    Re: Epaminondas y la Fuerza del Amor. (fin de la obra)

    Mensaje por Recaredo el Vie Jun 24, 2011 12:47 pm

    [b]Muchas gracias, amigo José, por tus elogiosas palabras y por haber aguantado estoicamente hasta el final de la obra. Abrazos.

    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7685
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Re: Epaminondas y la Fuerza del Amor. (fin de la obra)

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Mar Jun 21, 2016 8:30 am

    Qué Genial, amigo!!!! Me quedo sin palabras, ante tal encumbrada y abismal Obra de Teatro!!!!!

    Te felicito, Poeta y Dramaturgo! Magistrales cada uno de tus pasajes, y un argumento brillante, lucha incesante entre los personajes, y maravillosa creación singular que conforma a los caracteres y pinta en un maravilloso cuadro, las resonancias de nuestro pasado.

    Aplausos, amigo!!!! Aplausos, Poeta y Dramaturgo!!!!!

    Felicitaciones, y Felicidades, amigo, por tus adentrados Logros, y riquezas en la Lira!

    Un abrazo, amigo!!!!

    Adelante, Poeta!!!!

    Un abrazo, Antonio!!!!

    Un abrazo, Recaredo!!!!


    Inmortal!!!!

    Bellísima tu Obra!!!!!


    Avanti, amigo!!!!



    tu amigo Ale


    caminandobajolalluvia

    cheers flower flower flower flower flower flower flower flower flower flower flower cheers flower flower flower lol! Very Happy Wink

    Recaredo
    Poeta Autor-"Una Tarde De Café Musa Y Poesía"
    Poeta Autor-

    Mensajes : 3538
    Fecha de inscripción : 17/12/2009
    Localización : Barcelona (España)
    Humor : Mucho humor

    Re: Epaminondas y la Fuerza del Amor. (fin de la obra)

    Mensaje por Recaredo el Miér Jun 22, 2016 5:52 am

    Hola querido amigo Alex. Hace tiempo que ya no venía por aquí, pero hoy he recibido un mensaje el cual me dice que has leído la última parte de mi obra (Epaminondas y la fuerza del amor). Por el comentario que haces de ella y por las dulces palabras que me dedicas veo que te ha gustado, y ésto viniendo de ti es todo un honor para mí. También veo que estás muy solo por estos foros y que te dedicas a leer las obras que ya hace tiempo pusimos por aquí. Bueno, en cuanto a mí, si las Musas deciden visitarme de nuevo, pues hace tiempo que me tienen abandonado, quizá te acompañe por estas soledades poniendo algún poemita que otro, recordando los viejos tiempos. Te mando un fuerte abrazo, querido amigo. Tú sí que eres un poeta grande con una extensa y bella obra a las espaldas.

    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7685
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Re: Epaminondas y la Fuerza del Amor. (fin de la obra)

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Miér Jun 22, 2016 10:42 am

    Qué lindo recibir tu comentario, Recaredo!!! Me alegro mucho, que te hayas alegrado!!! Seguiré leyendo y comentando Obras y Poesías, ya que aquí, hay muchísimas gracias a Dios, y a todos ustedes!!!! Se disfruta mucho, por estos lares, escribiendo, y leyendo, siempre con mi tarea de escritor, de pequeño poeta, y de moderador. Siempre los tengo presentes a todos ustedes, siguen visitando los poetas, muchas veces a Café, eso es un gran regocijo para mí, y mi alma...

    Son milagros, cada vez que suceden! Lo vivo con mucho amor, y mucha alegría. Me alegro que sigas adelante, amigo querido. Tú también tienes una Gran, gran Obra detrás de ti, y contigo, mejor dicho... Siempre digo, que lo más importante, es la capacidad de crear, también importa lo que uno ya haya hecho, pero disfruto mucho esa estrella que nos ilumina, para dar rienda suelta a nuestra inspiración.

    Te quiero mucho, Recaredo. Te quiero mucho, Antonio. Rezo por todos ustedes, y los llevo siempre conmigo. Les mando a todos todo mi cariño, y todos mis abrazos, mi fe y esperanza, con ustedes, siempre.

    Dios los bendiga!

    Aquí siempre, su amigo y compañero,

    Ale

    Very Happy cheers sunny Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven I love you Wink Very Happy flower flower flower flower flower flower flower flower flower flower flower flower flower santa rendeer jocolor king queen study cheers lol! flower flower flower study flower flower flower flower cheers flower

    Contenido patrocinado

    Re: Epaminondas y la Fuerza del Amor. (fin de la obra)

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 9:08 pm


      Fecha y hora actual: Sáb Dic 10, 2016 9:08 pm