Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» TRASLADO DE ENSUEÑO
Hoy a las 1:56 pm por Miguel Visurraga Sosa

» Con tal pasión,
Ayer a las 7:39 pm por caminandobajolalluvia

» Cabalgando a mi mundo de silencio
Sáb Oct 20, 2018 6:43 pm por Queenire

» Corolario, de versos en espumas
Sáb Oct 20, 2018 6:05 pm por caminandobajolalluvia

» Helada rosa
Miér Oct 17, 2018 5:07 am por caminandobajolalluvia

» Otra noche mas...
Lun Oct 15, 2018 10:47 pm por Queenire

» Así eres...
Dom Oct 14, 2018 11:45 pm por Queenire

» Un Gran Maestro En Mi Colegio
Dom Oct 14, 2018 11:04 pm por diegozo2012

» Tu desvelo
Dom Oct 14, 2018 1:51 pm por caminandobajolalluvia

Temas similares

    Los posteadores más activos de la semana

    ¿Quién está en línea?

    En total hay 8 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 8 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

    Ninguno


    [ Ver toda la lista ]


    La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

    Flujo RSS


    Yahoo! 
    MSN 
    AOL 
    Netvibes 
    Bloglines 

    Navegación

    Galería



      Súbita querella

      Comparte
      avatar
      caminandobajolalluvia
      moderador de café poético
      moderador de café poético

      Masculino Mensajes : 8358
      Fecha de inscripción : 19/12/2009
      Localización : Buenos Aires, Argentina
      Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

      Súbita querella

      Mensaje por caminandobajolalluvia el Vie Ago 03, 2018 9:02 am

      Poesía para Clotilde Román. Mi única estrella. Y mi único Sol.

      Súbita querella

      Súbito ardor elocuente, de mil estrellas
      para mi diurna clave, todas mis querellas:
      Veo tu rosa abrirse, y el perfume de doncellas
      queda atrás, en la noche; aun de las más bellas.
      Haces, de mí, noche estrellada
      que tu Canto y fortuna con tus versos
      brilla al alba desnuda, de tu hallada
      sombra de mi Amor: cabellos tersos…

      Ooh, Torre despiadada! Flechas mi corazón
      con un arquero de Luna. Tu sonrisa es la Prisión,
      y tu corazón fortuna. Que mi endeble pasión,
      de ultimado poeta, canta en tu corazón
      con la endiablada Saeta. Bebo el cáliz de tu nombre,
      por donde frecuenta la noche, mi pordiosero reproche
      de Soñador hasta el fin… Me siento el hombre
      Más afortunado de la Tierra, porque he visto tu noche

      Desafiarme con decenas, de privanzas en las venas,
      de Mazmorras de abriles, y Septiembre encadenados,
      a tus ojos Letrados, de belleza sofocados,
      en mi cielo de laureles, eres la rosa que drenas,
      los suspiros en mis venas, de tu ósculo llamados,
      contentando las arenas, con tu belleza impregnada
      de flores en la almohada; de labios, que encadenados,
      buscan ser Enamorados, Ooh de ti, Enamorados!

      No cesaré de escribirte, ni fecundar a la Rosa
      que su virtud golosa, no frecuentaba primero
      el acierto del velero, que en un vigor de acero,
      a los mares intuía, cual porcelana gozosa…
      Porque eres tú mi Rosa! Y de ti, cada espina
      no la celebro marina, en tu boca coralina,
      de mi enramada virtud: porque separa la harina,
      de este pan que me abrasa, cual silencio de tu fina

      Y enamorada sentina, de pronombres sofocados,
      y en la virtud, mirados: con el nombre en tu virtud,
      porque de ti enamorado, estoy. Cual almendros ultrajados,
      en la boca de tus fresas, animalando mi Sud,
      Cual la belleza que entrona, y de plegarias, aroma,
      busca en ti febril la poma, ante rotunda esmeralda,
      desafiando de tu falda, la mirada que rescalda,
      ultimando mi flaqueza, con sórdida redoma…

      Ante ti, soy el niño, que desafió su martirio,
      para encontrar su delirio, en tu joven beatitud.
      Y dejarás de ser joven, y dejaré de ser niño,
      pero el ósculo concilio, de tu belleza y virtud,
      puebla mis alas de goce, puebla mis oros de arrojo,
      anclando en ti mi ojo, y mis labios, senectud
      llegará sin la Odisea, pero mi púrpura despojo,
      de las flores de tus ojos, nutrirán mi esclavitud…

      Clotilde, eres la Mayor Poeta, de mi corazón salvado,
      por tus ojos de Saeta, a tu virtud, Coronado.

        Fecha y hora actual: Lun Oct 22, 2018 3:11 pm