Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Roto el mar
Mar Dic 06, 2016 5:50 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Mar Dic 06, 2016 4:11 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Lun Dic 05, 2016 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Dominun. fragmento de la obra Opus, Rumasa, Dominun, Sociata.

    Comparte

    Recaredo
    Poeta Autor-"Una Tarde De Café Musa Y Poesía"
    Poeta Autor-

    Mensajes : 3538
    Fecha de inscripción : 17/12/2009
    Localización : Barcelona (España)
    Humor : Mucho humor

    Dominun. fragmento de la obra Opus, Rumasa, Dominun, Sociata.

    Mensaje por Recaredo el Miér Jun 29, 2016 6:41 am

    (En su cadencioso caminar por el largo pasillo que habían tomado los Cardenales cuando salieron de las estancias del Papa, habían llegado a otra sala donde ahora conversaban. Marcinkus, ante la insistencia del Cardenal I por conocer la noticia, dice.)

    (Marcinkus---)
    Bueno;
    Ya que lo quieren saber…
    Acomódense en las sillas.

    (Cardenal I al oído del II)
    (Promete ser de interés.)

    (Marcinkus---)
    Es una cosa sencilla,
    y extraordinaria a la vez;
    que te eleva, que te humilla,
    que te hace comprender
    que de Cristo, la semilla
    aunque lenta y a hurtadillas,
    no ha parado de crecer.
    Una noticia preclara
    que, a hombres como nosotros,
    nos hace bajar la cara,
    y oprime nuestros escrotos
    cuando pisamos el ara.

    (Cardenal I, irónico---)
    Pues, sí que es noticia rara…

    (Marcinkus---)
    No mancille Su Eminencia,
    con malévola ironía,
    la verdad de esta alegría
    que brilla como mil soles,
    ante los burdos faroles
    que alumbran el alma mía.

    (Cardenal I---)
    No quisiera interrumpir
    Marcinkus, vuestra versión.
    Mas, siendo tal la ocasión…
    ¿Consideráis oportuno
    un acto de contrición?
    La noticia; con perdón,
    ¿Viene o no viene a este tema?
    Porque, según mi opinión;
    más bien parece un poema
    de mística inspiración.

    (Marcinkus---)
    Creo, Cardenal; que sí viene…
    viene volando en el viento
    para dejar en su puesto
    a personajes ruines,
    que no tienen otros fines
    que no sean ¡vivir del cuento!
    y, para decirme viene
    que yo, entre ellos me cuento.

    (Cardenal II---)
    Pero, Marcinkus ¿Estáis bien…?


    (Marcinkus---)
    Ya, ya, Eminencia; tranquilo…
    ya sé que os tengo en vilo
    por saber de qué se trata;
    pensarán y con razón,
    el por qué no me espabilo
    y no les doy más la lata.
    Recuerden que, si hablo así
    es porque me lo han pedido.

    Resulta que: El otro día,
    estando fiel en mi puesto,
    en ese despacho infecto
    que tengo en secretaría,
    tratando; que tontería,
    de encontrar una salida
    a la manzana podrida,
    que es nuestra economía…
    la cabeza me dolía
    de tanto telefonazo,
    y de tanto estamponazo
    que el secretario emitía;
    que más que dar con el sello
    con un mazo parecía.
    Tenía el índice cansado
    de marcar y más marcar,
    y el oído lacerado
    de escuchar al otro lado
    tanta ternura y halago,
    para después me colgar
    sin nadie haberme ayudado.
    Me sentía tan derrotado,
    por tanta puerta cerrada,
    que no me quedaban fuerzas
    para hacer otra llamada.
    En mi cerebro bullían
    las palabras que aquel día
    me vi obligado a escuchar,
    tan llenas de ambigüedad,
    de mentira y cobardía;
    que, el manto de hipocresía
    con que se querían tapar,
    resultó de celofán,
    aunque yo no los veía.
    Bancos, Cajas, Financieras
    cerradas a cal y canto,
    al diplomático encanto
    de mis quejas plañideras.
    Y, para colmo de mi espanto;
    las Ordenes religiosas,
    que, a esta casa deben tanto,
    de su poder orgullosas,
    nos hicieron otro tanto.

    (Cardenal II---)

    ¡Qué horror!
    Si el Papa llega a enterarse…
    Seguro le da otro infarto.

    (Cardenal I---)
    Hizo bien en no atenderos;
    pues, si estas cosas supiese…

    (Cardenal II---)
    No obstante; nadie se alarme,
    pero, si él continua así…
    ¡No me extraña que la palme!

    (Marcinkus---)
    Tengo la plena certeza
    que, si me hubiera escuchado,
    al menos, le habría bajado
    los humos de la cabeza.

    (Cardenal II---)
    Con una noticia así…
    Yo no lo creo, la verdad;
    a no ser que haya algo más,
    que no nos halláis contado…

    (Marcinkus---)
    Es que no me habéis dejado.
    La historia me habéis cortado,
    sin llegar ni a la mitad.

    (Cardenal II---)
    Perdón. Por favor continuad.

    (Marcinkus, grandilocuente)
    Siendo la rosa una flor,
    la más hermosa y más fina,
    nada resta a su primor
    tener la parte inferior
    poblada de aguda espina.

    (Los dos Cardenales aplauden al unísono la quintilla que acaba de hacer Marcinkus. )

    (Cardenal II---)
    Sois, Marcinkus, superior.

    (Cardenal I---)
    Sublime; diría el poeta.
    ¿Por qué de todos oculta,
    Eminencia, tuvisteis
    esta faceta?

    (Marcinkus---)
    Por ser muy reciente en mí;
    apenas hace unos días
    que yo mismo la sentí.

    (Cardenal II---)
    Por favor, continuad.
    No perdamos ya más tiempo;
    según vuestro bello ejemplo,
    estamos en la mitad.

    (Marcinkus---)
    Al colmo de mi paciencia,
    hablo ya, desde aquel día;
    cerrando la celosía
    me acomodé en mi sillón,
    cuando me dan la razón
    de que audiencia me pedían.
    -¡Que venga en otra ocasión!-
    Le dije a mi secretario,
    quien vino con la noticia
    y me miraba expectante.
    Y él me respondió llorando
    que no daba esta razón;
    siendo tal la demandante.
    ¿Y quien es? –le pregunté-
    -Quiere darle una sorpresa.-
    Y tú, le sigues el juego…
    -le dije con aspereza,
    mirándole frente a frente-
    ¿No ves cómo está el ambiente…?
    ¡Ay Señor, qué cruz, qué cruz!
    -Eminencia, os lo ruego;
    que no es carne de pasillo-
    Me imploró aquel pobrecillo
    en favor de la mujer.
    ¡Pues, hazla entrar de una vez,
    si le tienes tanto apego!
    Se marchó muy presuroso
    el joven seminarista,
    sin darme ninguna pista
    de quien era la mujer;
    deduje que era mujer,
    pues dijo, “la demandante.”
    ¿Quién será? Me pregunté,
    esa señora importante,
    que así logró conmover
    el bueno de mi ayudante.
    Que viene a pedir… ¡seguro!
    deduje por convicción,
    mientras cerraba el cajón,
    luego de coger un puro.
    Por suerte, no tuve tiempo
    de encender el grueso habano;
    el taconeo tan cercano
    que escuché en el corredor,
    me hizo sentir pudor,
    y lo solté de mi mano.
    -¿Da permiso Su Eminencia…?-
    Mi permiso concedido. (respondí)
    Las bisagras de la puerta
    emitieron su chirrido,
    y yo quedé sorprendido
    por tanta magnificencia.
    (Marcinkus hace una pausa, como emocionado por el recuerdo de aquellos momentos que ahora revivía. Los dos Cardenales le miraban expectantes instándole a continuar con la historia.)

    (Cardenal I---)
    Eminencia, por favor;
    no nos haga padecer,
    decidnos ya de una vez
    quien era aquella mujer.

    (Marcinkus---)
    Una monja diminuta,
    de aspecto insignificante;
    pero, he aquí la maravilla,
    ante ella, yo, un pigmeo
    me sentí en aquel instante.
    Esta monja diminuta,
    no mayor que una colilla,
    se me postró de rodillas
    haciéndome más enano,
    y tomó mi gruesa mano
    entre las suyas, enjutas,
    de pronunciados nudillos,
    y tras besar mis anillos
    me dijo así, resoluta:
    -Soy Teresa de Calcuta-
    Ya os conozco, Sor caridad.
    -Eminencia, perdonad
    si esta pobre pedigüeña
    ha venido a importunar.-
    Por favor, hermana, alzaos.
    No me hagáis sentir pequeño.
    Y con semblante risueño
    tomó postura normal.

    Para Teresa, es normal
    su cuerpecillo encorvado;
    por el trabajo cansado
    muestra un rostro macilento,
    por mil arrugas surcado,
    por mil razones contento.
    Como el del pobre indigente
    surgido de la penumbra
    es su semblante aparente;
    mas, el áurea de su frente
    como los cielos relumbra.
    -¿Cómo está Su Santidad?-
    Va tirando, como siempre.
    -Decidle que pregunté.-
    No temáis, se lo diré;
    para él será un consuelo.
    Bueno; hermana, ¿Qué hay de nuevo
    por esos mundos de Dios…?
    -De todo, menos amor.-
    ¡Ay, hermana! Eso no es nuevo.
    -Bueno…- Añadió la pobrecilla.
    - Siempre queda un rinconcito
    en el corazón humano,
    donde del Cristo Bendito
    crece la buena semilla.-
    Debe ser muy pequeñito…
    -Pequeñito, sí, pero brilla;
    y ya sabe, Su Eminencia,
    el efecto que produce
    en las tinieblas cerradas
    encender una cerilla.-

    Hablamos de muchas cosas,
    unas, las más, escabrosas;
    otras, las menos, triviales.
    Me contó de sus leprosos,
    de sus infinitos males;
    de cómo las mariposas
    vuelan las aguas gloriosas
    del Ganger y sus arrozales.

    Aprovechando este encuentro,
    hermana, ¡La felicito!
    Nunca fue tan acertado,
    en bien de la humanidad,
    ese premio que le han dado
    por su infinita bondad.
    -Muchas gracias, Eminencia;
    mas, si os digo la verdad…
    No me siento tan contenta.-
    ¡Hermana que estáis diciendo!
    No comprendo esa actitud,
    ante un honor semejante…
    -Pues yo me siento una extraña
    con algo tan importante.
    Ya que este premio; no obstante,
    que excita mi vanidad,
    no cubre ni la mitad
    del gasto que necesito,
    para arreglar un poquito
    mi saturado Hospital.-

    Su valor… Es sustancial…
    Le dije a la defensiva.
    Pues, comprendí de seguida
    lo que quería en realidad.
    Y, esta vez en verdad,
    nada le podía ofrecer
    a aquella noble mujer,
    que era toda caridad.

    -Ya lo sé, que es sustancial,
    Eminencia; faltaría mas…
    Este dinero, en verdad,
    me viene, como un regalo
    casi llovido del cielo,
    para gastarlo en consuelo
    del pobre necesitado;
    pues, ya sabe Su Eminencia,
    cuan numerosa es la grey
    que en Calcuta y en Bombay
    pululan la pestilencia.
    Este mundo de indigencia,
    oprobio del ser humano,
    está de Dios más cercano
    que aquel otro, de opulencia.
    Por ellos acepte el premio
    cargado de vanidad,
    por ellos puedo pecar
    cuando me siento ambiciosa,
    por conseguir cualquier cosa
    con que les pueda aliviar
    su miseria dolorosa.-

    ¡Ay, hermana! Aunque se empeñe;
    erradicar no podréis
    las miserias de este mundo.
    Os lo dice uno que entiende…
    Son como un pozo profundo
    que engulle cuanto le echéis,
    y su nivel no trasciende.

    -Eso, Eminencia, depende
    de qué le echemos al pozo…
    Si son migajas, seguro
    que el nivel en el futuro,
    si aumenta, será muy poco;
    en cambio, si echáramos
    nada más lo que nos sobra
    y a la basura tiramos…
    Pronto palparían su fondo
    la palma de nuestras manos.-

    Reconozco que es verdad,
    hermana cuanto decid;
    pero el mundo está hecho así,
    y no es fácil de cambiar.
    Existe otra realidad
    más recóndita y sutil,
    que nos hace ser así,
    aún a nuestro pesar.
    No es sencillo de explicar
    lo que os intento decir;
    y no quisiera incurrir
    en alguna ambigüedad,
    que os hiciera pensar
    que soy insensible o ruin.

    -Jamás una cosa así
    osaría pensar siquiera,
    por mucho que os oyera
    comentar o discutir.
    No he venido aquí a juzgar,
    sino, Eminencia, a pedir.-

    Ya lo supe, en cuanto os vi.

    -Luego, Eminencia, decid;
    vos conocéis mis proyectos,
    mi obra y necesidad…
    Fijar una cantidad
    sin que os duelan los ceros
    en el papel estampar;
    que yo sabré transformar
    en amor esos dineros.-

    Hermana; tomad asiento:
    -le dije con voz quebrada-
    Ya sabéis que, en todo tiempo
    por nos habéis sido amada,
    y que siempre, poco o mucho,
    esta casa, saturada
    con las miserias del mundo,
    por ser también vuestra casa,
    respondió a vuestra llamada.

    -Eso lo afirmo, Eminencia;
    pero, esa cara hoy ajada,
    y esa voz rota, Eminencia…
    ¿Acaso hice algo mal,
    que ahora deba, Su Eminencia,
    reprochármelo…? Si es así,
    no le duela soltar prenda;
    bien sé que de vez en cuando
    merezco una reprimenda.-

    Hermana, por caridad
    no me hagáis más duro el trance;
    vos sois ajena a este lance,
    nada os quiero reprochar.
    Escuchadme con paciencia.

    -Perdone vuestra Eminencia.-

    Respondió con humildad.
    Tras una pausa en silencio,
    que eterna me pareció,
    comencé la narración
    de lo que todos sabemos;
    mientras sus ojos serenos,
    se clavaban en los míos,
    como dos escalofríos,
    de blancos zafiros llenos.
    Ni una queja, ni un reproche
    pronunció en ningún momento,
    ni una exclamación siquiera
    con la que inculpar pudiera
    a nadie del triste evento.

    -Oh, Eminencia, cuan lo siento.-

    Me dijo muy angustiada.

    -Venir en estos momentos,
    con mi lata acostumbrada,
    a aumentar sus sufrimientos.-

    Se levantó lentamente
    la pequeña misionera
    y, hurgando en su faltriquera,
    con nerviosismo evidente,
    sacó un sobre azul celeste
    que me entregó muy ligera.
    Y, restándole importancia
    a aquella acción tan hermosa,
    al darme el sobre me dijo,
    entre cuitada y nerviosa.

    -Sé que es una menudencia,
    que no arreglará gran cosa.
    Quedad con Dios, Eminencia;
    me voy, con vuestro permiso,
    y siento que mi presencia
    os haya puesto en el trance
    de tan duro compromiso.-

    No tiene importancia, hermana;
    lo que de veras lamento
    es no poder ayudaros
    en vuestro hermoso proyecto.

    -Lo haréis en otro momento;
    no os faltará ocasión…-
    Me pidió la bendición,
    y tras besarme el anillo,
    la vi alejarse despacio
    por el helado pasillo.

    (Los dos Cardenales quedan estupefactos tras oír el relato de Marcinkus. Emocionados dicen.)

    (Cardenal II---)
    ¡Una Santa, esa mujer!

    (Cardenal I---)
    Para vos debió ser duro
    no poderla socorrer.

    (Marcinkus---)
    Sí que lo fue; os lo aseguro.
    Pero, el momento más duro
    lo experimenté después.
    Una vez hubo salido
    la hermana de aposento,
    por largo espacio de tiempo
    quedé triste y abatido;
    pensando que, lo ocurrido
    por mi culpa había pasado.
    Cuando aquel sobre cerrado,
    del que, por poco me olvido,
    ejerce en mí el atractivo
    de abrirlo con gran cuidado.
    Cojo el sobre de la mesa,
    por su misterio intrigado
    y, cual sería mi sorpresa
    cuando al abrir el papel
    veo que contienes un talón;
    íntegro el premio Nobel
    con la firma de Teresa.

    (Cardenal I---)

    ¡Por Cristo! Que esa mujer
    es la bondad en carne y hueso.


    (Cardenal II---)
    ¿Y qué vais a hacer con eso…?

    (Marcinkus---)
    Se lo pienso devolver.
    No sería yo bien nacido
    si aceptara este presente.

    (Cardenal I---)
    ¡Vaya lección sorprendente
    la que nos da esa mujer…!

    (Cardenal II---)

    Se lo decimos a él…?

    (Cardenal I---)
    Sería lo más conveniente;
    es un hecho sorprendente,
    que le convendría saber.

    (Marcinkus---)
    No, Eminencias ¡Yo ahí no entro!
    ¿Y si no echa otra vez…?

    (Cardenal II---)
    Hemos de correr el riesgo.

    (Marcinkus---)
    De verdad, ¡Qué no me atrevo!

    (Cardenal I---)
    ¿Acaso le tenéis miedo…?

    (Marcinkus---)
    No es miedo, es por dignidad.
    Ya vieron como me trata…

    (Cardenal II---)
    ¿No habrá algo de soberbia
    Marcinkus, en vuestro talante…?


    (Marcinkus---)
    Eso creéis, Eminencia…

    (Cardenal II---)
    Yo sólo os pregunto…

    (Marcinkus---)
    ¡Ah, sí! Pues, adelante.

    (Vuelven sobres sus pasos los tres Cardenales hacia las estancias del Papa, Ven la puesta entornada y uno de ellos asoma la cabeza sigilosamente, y ve a Su Santidad postrado de rodillas sobre un reclinatorio rezando en voz alta. El Cardenal se vuelve hacia los otros y dice.)
    (Cardenal I---)
    Está rezando…

    (Marcinkus---)
    Veámoslo…

    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7685
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Re: Dominun. fragmento de la obra Opus, Rumasa, Dominun, Sociata.

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Vie Jul 01, 2016 11:56 am

    Querido Recaredo: Acepta mis disculpas, por haber prejuzgado tu Obra, que ES DESCOMUNAL. Es Genial. Te felicito por tu pluma, que como te dije, es excelente, y te pido otra vez disculpas.

    Cuánta falta hace las plumas en éstos contenidos, Para Gloriar todo ésto, Tu pluma fue única y la mejor.

    Te felicito nuevamente, acepta mis disculpas, por favor, y que Dios te bendiga, amigo, eres el mejor!


    Un abrazo grande, Poeta!!!! Mi cariño sincero, cuánto ejemplo nos das!


    Un abrazo, Poeta

    y Dramaturgo,

    Tu pluma viva por siempre,

    Maravilla tu creación,

    y bellísima inspiración.


    Un abrazo, Poeta!!!!

    flower flower flower flower flower flower flower flower flower flower Embarassed cheers santa rendeer cheers

    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7685
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Re: Dominun. fragmento de la obra Opus, Rumasa, Dominun, Sociata.

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Vie Jul 01, 2016 12:04 pm

    Avergonzado, estoy, Reca. Pero deslumbrado por la belleza de tu Magnífica Obra!


    Un abrazo, amigo!!!!

    Por siempre,

    tu amigo

    Ale

    flower flower flower flower flower flower flower flower flower flower flower cheers santa rendeer cheers sunny Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven I love you cheers

    Contenido patrocinado

    Re: Dominun. fragmento de la obra Opus, Rumasa, Dominun, Sociata.

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 7:13 pm


      Fecha y hora actual: Sáb Dic 10, 2016 7:13 pm