Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Érica
Ayer a las 3:52 pm por caminandobajolalluvia

» Encarnación de tu belleza (2)
Dom Ago 19, 2018 8:05 am por caminandobajolalluvia

» Rosa en el silencio
Sáb Ago 18, 2018 10:27 pm por black rose

» "trizte recuerdo"...
Sáb Ago 18, 2018 10:21 pm por black rose

» detalles de amores
Sáb Ago 18, 2018 10:07 pm por black rose

» En aparente término (Luna en cuarto menguante)
Sáb Ago 18, 2018 6:05 pm por Miguel Visurraga Sosa

» Refugio íntimo de amor (Luna Nueva)
Sáb Ago 18, 2018 1:21 pm por Miguel Visurraga Sosa

» Desamor enterrado
Sáb Ago 18, 2018 1:02 pm por Miguel Visurraga Sosa

» Antes de la primavera
Jue Ago 16, 2018 3:01 pm por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Paloma de ámbar

    Comparte
    avatar
    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 8317
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Besitos Paloma de ámbar

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Miér Jun 06, 2018 6:14 am

    Paloma de ámbar

    Sibilante como una mirada a través del ocaso,
    despierta moneda de oro de luz, de fracaso,
    ante las alas que esbozan suspiros de alas
    ya dulces marëas oprobian candentes bagualas…
    Errantes palomas, no dúctil el mar, Eritreas,
    fraguadas de goce y tumulto, de azor, de banderas
    irisan el ala la noche la sombra, de veras:
    enciende Paloma de ámbar, gentil, panaceas…

    Cual Salmo de oro, de bronce que añil nunca intento
    asir desde el ala de süeño, brocal albedrío,
    de forma, seduce el esmero, tenaz en el frío
    caduca un verbo de bronce, procaz argumento.
    Desluce el ala del viento, panoja en el río,
    y aduce, conforma el aliento que expío,
    tenaz, en el ala sedienta, tenaz, mi racimo
    cual labio del oro a tu rosa, intriga, aproximo…

    Ya dúctil orfebre de lunas, oprobio de ángel
    bandada, de luz confrontando cigüeña prendada,
    asido elemento hilvanado, -quizás de la nada-
    la glosa admitir no pudieras, tal vez, la mañana…
    Bordada de noches de oro, estrellas doradas:
    alcurnia a ti no regresa, regresa calladas
    las horas de horas que otros con saberlas heladas,
    buscaron en otros diluvios, tenencias guardadas…

    -Estrellas que caen- si ves una, quizás, es la noche
    que no te permite soñarlas, tal vez es la hora:
    dulcísima voz de la noche, tal vez, a deshora
    imán que no pudo el veneno, callar su fantoche…
    Asir la mañana, que esbelta, quizás en el río
    proterva si más no pudiere, quizás en estío,
    doblez de la luna, -batalla que asoma-
    ungida en el rostro perenne, que nunca redoma…

    Quizás es la hora desnuda, del viento ya calmo,
    ungir la proeza desnuda, el vuelo que duerme,
    soberbio en el atrio pudiente, perfil que se atreve
    mirar, sin tu rostro de nieve, de nieve retiene…
    Desnuda en el eco su ángel, y es ángel su adorno,
    preludio de voz que otras voces alcanzan en diezmo,
    si voz alcanzara de nuevo, tu sombra rediezmo,
    buscara en la noche tus ojos, tal cual los entorno…

    Mirada, faculta y si unge, palabras que exudas,
    privanza del lirio del ave, que en aves enviudas…

      Fecha y hora actual: Mar Ago 21, 2018 11:52 am