Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Roto el mar
Mar Dic 06, 2016 5:50 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Mar Dic 06, 2016 4:11 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Lun Dic 05, 2016 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Voces de un sueño

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Voces de un sueño

    Mensaje por Oscar64 el Miér Ene 19, 2011 7:07 am

    Voces de un sueño

    Se me seca la boca en el oasis de las vidas
    que duermen en tanto el mundo brega y muere,
    que en el volcán de las ingenuas intenciones,
    no son la lava que destruye el mal cimiento,
    que son cimientos que transforman en postales
    la furia de la tierra y de los hombres que la habitan.
    En el origen el hombre no contempló la tierra,
    la tuvo, la indagó, la recorrió descalzo,
    cayó por sus abismos, anduvo en sus desiertos
    y tuvo que morir sin noción de tanta muerte.
    Más tarde un lagrimón, la ausencia del hermano,
    la rosa que cayó abatida por meteoros,
    la sangre en el festín de las fieras que acosaban,
    la escasa compasión de la natura y sus vaivenes
    forjaron, sacudieron, abrieron laberintos,
    en que el misterio tuvo que dar paso a la enseñanza,
    a las lecciones de la caza y el refugio y la paciencia,
    a la unidad en la experiencia del errante,
    a la razón por fin, tras estudiar los hechos.
    Y entonces, quizá entonces se despertó la historia,
    un reto, una llamada, cicatrices en el pecho
    y un hondo respirar sulfuro y aire puro,
    secretos, caminillos, prodigios memorables
    y labios que el instinto dejó de unir por noches
    para albergar en ellos un nombre muy amado.
    Pasaron los millones de años que conoces,
    iglesias, catedrales, castillos, monumentos,
    extrañas vestiduras, joyeles y cloacas,
    guerreros y ministros, monarcas, viejos dioses,
    esposas, firmamentos y un niño en cada otoño.
    Y encuentro en tu sombrero la flor sacrificada,
    la miel echada al piso, el perro sin vigilia
    y a ti dormido, exacto, perdido en su ausentismo.
    Colocas las toallas, revisas cada cheque,
    bendices a tus hijos, registras los pasajes,
    y naces, creces, arrasas con el tiempo
    y entre tus materiales no hay duda que entristeces
    sin dar con la canción que oiste en la caverna.
    No soy distinto a ti, me duermo en los congresos,
    en las conflagraciones del rating y el rosario,
    pero padezco adentro de una cierta certidumbre,
    de un viejo colofón que dice no es en vano
    que estemos tú y yo aquí, nosotros en la injuria,
    en pleno carnaval, en la bodega de los tiempos,
    en esta desazón de la injusticia repetida,
    en esta soledad de un verso, en el consuelo
    de ver niños felices mordiendo una manzana.
    No sé bien qué decir, me enreda el minotauro,
    me atrapan las sirenas, me sigue un dios perdido,
    me asalta la belleza de un viejo compromiso,
    de un pan por repartir, de una tristeza digna
    que exige convocar un nuevo trato bajo el cielo,
    una vieja hermandad que ponga fin al ancho olvido.
    Recuérdame al final que deje nota de tu nombre,
    de tu suave reir, de tus pisadas en la arena,
    del ancho socavón en que has ganado un sitio a golpes,
    a besos, a guitarras, a noches en pareja.
    Recuérdame al salir que no te deje mis zapatos,
    los quiero para andar junto a nosotros en el canto,
    repíteme esta vez cuál es la voz que necesitas.
    De nuevo yo me voy, pero recobro mi garganta.

    kaina
    Admin de café poético
    Admin de café poético

    Femenino Mensajes : 7301
    Fecha de inscripción : 14/12/2009
    Localización : buenos aires
    Humor : Siempre positiva

    Re: Voces de un sueño

    Mensaje por kaina el Mar Mayo 03, 2011 12:59 pm

    Que bella manera de describir un sentimiento mútuo, al menos en mi caso OSCAR64.
    Eres el poeta de los sonetos del cafecito, sin dudas aqui y ahora te consagro.
    Besos y nos estamos leyendo.
    Ladrón de mis más profundos suspiros.

      Fecha y hora actual: Sáb Dic 10, 2016 9:43 am