Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Contra el glaciar del alma,
Ayer a las 9:16 pm por caminandobajolalluvia

» Fuego...
Ayer a las 8:57 pm por Queenire

» Agua de sal
Miér Abr 25, 2018 12:33 pm por moraamaro

» Roca clara...
Lun Abr 23, 2018 7:25 pm por caminandobajolalluvia

» Signo en tarde de otoño
Dom Abr 15, 2018 11:54 am por caminandobajolalluvia

» Juramento
Sáb Abr 14, 2018 10:14 am por caminandobajolalluvia

» CUAL, CUAL ,CUAL
Jue Abr 12, 2018 6:54 pm por caminandobajolalluvia

» Oda al aire
Miér Abr 11, 2018 3:11 pm por eledendo

» UTOPÍA-LUMBRE
Miér Abr 11, 2018 3:08 pm por eledendo

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 7 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 7 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Excede…

    Comparte
    avatar
    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 8210
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Tu Puedes Excede…

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Jue Mayo 26, 2016 9:37 pm

    Excede…

    Excede, el cabello largo, y moreno en tu cintura
    aletargar la nieve de tu sol en tu misterio,
    cual verso fuera tronador de mi alma pura
    ó cautiverio de tu alma, baya, imperio…
    Claudica un arte en tu mirada, vase suma,
    en otro duelo del albor, verde y endrino
    a donde llaga una mañana, sol de pino
    entre la espuma de tu alga, no rezuma…

    Arte, que besa el adorado pie que endulza
    tu magisterio, tu blasón, tu nido errante,
    cual el coloquio la belleza mascullante
    de tu sendero en amor, en trova impulsa…
    Todo torreón de sima, verde espada, nïeve,
    claudica enero la blasfemia de mi nave,
    donde repara más el verso que mi amor süave,
    en otra risa da, la centella en tu relïeve…

    Mis ojos caen en tu cedazo, ya la piel devana
    mi suspiro leve, en otra hiel, de cuya estrella
    cardumen pétreo de tu voz, de tu agua bella
    arrostra sombras de la mar, en sombra vana…
    Mirada erige, del sendero de tus pies,
    así trepana, ya la huida a mi sendero
    el sordo hilero de mi fragua, de mi mies,
    en otra huella adorada de tu esmero…

    Palabra dócil, inequívoca mirada,
    de corto cedro, de risa perpetuada
    en otra flor, en la cinética alelada
    de tu proeza, en el salmo, boca helada…
    De rostro bello, de ardor en otra llama
    mis ojos buscan, en el ardid de tu silencio,
    la vanagloria, de tu suspiro vuelto dama,
    en el oído de tu voz, que yo sentencio…

    Mi ardor ó jungla, el atropello de tu fauna,
    ya no regresa en el oído de tu fábula
    de donde emana, lenta lluvia, sombra, aula
    la mañanera rosa célibe, que aluna…
    Tu sol ya pide la clemátide que besa
    lo cierto muda, la vanguardia te regresa,
    mi sorda sombra cae a la lluvia que te espesa
    la voz tallada, que el silencio besa…

    Mi roca aguarda, de la nïeve, su trayecto,
    en otro trämo, no desnudo, mi amorío
    cual bate en alas displicentes y en el frío
    de tu centella, alaba, no la bruma, sí el efecto…
    Tan atenuado llanto, en la mirada de mi verso
    es otro canto, donde cantan arduas notas
    en tu mirada que procrea y son devotas
    todas las alas de tu risa, mi universo…

    Mi boca besa, en otro canto, tu armonía,
    mi risa cabe en tu silencio, mi agonía.

      Fecha y hora actual: Vie Abr 27, 2018 12:39 am