Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Roto el mar
Mar Dic 06, 2016 5:50 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Mar Dic 06, 2016 4:11 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Lun Dic 05, 2016 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Para Lucila

    Comparte

    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7685
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Para Lucila

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Mar Jun 14, 2016 1:07 am

    Para Lucila


    Tocan las aves, contornos selváticos y testas puras de ozono, aire de Tormenta,
    la tormenta de tus labios…

    Buscan sedientos hechizos, la gualdrapa de mi suerte, vociferando las mieles
    de un asta que se levanta hasta incorporarme.

    Por ti. Por ti refreno la angustia invisible, el canto renovador de mi ansia infinita,
    perturba tu cuerpo de soledad?
    Ascuas mudas dan de beber a mi payaso, el que cría Misterios en mi ruina…

    Mi boca sentencia palomas infinitas en su legumbre de campo, de cerúlea divinidad
    ó clepsidra misteriosa, en un Querube de cuerpo…

    Mi roto almenar, invoca tu desánimo, busca tu nieve y procura evanescer la figura sostenida en tus versos de sombra…

    Mi rota ala
    vuela por la mitad de mi imperio, de mi cosmogonía celeste, para abrevar de tus lunas
    la plausible, dolorosa cúspide maniatada del olvido ultraterreno…

    Mi boca busca en tu vino, el labio apacible y terso
    de una rosa
    ebria de ti.

    Mi boca, -a parte de amar- enciende el pegaso divino de tu hoyo profano
    el que dejaste en tu mano,
    dialectos invisibles de contorno roto.

    Mi boca –que es la presencia unísona del verbo en tu miel- difunde la tarea de desvestirte de almendras,
    de jugar a la noche espejada,
    de reír el silencio divino
    en coplas de amante:

    ó ya de ruiseñor.

    Mi boca entusiasta, define tus labios, como besos orlados de viento, cardumen ensillado de páramo y verso;

    de cirio, doblegando el altar de mis máculas y mis pruebas adolescentes y trovas,

    en tu misterio sonoro

    de búsqueda y luto.

    Adoncella mis ojos en la nieve profana: tu inmensidad es sosiego de mi ángel, que embiste,

    la luna a plausible soledad,

    a incordio de noche,

    a preámbulo cïego,

    a panoja gris

    de centella enlazada…

    Tu trova adelgaza la ruina de mi madero profano, en tu nombre de viento colapso
    los sismos, y visto de siempre, tu risa desnuda de besos…

    Afirmo con el canto de mi voz veranïega, tu solo altruismo de vana soledad,

    de búsqueda indecible,

    a través del tiempo.

    Mis ojos no lloran cabestros de impávido sesgo, de rota salmuera en el vino
    del arduo estupor palacïego,

    -aquella negación- profana y desnuda de verso,

    y de rota diadema, de claro y aversión…

    Me juega un Silencio, la palabra que busca tu aliento

    la consigna estática y muda

    a través de las estrellas y el tiempo,

    de lo unívoco y trasto de lluvia que embiste el meteoro ruin de tu Apocalipsis,

    de tu nevado sollozo de Canto, donde confirman mis alas en dúctiles

    senderos de sublime connotación y perfume de Universos desnudos…

    Mis rotas alas, desvisten la lluvia,

    y buscan en tus senos

    altivas sonoridades, altivas respuestas.


    Anega mi boca el inmerso navío efímero, vacuo, de una lluvia indemne,

    de bendición sobre la casta, sobre el vano confín de universos perennes a tu encanto

    de sombra…

    Mi boca, aleja de sendero de júbilo, aquélla tarde de sol, donde embiste la palabra y la Odisea desnuda en el viento divino,

    cabestrillo de plata, que vacila en el tiempo

    su indemne figura

    de ángel y

    oprobio de Luna.

    La Tormenta es ahora una nevisca divina
    sobre los claros avernos de vanilocuidad y Justa armada en el tiempo Vecino,

    de rojo suspiro,

    y de ego trazado, atravesado por la sombra del júbilo, y trinchando la Aurora

    tu vuelo nevado

    me aduce comportamientos encintos de búsqueda y pan…



    Mi beso es en ti vulnerado. Oscila mi cuerpo tatuado de besos de lluvia

    en torno a una ciudad Desbordante…

    Mi roja Clepsidra, mueve tus alas de lenta promesa,

    acentuando las gotas, en Castalias, grises y azules…

      Fecha y hora actual: Jue Dic 08, 2016 3:05 pm