Foro Café Poético

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Foro Café Poético

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» ...De dónde...? (Para vos, Vero).
Mi rosa Icon_minitimeHoy a las 1:43 pm por caminandobajolalluvia

» El capricho de mi labio (Poesía para Vero)
Mi rosa Icon_minitimeMar Mar 30, 2021 2:14 pm por caminandobajolalluvia

» Corolario de amor para Verónica
Mi rosa Icon_minitimeMar Mar 30, 2021 4:22 am por caminandobajolalluvia

» Tu mirada (Poesía para Vero)
Mi rosa Icon_minitimeMiér Mar 24, 2021 2:58 pm por caminandobajolalluvia

» Te amo... (Para Verónica)
Mi rosa Icon_minitimeMar Mar 23, 2021 1:10 pm por caminandobajolalluvia

» Vero:
Mi rosa Icon_minitimeLun Mar 22, 2021 5:11 am por caminandobajolalluvia

» Feliz día internacional de la poesía!
Mi rosa Icon_minitimeDom Mar 21, 2021 2:35 pm por caminandobajolalluvia

» Bésame
Mi rosa Icon_minitimeJue Mar 18, 2021 5:58 am por caminandobajolalluvia

» Dos soledades
Mi rosa Icon_minitimeMiér Mar 17, 2021 9:37 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 6 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


El record de usuarios en línea fue de 125 durante el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería


Mi rosa Empty

    Mi rosa

    caminandobajolalluvia
    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 9091
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Mi rosa Empty Mi rosa

    Mensaje por caminandobajolalluvia Vie Dic 21, 2018 7:39 am

    Mi rosa

    Mi rosa sueña el centro que no acopia,
    cual la bandada que conforme a su distancia
    sopla y se ríe del silencio en que la novia
    anochece su hora en la mirada de provincia,
    de ledo trance, de socorro, de mandato:
    cual la liebre entona el adalid de su veloz herida
    más allá de la boca de las fauces que te nombran,
    en el incordio soplo, que provoca tu imbuida...

    Y confiere el rostro del amanecer, por sobre llanto,
    su ajetreo de su designio, más allá, de la boca
    donde trasciende su voz, la herida onomatopeya
    que discierne de tu copla semiabierta, como la noche
    es otra voz de risa sobre el canto, tu eludida
    altivez, blancura, que al delirio se persuade,
    como aquella luna endeble a mi suspiro
    como aquél ruiseñor devoto en tu zafiro;
    como aquella prez, que sueña el beso de mi Náyade…

    Como la boca intenta abrir su manantial de grato
    perfume, en el rostro del silencio que no tuve,
    la mañana acérrima del oro, cauta hasta su venida,
    el encierro de tu Sol, cual la belleza percudida
    en el arenal, que la miel de tu cabello es a la noche:
    una risa de oro: un vituperante élitro de sauce,
    de boca altiva, de música y derrame,
    de viva tez, de Oro, paloma y navegantes…

    Causa a su redil, el oro que la nube se somete
    a la plenitud rémora de su sibilante orgullo,
    tras el sauce, el dolor y la batalla de un gemido,
    de una estrella, (que es mi rosa) en la mañana…
    Detuvo tu mirada el pedregal, de nocturno
    cilindro de la noche, de boca acérrima del viento:
    de heraldo solo, donde elude el llanto su boca,
    y las lágrimas del atardecer son el sendero,
    por donde la copla a tu mirada, es ojo inmerso
    dentro de tu aliento: de tu sombra


    Por donde el canto a tu voz, hiende la prófuga marëa,
    del iridiscente tramo de Luz, que boca arrea,
    tras el júbilo de aquél perdido cauce,
    en la sombra de la noche. Oooh, más allá,
    de la neblina, tu pisada vuelve, tras la nieve!
    Más allá que la doncella busca, entre la hora
    en el declive que tu son es a las aristas,
    un desvelo armonioso de sonrisas,
    tras el velero que parte de tu pecho, entre aguas abiertas,

    y la noche,

    Pasëa por sobre la mirada, nocturna, aliciente,
    bermeja, cual el soliloquio de una acera:
    la nocturna pedrera de tu Sueño, tu luz y tu silencio,
    más allá de los nombres que la voz quema,
    más allá de las sombras, que tras el devenir
    que la voz tïembla, hacen conjuro de mi posta,
    cual celebridades álgidas en el soplido de la luna,
    en la nocturna placidez de un coro altivo,
    más allá de la boca que derriban, tus besos…

    …Y es, el ardor de mi pluma en tus papeles níveos,
    un claro arrebato de un suspiro que, tras el océano
    que apremia, devuelve un ápice de luna,
    de proterva vacuidad, de helecho enamorado,
    en el bordar enhiesto la risa de tu sombra,
    tras el coloquio de tu salmo, de tu beso!
    De tu cintura helada. De tu murmurio.
    De la noche que atavía a tus espaldas…

    Eres la rosa que nombra la mirada de las cosas,
    que me hiberna. Tras el edilicio canto de tu nombre,
    tras el sendero roto de mil bajeles que encubrían
    tu llamado, de prontas distancias
    en el asomo de una miel, que tatúa tu belleza
    cual el beso, de aquél, que el destino fue
    para nuestro sueño, el mejor:
    el canto que fue Voz, y no sólo noche acérrima…

    Eres, la Rosa, el manantial que tu nombre invita
    con la sílaba de tiento, del único tacto
    que preserva tu dialecto de púrpura reclamo:
    en la voz, y ardid, en la sombra, idéntica
    a lo preso; a la vislumbre de un océano de lluvia:
    tras el deceso de un canto adormecedor
    de solo hiriente arrebol; de sólido menguante
    adalid de boca propensa al desafío…

    Que la voz de tu mirada, encumbra en un sollozo,
    el devenir de la altura, donde vuelve, mi gozo.


      Fecha y hora actual: Dom Abr 11, 2021 9:24 pm