Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Roto el mar
Mar Dic 06, 2016 5:50 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Mar Dic 06, 2016 4:11 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Lun Dic 05, 2016 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Capitulo 6. Encuentros

    Comparte

    PoEtEsS
    Poeta Autor-"Una Tarde De Café Musa Y Poesía"
    Poeta Autor-

    Femenino Mensajes : 537
    Fecha de inscripción : 11/12/2009
    Localización : Mira las estrellas y me hallaras en ellas...
    Humor : Tratando de escribir nuevamente

    Capitulo 6. Encuentros

    Mensaje por PoEtEsS el Dom Sep 05, 2010 1:28 pm

    La cafetería estaba casi desierta esa mañana. ¿Qué tenía que ver yo en que Juan recuperara a Paula?, está loco si piensa que le voy a ayudar, ¿qué no se da cuenta de lo que pasa por mi corazón, por mi cabeza? ¿No me conoce lo suficiente como para ver en mis ojos que le sigo queriendo con toda el alma? No, no se da cuenta de nada, solo le importa ganar una guerra que ya la tiene perdida desde el principio.

    Estaba tan convencido de que la podría recuperar en tan solo una semana, pero qué rayos estaba pensando, se había vuelto loco, vivía en un mundo de fantasía, ni siquiera con la ayuda de Dante lo podría conseguir. ¿Seria Dante capaz de traicionar a Paula?

    Me encontraba en todas estas cavilaciones cuando la campanilla de la puerta de la cafetería sonó, era Dante.

    -Hola Dante, qué te sirvo
    -Hola Susan, qué me recomiendas
    -Supongo que vienes a ver a Juan así que… creo que solo debe de ser una taza de café
    -Si, pero tengo hambre – rio a rienda suelta
    -Ok, un desayuno completo entonces
    -Suena mucho mejor
    -Ahora dime, cómo rayos se te ocurre pensar que te voy a ayudar con lo que quieres, no te das cuenta que Paula esta con un hombre que realmente la ama

    Dante y Juan discutían, al parecer Dante no estaba muy de acuerdo con lo que tramaba Juan.

    -Esto ya empezó y quieras o no tendrás que ayudarme – Juan amenazo a Dante, qué se traen estos dos
    -No te ayudare a nada, ¿acaso crees qué Paula te perdonara? estas muy equivocado, ella ya NO TE AMA – estas últimas palabras Dante las recalco muy bien, casi se las grita a Juan
    -¿Y acaso tu quieres que se entere cómo la encontré?
    -No, pero eso no te da derecho a chantajearme

    Mientras Dante y Juan seguir discutiendo tenía que hacer algo, no podía dejar que Juan volviera a arruinar la vida de Paula, tenía que hacer algo, pero qué. Decidí que lo mejor era llamar a Paula, ella tenía que saber que era lo que estaba pasando.

    -¿Diga? – la voz que contesto se me hacia familiar pero no podía identificar quién era.
    -Perdón se encontrara Paula – no podía poner sobre aviso a Juan o a Dante
    -¿Quién la busca? – la voz sonaba un poco molesta
    -Mi nombre es Susan
    -¡¡¡Ah hola Susan!!! – decía la voz un poco más calmada
    -¿Arturo? – pregunte sin mucha convicción
    -Claro, en un momento te comunico a Paula, espera.

    -Amor, te llaman – se escucho como la llamaba
    -¿A mí, quién?
    -Es Susan

    -¿Diga? – qué alivio era escuchar la voz de Paula, estaba bien
    -Hola Paula, ¿Cómo te encuentras?
    -Bien Susan, ¿Qué pasa? – su voz sonaba un poco molesta, seguro que había interrumpido algo importante.
    -Pues… no se por dónde empezar… - ya no estaba tan segura de decirle lo que pasaba
    -Susan ¿estas bien? dime ¿qué es lo que pasa?
    -Veras, aquí en la cafetería se encuentra Juan…
    -No me interesa – me interrumpió y casi cuelga
    -Espera Paula, por favor no cuelgues
    -Susan, en verdad no me interesa
    -Es que también esta Dante y están juntos – no encontré mejores palabras para soltarle la bomba

    Hubo un silencio incomodo en el cual pensé que Paula ya había colgado

    -Paula, ¿sigues allí?
    -¡¿Cómo que juntos?! – casi me deja sorda, si que le había molestado esa situación
    -Cálmate y déjame explicarte
    -¡¡Susan habla!! – casi me exigió, si que había sido un error haberle llamado pero que mas podía hacer.
    -Están discutiendo, Juan quiere recuperarte y esta chantajeando a Dante para que le ayude a deshacerse de Arturo y así poder recuperarte, pero yo… Paula yo… lo amo, no puedes regresar con él, ¿entiendes? – le rogué con lagrimas en los ojos.
    -Susan, tranquilízate voy para allá a terminar con todo esto de una vez por todas. – Me dijo tratando de tranquilizarme- Susan escúchame, no dejes que se marchen, haz lo que tengas que hacer pero no dejes que se vallan, ¿entendiste?
    -Pero…
    -Hazlo Susan, solo hazlo…

    Paula colgó el teléfono, que voy a hacer para mantenerlos ocupados…

    -Ven acuéstate conmigo otra vez – me dijo Arturo cuando vio lo apurada que estaba, pero no podía dejar pasar otro día mas con esta situación, volvió Juan a mover mi universo otra vez y la verdad no lo permitiría, o será que tal vez quería verlo
    -No mi amor, tenemos que irnos – le dije en un susurro y lo bese de nuevo, quería alargar mas ese momento
    -¿Qué pasa? – me dijo en un tono asustado y se levanto para ir por su ropa
    -Ufff, espero que nada mi amor, - le dije aunque no estaba tan convencida – espero que nada… - volví a repetir esta vez en un susurro, esta vez solo para mí.

    Dante y Juan seguían discutiendo, a cada momento aumentaban mas el volumen de su voz, fue así únicamente como pude enterarme de todas sus palabras. Hasta ese momento no me había acercado más que para dejarles su orden. No había gente en la cafetería, que raro, pero no quería que me involucraran en sus planes absurdos.

    -Mira Dante, tú me ayudas a recuperar a Paula y yo… - decía Juan en tono persuasivo
    -Y tu nada – lo interrumpió Dante de una forma tajante – ya te dije que no te voy a ayudar, ella es feliz déjala de una vez
    -Ella no puede ser feliz con nadie más que conmigo – el tono prepotente de Juan se hizo presente, cuánto se había tardado.
    -Susan, me traes la cuenta por favor – me grito Dante desde su mesa
    -¿¡Eh!?... ¡Ah… si… claro… la cuenta…! – rayos se van a marchar y ni Paula ni Arturo han llegado que voy a hacer, qué hago, qué digo

    Como pude me acerque a su mesa, de verdad estaba demasiado nerviosa, que podía decirles para que se quedaran un poco mas y darles tiempo de que llegaran

    -Susan, ¿te encuentras bien? – me pregunto Dante, ya era típico en él que se preocupara por los demás, ¿pero por mi?
    -¿Disculpa?
    -Estas pálida Susan, ¿te sientes bien?
    -Un poco – perfecto mi palidez había ayudado en estos momentos, con la excusa de sentirme mal podría retenerlo un poco mas – ¿Puedo preguntarles algo? – sabia que con esto me metería en un gran lio pero tenía que saber lo que estaban tramando
    -No Susan, no te metas – otra vez Juan y su egolatría

    Lo ignore y continué hablando con Dante, me senté a su lado ya que era el único que daba muestras de querer irse

    -Dante… ¿Cómo fue que Juan encontró otra vez a Paula?

    Dante no podía creerlo, su cara de sorpresa me lo dijo todo

    -Susan… yo… este… ¿Cómo conoces a Juan? – me soltó la pregunta de pronto, no podía creerlo, precisamente lo que no quería contestar seria la clave de todo este embrollo.
    -Bueno yo… - le puedo decir la verdad o puedo mentir, pensé para mí en esos momentos
    -Susan es la mujer por la cual deje a Paula, ella es la responsable de que ahora estemos aquí – ni siquiera pude decir palabra alguna, Juan le había dicho a Dante quien era yo y ni siquiera pude defenderme
    -Espera… yo no fui la causante, tú tomaste la decisión ¿o ya lo olvidaste? – tenía que decir algo a mi favor, Dante tenía una cara de querer golpearme en esos momentos
    -No lo he olvidado y ya discutimos sobre ese asunto, ahora Susan márchate que tenemos cosas que hablar
    -No me voy a ir, quiero que me digas como fue qué lograste hallar a Paula – si estaba molesta, pero que se podía esperar de un tramposo como Juan
    -¡¡Ja!! Eso fue gracias a Dante
    -Oye yo… - decía Dante en esos momentos con una voz que no parecía la suya sino de alguien de ultratumba, me gire para mirarlo
    -Dante… ¿Eso es cierto? – no podía creerlo, Dante traicionando a su mejor amiga, cómo podía ser
    -Si, pero… solo fue porque me encontraba muy ebrio y Juan se aprovecho de eso
    -¿Paula lo sabe?
    -No lo creo
    -No te preocupes querida Susan, lo sabrá, ya lo sabrá… - el tono petulante de Juan me gustaba cada vez menos. `¡¡Dónde estará Paula que no llega!!

    Mientras en la casa de Paula

    -Vamos amor, tenemos que irnos, algo está por suceder y espero que no nos afecte demasiado
    -Paula, detente… ¿Qué es lo que pasa? – el tono de Arturo era alarmante estaba preocupado, pero que podía hacer, no podía dejar que Juan entrara otra vez a mi vida pero no lo podía hacer sola.

    Me senté en la orilla de la cama y como pude le dije lo que había hablado con Susan, su cara paso de la sorpresa a la tristeza

    -Paula tengo que decirte algo y tal vez me odies por esto, pero debes saber que estaba muy confundida y debo pedirte que me perdones – era la primera vez que Arturo hablaba así, algo grave debió de haber sucedido
    -¿Qué pasa cariño? Por favor no me asustes

    Arturo se levanto de la cama

    -Ayer que encontré a Juan me dio algo para ti, pero no sé si debo dártelo o si quiero dártelo
    -¿Para mí, que te dio?

    Arturo saco de sus jeans una tarjeta y me la extendió con muchas dudas marcadas en el rostro y con lágrimas a punto de rodar por sus mejillas. Me quede en silencio tratando de saber que podía decirle, una tarjeta con los datos de Juan, no sabía cómo podía reaccionar a esto

    -Paula, por favor dime algo – se arrodillo frente a mí y me apretó con una de sus manos las mías que estaban sobre mis rodillas y con la otra alzo mi rostro para que lo mirara. No sabía que había en mi rostro pero Arturo solo espero a que hablara
    -¿Cómo pudiste…? – fue lo único que pude articular y me levante de la cama dejándolo aun arrodillado, empecé a gritarle, porque lo hacía. – Dime Arturo ¿Por qué lo hiciste?
    -Paula yo… - ni siquiera le deje empezar
    -Tú nada Arturo, no tenías ningún derecho a ocultarme algo así, ¿entiendes? Solo quiero saber por qué demonios lo hiciste – cada vez estaba más alterada a punto de un ataque de ansiedad, Arturo lo sabía y solo me abrazo, trate de deshacerme de su abrazo pero había algo en mi que no me lo permitía, claro que sabia porque lo había hecho
    -Paula, lo hice porque no estaba seguro, porque no quería verte derramar ni una sola lagrima por ese tipo, lo hice porque te amo aunque eso suene egoísta de mi parte, lo hice porque no quiero perderte. ¿Acaso eso es muy difícil de entender?
    -No… pero…
    -Lo sé cariño, estuvo mal pero entiende mi posición – me dijo mirándome a los ojos y me abrazo con más fuerza y me beso suavemente
    -Perdona, pero no tenias porque no estar seguro de mis sentimientos hacia ti, no me gusta que dudes de eso, hemos pasado por tantas cosas juntos que Juan solo es un obstáculo más, un obstáculo que sabremos librar JUNTOS
    -Ahora lo sé, perdóname amor, te lo pido – estuvo a punto de arrodillarse pero no lo deje, solo tome su rostro entre mis manos y lo bese – Ahora amor, dime que es lo que está pasando que tenemos que salir con tanta prisa
    -Juan y Dante están en la cafetería donde trabaja Susan
    -¿Dante...? ¿Pero qué…? – su rostro mostraba sorpresa, él tampoco podía creerlo
    -Si, también es una sorpresa para mí, pero quiero saber qué es lo que está pasando, anda vámonos ya que Susan debe estar vuelta loca con esos dos, dicho esto lo bese nuevamente y deje que se vistiera

    La puerta de la cafetería se abrió y la campanilla sonó, no podía creerlo, si me levantaba ahora Dante podría marcharse y ahora que podría hacer…
    Dante y yo nos giramos para ver quién era, casi nos besamos por el acercamiento de nuestros rostros, apuesto que los colores se me subieron al rostro…

    -Tienes que trabajar, déjanos… - Juan se quedo mudo en el momento en que vio quien entraba a la cafetería
    ************************************************************************

    Querid@s, este capitulo esta un poco enredado pero aun asi espero les guste

    Besitos desde las sombras

    REYNA GALACTICA
    Admin de café poético
    Admin de café poético

    Femenino Mensajes : 2251
    Fecha de inscripción : 11/12/2009
    Localización : VENEZUELA
    Humor : ME GUSTA DISFRUTAR DEL SANO HUMOR

    Re: Capitulo 6. Encuentros

    Mensaje por REYNA GALACTICA el Lun Sep 20, 2010 12:34 am

    ja,ja,ja! Nos tienes en suspenso! de verdad que se armó un lio!

    PoEtEsS
    Poeta Autor-"Una Tarde De Café Musa Y Poesía"
    Poeta Autor-

    Femenino Mensajes : 537
    Fecha de inscripción : 11/12/2009
    Localización : Mira las estrellas y me hallaras en ellas...
    Humor : Tratando de escribir nuevamente

    Re: Capitulo 6. Encuentros

    Mensaje por PoEtEsS el Sáb Oct 09, 2010 9:45 pm

    REYNA GALACTICA escribió:ja,ja,ja! Nos tienes en suspenso! de verdad que se armó un lio!

    Mi querida Reyna, tal lio se armo que no encuentro la forma de desamarran los hilos, pero ya casi esta el final de esta historia solo pido un poco mas de tiempo

    Contenido patrocinado

    Re: Capitulo 6. Encuentros

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 6:54 pm


      Fecha y hora actual: Jue Dic 08, 2016 6:54 pm