Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Abrid, abrid al sol de la alegría
Ayer a las 8:25 pm por caminandobajolalluvia

» Por el alma del trovador
Ayer a las 4:37 pm por Miguel Visurraga Sosa

» Insomnio
Ayer a las 4:34 pm por Miguel Visurraga Sosa

» Equinoccio primaveral amor reverencial
Ayer a las 4:31 pm por Miguel Visurraga Sosa

» Eres cual estampido…
Ayer a las 5:22 am por caminandobajolalluvia

» Mi ángel
Vie Ene 18, 2019 11:05 pm por caminandobajolalluvia

» todo se paga
Vie Ene 18, 2019 10:54 pm por caminandobajolalluvia

» Sonetos para Érica
Vie Ene 18, 2019 10:44 pm por caminandobajolalluvia

» En temprano rocío...
Vie Ene 18, 2019 10:41 pm por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Espejo de lunas

    Comparte
    avatar
    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 8450
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Tu Puedes Espejo de lunas

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Mar Sep 11, 2018 7:06 am

    Espejo de lunas


    La noche no apacible, golpea sus sombras
    y sacude el polvo de sus heridas fugaces,
    la sombra en el ardid de su nombre, me nombras
    con un lucero atroz de seguimientos voraces,
    de solas copias hermosas, de ventisquero falaz,
    de rüina hermosa, de hombre ó torcaz,
    de nombre, hechizo ó sudor inclemente
    que fustiga el atardecer de la gente…

    La noche, vocea la sombra de aquellos mares
    donde la luz peregrina; donde las fauces habitan
    su descuello precoz, de sabores que amares,
    cual espejo de lunas: su voz propiciara y hesitan,
    el claustro, la nieve veloz, el solo Misterio de Adán,
    el tacto mordaz, el ala que encuentra su ala
    hediondo pulgar en asedio intercala
    constancia voraz, que promulga su tedio de afán…

    La noche inclina su sombra, su hosca bandera
    su ruina sapiente y herida comanda una esquina,
    madero de sombra que arrüina, aún Primavera,
    aún la distancia que gime, es heraldo y endrina
    sonrisa en lo afable, y multitud soberana
    que esconde en mi bataclana, el dolor
    las ascuas que por mar son prohibidas: la flor,
    el color de las dulces paganas, y aún a su hermana…

    Precoz intento de batir sobre el suelo,
    el constante asomo del dormir en tu anhelo
    de fuga y hechizo, de solo rubor pasadizo,
    crepitar en su fuego el lobo candente
    su risa, su boca aun mimetiza, afluente
    su riego, que esparce el furor de su fuego: huidizo
    almenar, que su boca traspone juglares
    en horas dispuestas de amor, y sombras negares…

    Su luna transpira en la fuente: su boca bermeja
    y el sólido imán se perpleja, su sombra cadente,
    y en oro, su voz no prohíja, y aún ya no espeja,
    dolores del mar que en las sombras sus voces candentes
    efímeros rasgos del río, su voz en el trío veloz
    de las auras, rocían aún mañaneras, su ascua y su voz,
    su coste es aún la mañana en la sombra,
    plegaria que a mi voz herrumbra…

    …Y somete, su juego al dolor que acomete,
    su fuga veloz, su taimado universo promete...

      Fecha y hora actual: Dom Ene 20, 2019 7:40 am