Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Prodigio de tus labios en los míos 2
Dom Mayo 21, 2017 11:43 am por caminandobajolalluvia

» Prodigio de tus labios en los míos
Vie Mayo 19, 2017 10:59 pm por caminandobajolalluvia

» ESCRIBO
Jue Mayo 18, 2017 3:54 am por Nicola23

» Cielos arduos
Miér Mayo 17, 2017 10:44 pm por caminandobajolalluvia

» LA VIDA NO ES UN CUENTO
Mar Mayo 16, 2017 3:56 pm por caminandobajolalluvia

» FRECUENCIA
Mar Mayo 16, 2017 3:45 pm por caminandobajolalluvia

» TALLOS VERDES, HIERBABUENA Y SEMILLAS.
Mar Mayo 16, 2017 3:40 pm por caminandobajolalluvia

» Rebelion Musical
Mar Mayo 16, 2017 3:28 pm por caminandobajolalluvia

» AMERICA SUPERREALISTA
Mar Mayo 16, 2017 3:25 pm por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 10 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 10 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    De mutuo semblante (Tras la lira)

    Comparte
    avatar
    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7788
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    De mutuo semblante (Tras la lira)

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Vie Dic 04, 2015 9:25 pm

    De mutuo semblante (Tras la lira)

    De mutuo semblante, roca viva,
    pregón incierto sobre la calva manera
    de torcer las ollas del crepúsculo, reciba
    en dúctil tramo su locuaz invento, Primavera
    cual celeste ramo de candor, de sola prisa,
    reverbero de su adiós, en voz nevada
    tan sólo aliento de su voz desorbitada,
    encona la silvestre hermosura, que en la risa

    Apresa su caudal emisario de sorpresas blanquecinas
    en la nube, cual desigual princesa abstenida de recuerdos,
    en voz trenzada, y alivio sobre versos, que en esquinas
    la brisa atañe, cual juglar encima en beso presto,
    pinchando su clavël ó rosa pura, en su índice
    y lúgubre estertor de sola bruma, anido cual un ápice
    de luna en su llamado, inmerso en su marea desbordante,
    entre horas la altivez mudo trastoca, la elocuencia divina…

    Cual un verso, su soplo enajenado, su boca oscura nieva
    su ardor complicando su llamada esquiva,
    por sobre el arte, la marea que se aviva,
    y pernocta sutil, su asidua llama, mientras se elëva,
    su contorno lacerado, en otra nueva…
    Llama perdura, su ahínco y su mudez definitiva
    rostro que invade cópula del mar, y sólo espanto
    la luz de mi mudez, mi solo encanto…

    Veo pasar el mundo y ya la historia, deviniendo su muralla,
    en otra testa oscura. Quedar detenido abarca todo
    y emblema la tarea de soñar tras el recuerdo,
    todo el profundo goce en llanto, y horror en el que encalla
    su furor eterno tras la sombra… No persuade
    la sóla rigidez de los segundos, ó los años
    y perfuma en sí mismo la rosa lacerada,
    que ve detenido mi amor leve…

    Mi solo canto reverso es a los años,
    y sólo los minutos desanima su cuadrante
    cual voz propicia enajena rostro amante,
    su muralla veloz. Cual es el cierre,
    de su cuerpo en otra testa de la nieve,
    y procura el mar, si atreve, la gentil memoria…
    Tal es la virtud de aquésta historia,
    nevada en lo omnisciente…

    Perdura, cual el rastro, su doncella
    encubrir el ánima, destella, en mí la sombra,
    por el destello, de amor invento sola huella,
    que el amor perdura, cuanto alumbra…
    Su siguiente muralla bienvenida
    en otro claustro feroz, tal es la huida,
    de la frente macerada con estudio
    y en la bandada firme, su Rosa fementida…

    Descuello un ángel de voz, empalizada
    de muros sobre venas descubiertas y prisiones,
    donde la trova canta inciertas parsimonias
    y desnuda la crin de los caballos sempiternos…
    Alando, tras la huella, sus únicos suspiros,
    lacerando su boca entre los ríos, y oportunos besos
    consumados, en otras sienes de su ruina...
    Perpleja cima, de su rubor oculta, la diadema,

    En otra flor lacerante y ya desnuda,
    de amapolas torcazas, y en la rüina,
    no efebo canto canta y trina
    el desvelo llanto de una plegaria muda.
    Desorbitando la llanura, de una endeble pasión,
    cual percudida guitarra en manos de un mounstruo,
    que legitima la dureza del diamante y ya del oro,
    en su simiente mudo. Y lozano universo ufano…

    Miente, ya la letrina de una bóveda sangrante,
    en otra sílaba pueril, tu seguimiento, y evade
    la sonorosa causa mortal de la trastienda,
    un universo llamado a la contienda, de tu causa feroz,
    tal es la cima, nublóse tus ojos en la ira
    y ya la risa anonada los silencios,
    cuando perdura la bondad, el pío ruego
    de un atisbo blanquecino en otro cano desvelo de tu llanto…

    Mirada, pues, enajenada de belleza, pero al fin
    perdura la sorpresa de tu boca, al verse rüin.

      Fecha y hora actual: Dom Mayo 28, 2017 4:30 pm