Foro Café Poético

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Foro Café Poético

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


El record de usuarios en línea fue de 125 durante el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería


Desde tus ojos tristes Empty

    Desde tus ojos tristes

    caminandobajolalluvia
    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 9094
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Feliz Cumpleanos Desde tus ojos tristes

    Mensaje por caminandobajolalluvia Jue Oct 31, 2019 7:59 pm

    Desde tus ojos tristes

    Aquélla luna de ámbar trasquiló la última estrella
    que tu desnudez opaca endulzó con la aurora:
    sirviendo el manantial de miel que otra miel adora
    dulcificando sobria, la palabra de mi bella…
    Atiné un segundo, a pedir, tras la ventana agreste,
    el mudo pecho al mar, insigne, sin el viento helado
    y al triste domeñar de tus ojos, fue invitado
    aquél loco juglar que la mente ebria persiste…

    Antiguo rosedal, de la calma de tu pecho,
    solazar del verde reclamo, incipiente heraldo
    fui, sin el arte nublado de mi calmo repecho,
    hasta sitiar con tu horma, el pan de fuego gualdo…
    Agrupándose en memoria distinguida, tu semblante
    no prohíbe si del mar, el núbil ardor ya sin la fuente,
    comarca ígnea de estupor, ó gallardía helada
    que tu sombra de plata arrendó musical tea alada…

    Perpetuo evanescente imán pudo abrasar desnuda,
    la antorcha de tu tea, cual brasa estoica pudo plena
    sin el goce, templar el ocio que caoba sueño permitió
    tu voz, en fronteriza nube, cual vello recibió,
    tarde promesa, del jolgorio de tu voz, y aun mis labios,
    en duelo de extinguirse, afanosa fue la mirada
    del azul cielo de candiles, incautos sabios,
    pregonándose la palabra de tu boca, la desnuda amada…

    Torcida de tu miel, fue el intenso Cisne, de tu boca templada
    y heráldicas faenas distinguieron la noche,
    cual sílabas heladas, plateadas no del ocaso tu sombra
    la boca abriera sin reabrirse paloma solidaria
    en tu goce, vestíase la rosa, que en otras rosas languidece
    el oropel cauto de tu brinco, sin el sueño hecho
    y, venturoso, abríase tu pecho, humedecido del letargo
    como una sombra de Soles encubiertos en la Letanía…

    Sólo, entibié mi tropel de belleza sosegada
    en otros amores de tu cuello nefasto para arredrar la Aurora
    y pulcra nïeve hechó sobre el lentisco de tu pena,
    la vanguardia desnuda sin la plata y sin tocar aun el oro,
    pues de tu brazo, tendido sin la fantasía de tu plectro
    inaugurábase sombría, el retoño claro de tu despertar
    enturbiando la noche... Centella presta a imaginar
    de lo purpúreo asista tu blancura nívea, en la sonrisa

    Que tu blanco nácar de Oro, pinzó aun sin la diadema,
    el estelar abismo entre sendos relámpagos heridos
    de tu alcurnia caía, vertiginosa la mirada desdeñosamente
    sobre el telar copioso, la turgente alfombra de tapices de rosas,
    hilvanaba la belleza de tus pies, -heraldos prohibidos de la nieve-
    que tu canto, oyera sin el ruido, en aleve noche
    fraguándose el albor desierto en las palomas grises,
    y de escaldada belleza, sus plumas helando la esmeralda

    Que tu voz ciega de platinada aurora, retoñó sobre el semblante
    de las flechas que perdidas fueron el ocaso de los vates,
    en la fresca desnudez de amapolas heladas, tras la mudez del viento
    reclinado sin la Odisea de tu blanca núbil persistencia…
    Herido de tu silencio de mármol reluciente, atisbé a deslizarme
    por el frontal, augusto salitre que endiabló los rincones
    de la lluvia… Tristemente, bajé los peldaños de tu somnolencia
    y multipliqué en rocío, el canto desdeñoso de tu blancura intacta.

    ...Un sueño, no lo es, si aún no es la tarde comprometida
    con tu náufrago –el Solar incandescente de aquellas sombras perdidas-
    desnudamente amando el soliloquio, de tu trance vaporoso,
    que adueñó las cortinas en la seda que, opalinas vendas seculares,
    torcíanse en la vendimia clara de tu fragancia hermosa
    de frutal sombra de manzana, herida de escarlata asedio,
    vulnerando la Trova, admitiendo el fracaso de tu altura,
    comandando sueños de deleite, y embelleciendo calma, la Aurora…

    Rosas cumbres, en tu almenar de tristeza, volvieron a columpiar
    vagamente, en la espesura, el silencio indómito en tus ojos de mar...




      Fecha y hora actual: Sáb Abr 17, 2021 2:36 pm