Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Roto el mar
Mar Dic 06, 2016 5:50 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Mar Dic 06, 2016 4:11 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Lun Dic 05, 2016 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    LA BÚSQUEDA.

    Comparte

    sercas812
    Poeta Reconocido
    Poeta Reconocido

    Mensajes : 914
    Fecha de inscripción : 29/05/2010
    Localización : Montevideo - Uruguay
    Humor : en algún lado de la cabeza cuando rebota la neurona.

    LA BÚSQUEDA.

    Mensaje por sercas812 el Lun Jul 26, 2010 4:03 pm


    Al niño le comenzaron a enseñar su nombre. Al principio se negaba, porque aquello que se decía su nombre más bien se parecía a un epitafio y nadie que estuviese cuerdo querría un epitafio. En las mejores escuelas intentaron cubrir ese abismo de no nombrarse y si bien su actitud de aprendizaje era sobresaliente, sus profesores tenían graves dificultades para llamarle la atención, pues como va dicho, no reconocía su nombre.
    El muchacho fue creciendo con la certeza de tal actitud y cada vez que alguien lo llamaba, creía ver a un enterrador dando paladas escamando el aire. Y aunque muchos sospechaban su locura y otros sencillamente lo declaraban más que chiflado, creía claramente que su verdadero nombre derivaba e una trama de palabas que analizadas con absoluta paciencia, destejiendo lentamente esa tela, dejaría a la intemperie la desnudez de su ser cubriendo el velo de su alma, absolutamente sinuosa sobre su sombra. Sólo así se hallaría en condiciones de resumir en pocas letras cómo llamarse y entonces dejaría de sudar sangre en las noches insomnes, bajo la pálida luz de una lamparita que colgaba de la techumbre como un ahorcado, llena de mosquillas atrapadas por el averno suspendido e incandescente. No obstante, al cumplir los veinte años, aún no conseguía salir del laberinto. El método más tradicional de cómo conducirse por ellos, es decir, que ante cada encrucijada se debe tomar a la izquierda y siempre a la izquierda para llegar al centro, modificado convenientemente a la búsqueda de las palabras necesarias, había fracasado una y otra vez.
    Entonces imaginó diferentes combinaciones proveyéndose de la cábala, porque la búsqueda -creía-, debía iniciarse en algún punto de su pasado contenido en laberintos circulares unos con otros que lo abarcaban hasta el presente y que lo lanzaban ineludiblemente al infinito.
    Así, cada vez usaba más de su tiempo en meditar en estos menesteres y menos en desarrollar las obligaciones sociales propias de su distinguida familia. Un enjambre de eruditos entraron por los portones de la mansión prometiendo ayudar al perdido: evangelistas, pentecostales, católicos exorcistas, psiquiatras, psicólogos de las más variadas escuelas, brujos, quirománticos, lectores de la borra de café, médiums y curanderos. Todos desanduvieron su camino hasta la puerta sin acertar un resultado. El joven permanecía cada vez mas absorto y los familiares ya casi no reconocían su voz. De vez en cuando escupía algo como “todo es insignificante”, pero ante la pregunta de qué cosa era insignificante, un silencio volvía a apasentarse en él.
    Existían ciertos momentos en que si uno escuchaba atentamente, farfullaba una especie de cantinela reiterativa, una serie casi gutural de letras probablemente desordenadas o al menos dispuestas bajo ciertas circunstancias incomprensibles cual si fuesen mantras que repetía imperceptibles las comisuras de sus labios. Luego regresaba al silencio más absoluto y sus ojos por momentos parecían olvidados del lógico acto de pestañear.
    De esta manera pasaron algunos años, aunque confieso que observando la humanidad de este hombre, nadie diría que está por cumplir cuarenta y cinco. Creo que salvo el baño, no conoce otro lugar que frente a la ventana por donde pasa el cielo que le matiza los días.
    La última vez que lo vi, Osmar levitaba tranquilo, con los ojos cerrados.

    REYNA GALACTICA
    Admin de café poético
    Admin de café poético

    Femenino Mensajes : 2251
    Fecha de inscripción : 11/12/2009
    Localización : VENEZUELA
    Humor : ME GUSTA DISFRUTAR DEL SANO HUMOR

    Re: LA BÚSQUEDA.

    Mensaje por REYNA GALACTICA el Miér Jul 28, 2010 8:32 pm

    Hola Sergio! Que relato tan curioso este que traes! Me quede esperando la frase del epitafio. Los años pasaron, llegaron los 45 y resulta que se llama Osmar. Felicitaciones.

    sercas812
    Poeta Reconocido
    Poeta Reconocido

    Mensajes : 914
    Fecha de inscripción : 29/05/2010
    Localización : Montevideo - Uruguay
    Humor : en algún lado de la cabeza cuando rebota la neurona.

    Re: LA BÚSQUEDA.

    Mensaje por sercas812 el Jue Jul 29, 2010 10:12 am

    REYNA GALACTICA escribió:Hola Sergio! Que relato tan curioso este que traes! Me quede esperando la frase del epitafio. Los años pasaron, llegaron los 45 y resulta que se llama Osmar. Felicitaciones.

    jajaja...porqué epitafio... si entendiste la mecánica del tronco del cuerpo del cuento,,, podrías adivinar o que tiene cierre inesperado o abierto.... que un tipo después de la hondura de su pensamiento... levite...si eso no te parece suficiente... jajaja...qué hago... dejálo pobre... jajaja... todavía no se voló por la ventana... jajaja... pero tiene el transfondo de un tema que Jorge Luis Borges ha abundando. El tema es... cómo sabe el relator que se llama Osmar. Bien. Un beso.

    REYNA GALACTICA
    Admin de café poético
    Admin de café poético

    Femenino Mensajes : 2251
    Fecha de inscripción : 11/12/2009
    Localización : VENEZUELA
    Humor : ME GUSTA DISFRUTAR DEL SANO HUMOR

    Re: LA BÚSQUEDA.

    Mensaje por REYNA GALACTICA el Jue Jul 29, 2010 10:26 am

    En los años de secundaria básica de que existe un tipo de narrador que es omniciente, sabe todo de los personajes! Me sorprendió que al final revelara el nombre. Felicito tu imaginación!

    sercas812
    Poeta Reconocido
    Poeta Reconocido

    Mensajes : 914
    Fecha de inscripción : 29/05/2010
    Localización : Montevideo - Uruguay
    Humor : en algún lado de la cabeza cuando rebota la neurona.

    Re: LA BÚSQUEDA.

    Mensaje por sercas812 el Jue Jul 29, 2010 12:38 pm

    REYNA GALACTICA escribió:En los años de secundaria básica de que existe un tipo de narrador que es omniciente, sabe todo de los personajes! Me sorprendió que al final revelara el nombre. Felicito tu imaginación!

    Bueno... eso es una opción...También me remito a la primera frase del cuento... yo no dije que no tenía nombre, dije lo que al protagonista le hacía sentir ese nombre... luego en el final queda abierto porqué ese nombre y qué significa...mmm... una masa para gente que no inquiere... jajaja... soy bastante jodido... jajaja... bien. Un besote.Sergio.

    Contenido patrocinado

    Re: LA BÚSQUEDA.

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 5:43 am


      Fecha y hora actual: Sáb Dic 10, 2016 5:43 am