Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Hoy a las 7:42 am por ericmoreiraperez

» Tu cuerpo en otra sombra
Hoy a las 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Tu vida llena de fantasia
Vie Nov 18, 2016 6:05 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Tres siglos

    Comparte

    Nestor

    Masculino Mensajes : 326
    Fecha de inscripción : 08/11/2010
    Localización : Buenos Aires

    Tres siglos

    Mensaje por Nestor el Vie Ene 14, 2011 9:37 pm

    ¿Para que perder el tiempo en esas notas sin contenido? ¿Para que intentar ahondar en temas tan banales?
    ¿A dónde iba con esa sarta de disparates desprovistos de esencia? ¿Qué pretendía el Profesor gordo de voz gentil y pocas ideas intentando enseñarles a narrar las historias de modo ficticio y superfluo?
    Para Pablo ser Periodista debía significar una búsqueda mas profunda y sincera, representaba la obligación de transmitir de forma solemne uno de los bienes mayores que posee el ser humano: La Verdad sin prolegómenos ni embustes, sin laconismos ni adornos, La Verdad lisa y llana. Idea que no coincidía con la de sus maestros, de quienes comenzaba a sentir una distancia descomunal y a esas alturas irreversible.

    No le resultaba sencilla esta costumbre de discutir pareceres, ya que como es sabido la enseñanza no se ha inventado para generar ideas, sino que ha sido impuesta por escrito para ser aplicada tal y como los maestros y los libros lo han dictaminado.

    -¿Pablo, por que no te dejas de joder y largas la carrera si es que tenes tanto para reprocharle?- Le decía Ezequiel mientras masticaba con la boca abierta el sándwich de milanesa que tenia como almuerzo.-Al fin y al cabo por ir tanto contra la corriente metes tres materias por año! Jajajjaj!
    Luego de soltar una bocanada de humo, Gonzalo le dirigió una mirada admonitoria que Ezequiel comprendió de inmediato y luego de solicitar las disculpas pertinentes pregunto:
    -Bueno dale, ¿Qué tenes en mente para nuestro próximo laburo?
    -Cuando te lo diga te caes de culo- Dijo Pablo-
    -¿A ver?
    -Vamos a seguir de cerca la historia de un tipo…
    -Ajà…
    -¡Al que no se le ocurre una mierda para contar!
    -¡Ah! Estas absolutamente inspirado entonces.
    -Algo va a salir muchachos; estoy buscando algo que sea realmente interesante, algo que valga la pena ser investigado.

    En todos los aspectos de su vida, Pablo sentía la imperiosa necesidad de ser distinto, de hacer algo diferente al resto, no era exactamente la búsqueda de ser el mejor en lo que se proponía, sino que el fin de su propósito era diferenciarse.
    Así, en algún momento de su infancia, cuando los demás compañeros de su clase decidieron unirse al equipo de Futbol de la escuela, el creyó conveniente practicar Hándbol, siendo recordado por su Profesor como uno de los peores jugadores alguna vez vistos.
    O como ya en su adolescencia iba transitando desde la música Punk a la música Celta, peregrinando por el Tango o incluso el Folklore, simplemente por que algún que otro grupo de esos estilos musicales salían por televisión recibiendo mayor notoriedad.
    Nada hacia pensar que esa historia que el tanto esperaba fuera a presentarse de la forma en que ocurrió.

    -¿Esta ocupada?- Esa voz resonante pero serena y esa presencia imponente pero gentil, eran demasiado para un martes a las cuatro de la tarde, momento en el que Pablo intentaba redactar una especie de ensayo, como para no perder ritmo en la escritura, por lo que la situación lo tomó por sorpresa.
    -No, pero el bar esta bastante vacío, ¿no cree?
    -Lo importante aquí es lo que usted crea.
    -¿Perdón?
    -¿Me permite tomar asiento? no tengo la costumbre de conversar sin ser invitado.
    -Y yo no tengo la costumbre de invitar a conversar a perfectos desconocidos.
    -Disculpe mis modos, hace tiempo que no converso con nadie, uno pierde el sentido del tacto, si es que me comprende.
    Algo dentro suyo lo hizo sentir familiarizado con ese completo extraño y su formidable sentido de la curiosidad pudo más que cualquier otra razón.
    -Adelante, lo escucho.
    -Le decía: lo importante aquí es que usted crea.
    -¡Ah! Perdón, pero la verdad es que la religión no me interesa. -Pablo imaginó que quizás este hombre pertenecía a alguna de esas iglesias con nombres raros-
    -No es de religión de lo que vengo a hablarle Pablo.
    -¿Cómo dijo?
    -No es de religión de lo que vengo a hablarle.
    -¡No, no! ¿Que nombre dijo?
    -El suyo, por supuesto. No veo a nadie más junto a nosotros-
    Miró a izquierda y derecha, atrás y adelante, esperando ver a alguno de sus amigos jugándole una broma, pero nadie apareció.
    -¿y usted como me conoce?
    -Le vuelvo a repetir, usted debe afirmarme que cree y yo le daré esa historia que esta buscando.-
    Ahora si tenía la certeza de estar recibiendo una broma de sus amigos, por lo que se levanto de la silla y recorrió el bar, incluso asomo su nariz por el ventanal que daba a la calle y nada.
    El tiempo parecía haberse detenido de alguna forma, no sabia como describirse esa sensación, no sabia como ni por que, pero cuando giró para mirar a los ojos al desconocido sintió que creía; ¿en que? Vaya uno a saber, pero creía. Entonces volvió a su sitio y tomo asiento.
    -¿Lo percibió verdad?, usted sabe que lo que voy a contarle no esta manchado por la roña de la falsedad.
    -No lo se, por favor dígame de una vez lo que vino a contarme, no soy de los que disfrutan de las intrigas.
    -No voy a darle muchos detalles, porque lo que ven nuestros ojos, que vienen de los ojos de los que nos precedieron, siempre valen mas que las palabras, por mas adornadas que uno pueda pronunciarlas, que son palabras de otros muchos que ya han mentido suficiente.
    Simplemente aquí en este papel voy a dejarle el día, la hora y la dirección de la casa que usted debe venir a visitar para contar las historias que viven en ella. ¿Cuento con su presencia allí?
    -¿Como se hace para describir sensaciones? –Se dijo para sus adentros-
    Sin lugar a dudas eso era lo que lo separaba de la posibilidad de ser escritor, le resultaba una tarea exageradamente denodada conseguir el modo de poder describir sus sensaciones, sin embargo, ¿quien sabría como describir esas certezas que salían de la boca de este personaje desconocido, lejano, taciturno, que en lugar de invitarlo a tomar distancia, lo invitaba a seguirlo a donde fuese?
    Pablo no encontraba otra respuesta en su repertorio que ese “Si” escueto que dejo resbalar por su boca mientras el extraño se levantaba raudamente para abandonar el bar sin mirar hacia atrás.


    -Ese viejo debe ser algún chifladito que habrá escuchado al mozo decir tu nombre, ¡no seas boludo Pablito, me extraña de vos!- Dijo Gastón-
    -Lo único que me falta es que el único día que tengo para dormir hasta las doce del mediodía me lo arruines porque tenes una “extraña sensación” respecto a un tipo que sin dudas tiene algún desequilibrio mental y “crees que esa es la historia que buscabas”. ¡No me jodas Pablo!-Agrego Ezequiel-
    -Listo chicos, no hay drama, me preparo la camarita y voy solo.
    -Ahora la querés jugar de pobre tipo ¿no?
    -Para nada, eso si, yo pensaba que ustedes me conocían lo suficiente como para saber que yo soy el primero que diría que no, si no tuviera esta sensación en el medio del estomago.
    Gonzalo y Ezequiel se miraron con la mirada del que se resigna.
    -¿El domingo a que hora?-Preguntaron al unísono-
    -A las nueve-Dijo Pablo con una mueca que se quedaba en el medio de una sonrisa.


    La niebla aun no se disipaba por esas horas de la mañana.
    Los domingos tienen esa fantástica certidumbre de que algo finaliza.
    Esa vieja casona en el barrio de Villa Crespo se veía desde que uno doblaba la esquina, imponente en medio de la cuadra, con sus viejos postigos, su zaguán descoyuntado, su jardín desprovisto, escaso, sus paredes añejas cargadas de viento.
    Los tres muchachos habían llegado diez minutos antes de las nueve y desde allí vieron como la puerta principal se habría y el extraño dejaba asomar su notable figura.
    -Bienvenidos -Dijo-
    -Buen día -Respondieron-
    -Deben saber que una vez que ingresen a este lugar, tendrán la posibilidad de ver cosas que pocos ojos han podido palpar, o la imaginación mas ilustre haya podido albergar o mucho menos que hayan resonado en cuerda bocal alguna.
    -Será un grato honor entonces –Dijo Pablo-
    -Espero que así lo consideren ustedes –Respondió el desconocido-
    Gastón y Ezequiel cruzaron miradas de desconcierto y un extraño sabor se les incrusto en las salivas. Solo fingieron carraspera antes de dar el primer paso para ingresar a la casona.

    Lo primero que sintieron al dar un paso dentro de alli fue un zumbido en los oídos que les erizo cada bello de su cuerpo, y en ese instante tuvieron la certeza de que en esa casa realmente existían historias para contar.
    Desde las paredes podía oírse el murmullo de los años pasados que habían dejado sus marcas en forma de humedad, de colores grises y tonos amarillos. Sin embargo estas primeras paredes solo contaban el final de la historia, ya que el principio se encontraba a unos metros; bajando los escalones hacia el sótano, donde comenzaban los interminables túneles alguna vez construidos por los esclavos negros que vagaban por ellos intentando escapar de sus dueños.
    Esos pasillos sin dudas contaban historias que jamás se habían oído y que sin embargo aguardaban ansiosas poder gritárselo al mundo nuevo, que ignoraba sus voces. Pablo, Gonzalo y Ezequiel habían sido elegidos para que aquella tarea sea cumplida.

    -Bien.-Dijo el extraño y por primera vez una sonrisa le asomo en el rostro cuarteado por los años y de quien se podía tener la certeza de que aquellas paredes podían contar innumerables historias.
    -Nuestras voces al fin tendrán oídos donde poder reposar, nuestros ojos a través de los suyos podrán ver mas allá de las gastadas pupilas y por fin nuestros espíritus estarán en paz con los años que ya no vuelven- Al extraño se le oscureció aun mas el rostro mientras los otros tres comenzaban a sentirse perturbados por semejante escenario.
    -Acompáñenme, que los ojos jamás dirán mentiras, ni las bocas podrán falsear semejantes verdades-
    Se miraron. Gonzalo y Ezequiel hubieran salido corriendo, pero como era de esperarse el primero en seguir al extraño sin mirar atrás fue Pablo, por lo que los otros dos caminaron tras el.
    En la humedad de aquel túnel se dificultaba respirar y de no haber sido por la luz de la cámara aquel corredor no podría transitarse sino a tientas. De pronto la imagen que se les represento delante de sus ojos no pudo hacer mas que dejarlos estupefactos, de no encontrarse absortos, hubieran advertido como sus rodillas se juntaban y separaban, con un ritmo de mal cardiaco.
    Un hombre negro con el rostro desencajado, en sus ojos desorbitados solo se distinguía el odio con el que tomaba su látigo y golpeaba sin misericordia la espalda hecha girones de otro hombre (blanco) encadenado a una pared de la cual la sangre no dejaba de derramarse.
    -Este hombre que ven aquí, con la espalda abierta de par en par, no es otro sino el dueño de este hermano que le proporciona semejante suplicio. Este hombre con la espalda abierta de par en par en sus años de dominio sobre nuestra Gente solía hacer exactamente lo mismo que hoy recibe como pago de sus malos actos.-
    Nadie pudo emitir el mínimo comentario, sin embargo en esta instancia, ya ninguno podría volver atrás.
    Así mientras transitaban aquellos pasillos, que alguna vez los esclavos negros de estas tierras construyeron intentando huir de los castigos, intentando agruparse para soportar, así pudieron ver como todos y cada uno de sus torturadores pasaban a ser hoy en carne y espíritu los torturados.
    Los tormentos mas sangrientos se iban haciendo presentes uno detrás del otro hasta que el extraño a mitad de uno de los corredores se detuvo de golpe y miró fijo a Pablo.
    -Han pasado casi trescientos años- Le dijo-
    -Al fin hoy será el momento de descansar, hoy a través de ustedes el resto de las personas sabrá que al menos un horror hacia nuestra Gente habrá sido completamente vengado.
    -Hoy entre ustedes se encuentra el ultimo descendiente de un grupo de seres despreciables que torturo a nuestros hombres y violó a nuestras mujeres, hoy entre ustedes se encuentra el ultimo eslabón de una cadena herrumbrada y putrefacta por el mal. Hoy por fin hayamos el modo de quitar la raíz de una fetidez que nos costó trescientos años erradicar.
    -Ahora podrás entender como tu familia carga con una historia de muertes jóvenes y desapariciones extrañas. ¿Verdad Pablo?
    Nunca antes habíamos podido dar con ustedes sin que hubiesen dejado su semilla de maldad sobre suelo alguno. Sin embargo esta vez lo conseguimos, hoy termina nuestra lucha, hoy descansaremos al fin.-
    -¿Yo?- Dijo Pablo, mientras el extraño ya había colocado un grillete de acero en su muñeca derecha sin que el lo hubiera advertido.
    -¡Noooooooooooo!- Fue el ultimo grito que se oyó mientras el extraño apagaba la cámara de un golpe y la oscuridad se adueñaba enteramente de aquel pasillo asfixiante.







    Victor E. Alonso Alvarez
    Poeta Master - Miembro Honorario
    Poeta Master - Miembro Honorario

    Masculino Mensajes : 1084
    Fecha de inscripción : 31/07/2010
    Localización : Puerto Rico
    Humor : Mi humor... es bastante bueno... eso dicen.. jajaja

    Re: Tres siglos

    Mensaje por Victor E. Alonso Alvarez el Sáb Ene 15, 2011 11:18 am

    Totalmente intrigante... no me detuve (y no fue por cumplimiento) sino por que realmente queria saber lo siguiente! Me hubiera gustado saber si Ezequiel y Gonzalo salieron? que pasaria con la historia.. se publicaria? jejeje Pero realmente muy buena. Felicidades Nestor! una buena lectura.

    Nestor

    Masculino Mensajes : 326
    Fecha de inscripción : 08/11/2010
    Localización : Buenos Aires

    Re: Tres siglos

    Mensaje por Nestor el Sáb Ene 15, 2011 1:07 pm

    Victor E. Alonso Alvarez escribió:Totalmente intrigante... no me detuve (y no fue por cumplimiento) sino por que realmente queria saber lo siguiente! Me hubiera gustado saber si Ezequiel y Gonzalo salieron? que pasaria con la historia.. se publicaria? jejeje Pero realmente muy buena. Felicidades Nestor! una buena lectura.

    Estimado camarada!.....gracias por leerme y que esa lectura sea placentera me llena de orgullo y alegria!........logicamente dos de los tres contarian la historia.....Pablo estaba destinado a no contar nada mas!......un gran abrazo!

    Victor E. Alonso Alvarez
    Poeta Master - Miembro Honorario
    Poeta Master - Miembro Honorario

    Masculino Mensajes : 1084
    Fecha de inscripción : 31/07/2010
    Localización : Puerto Rico
    Humor : Mi humor... es bastante bueno... eso dicen.. jajaja

    Re: Tres siglos

    Mensaje por Victor E. Alonso Alvarez el Sáb Ene 15, 2011 1:17 pm

    Nestor escribió:
    Victor E. Alonso Alvarez escribió:Totalmente intrigante... no me detuve (y no fue por cumplimiento) sino por que realmente queria saber lo siguiente! Me hubiera gustado saber si Ezequiel y Gonzalo salieron? que pasaria con la historia.. se publicaria? jejeje Pero realmente muy buena. Felicidades Nestor! una buena lectura.

    Estimado camarada!.....gracias por leerme y que esa lectura sea placentera me llena de orgullo y alegria!........logicamente dos de los tres contarian la historia.....Pablo estaba destinado a no contar nada mas!......un gran abrazo!

    Bueno en este caso del que si lograron salir a tientas de ese lugar tan obscuro como lo describieron en caso de que no estuviera el alumbrado... pues me alegra saber que si la publicaron... esto me recordo a cierto modo las famosas tragedias griegas jeje La maldicion paso de generacion en generacion hasta llegar al Pablo... el ultimo de la misma.jejeje Buen trabajo!

    Nestor

    Masculino Mensajes : 326
    Fecha de inscripción : 08/11/2010
    Localización : Buenos Aires

    Re: Tres siglos

    Mensaje por Nestor el Sáb Ene 15, 2011 1:35 pm

    Mas que maldicion fue una busqueda.....pero bueno amigo.....otro halago mas y me voy a creer un buen escritor....por favor!!!!

    Contenido patrocinado

    Re: Tres siglos

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:39 pm


      Fecha y hora actual: Lun Dic 05, 2016 3:39 pm