Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Lazos, en el crepúsculo
Hoy a las 6:58 am por caminandobajolalluvia

» Pregón incierto de tus labios
Sáb Sep 15, 2018 9:21 am por caminandobajolalluvia

» Tanto que Agradecer
Vie Sep 14, 2018 4:45 pm por diegozo2012

» Todo en manos de Dios
Jue Sep 13, 2018 2:00 pm por diegozo2012

» Espejo de lunas
Mar Sep 11, 2018 7:06 am por caminandobajolalluvia

» Dulzura en tus jazmines…
Lun Sep 10, 2018 7:19 pm por nam nado

» Alma inerte
Dom Sep 09, 2018 6:59 pm por Miguel Visurraga Sosa

» Será el último canto
Dom Sep 09, 2018 6:31 pm por Miguel Visurraga Sosa

» Lluvia con cruz sello de sortilegio
Dom Sep 09, 2018 12:51 pm por Miguel Visurraga Sosa

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 7 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 7 Invitados

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Poesía para la Mujer

    Comparte
    avatar
    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 8341
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Besitos Poesía para la Mujer

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Vie Sep 29, 2017 8:18 pm

    “Nos es, entregada su frágil belleza,
    nos canta el sonido de su risa,
    la música se viste sólo con sus ojos:
    al corazón, es la fragancia de su rosa:
    Cuidemos con el alma, su alegría,
    para que Ella siempre se apresure
    a vestir dichas…”

    Poesía para la Mujer

    Ooh, déjame,

    besar el aliento que sofoca tu diurno cielo,

    anidar en la vertiente de plata de tu raíz, entre los omóplatos,

    decirle a tu sonrisa, que caigo desde tu nariz,

    hasta el anzuelo de tu lengua,

    privando tus dedos lirios, cual sedienta desnudez el desamparo atormenta…


    Déjame soñar, y sonreír

    dentro de tus lágrimas,

    que el nácar de tu cuerpo, perfuma en su azalea

    la soleada mancilla

    que tu costumbre iridiscente,

    -paloma de ámbar-

    ensilla y hace verbo

    con el destino de mis piélagos de sombra…


    Déjame estar recluido entre tu mentón y tus labios,

    coronado en desnudez, bajo el arbitrio

    de la rósea esbeltez de tus liras,

    anidando despierto, sepulto bajo tu silencio de mora…


    Bajo la doncella rosa de tus pies de plata, cuyo trébol

    amanece,

    en el Sol que me fulmina con la tierra…


    Ooh déjame traer reñidos arcos de tatuada sombra a tu caverna,

    en cuya miel

    distingue el oro

    las fauces de tu sollozo,

    de tu mejilla ámbar,

    en la cual,


    estoy yo preso…


    Déjame volar, con tus banderas de nieve al viento,


    déjame sentir la elocuencia divina de tu verso…

    La delicada espuma en cuyo mar se distingue la turquesa,


    el rostro cierto,

    la paloma vulnerada,


    el ardor de Prometeo,

    para libar

    con la costumbre de las mariposas,

    la suave Orquídea

    que nació de tu verano…



    Déjame, ser el príncipe

    que sube

    a tus labios


    Ooh, desde tu cintura,


    y estallar, como un fruto travieso,

    una pera de agua,

    el rostro latido de dulzura


    la ígnea sombra que recala tus cipreses,


    la bóveda estelar, que ciega la amapola,


    el canto ó las estelas que comandan aun a los cometas:


    ¿Qué es tu sonrisa, Vida, sin el coloquio de mis alas en la noche?


    Una copa de vino,


    que besa los labios

    de la Aurora…

      Fecha y hora actual: Jue Sep 20, 2018 11:05 am