Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Quiero verte hoy de tarde
Vie Ago 18, 2017 4:49 pm por Miguel Visurraga Sosa

» Sonetos, tres.
Vie Ago 18, 2017 12:16 am por caminandobajolalluvia

» HORIZONTES DESATADOS. IV
Jue Ago 17, 2017 8:22 pm por caminandobajolalluvia

» …De tu mano
Jue Ago 17, 2017 8:17 pm por caminandobajolalluvia

» EL DUENDE CON ALAS QUE NO PODÍA VOLAR.
Jue Ago 17, 2017 8:14 pm por caminandobajolalluvia

» INVIERNO EN EL CAMPO
Jue Ago 17, 2017 8:03 pm por caminandobajolalluvia

» Tarde enajenada
Jue Ago 17, 2017 7:55 pm por caminandobajolalluvia

» Tardes de primavera
Jue Ago 17, 2017 7:14 pm por Esperanzapaz

» Soledad en solsticio de verano II
Jue Ago 17, 2017 1:44 pm por Miguel Visurraga Sosa

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    El alba de tus pechos, la nieve de tus pies

    Comparte
    avatar
    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7999
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    El alba de tus pechos, la nieve de tus pies

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Vie Sep 18, 2015 5:02 pm

    El alba de tus pechos, la nieve de tus pies


    Sonrosada la mañana de tus senos, la albura de tu miel,
    beso la nieve de tus pies serenos, asidos para ser
    la colonia ideal de mis latidos, sobre toda tu hiel
    perpetrada con asomo inigualablemente dulce, al entrever
    la cortina de tus ojos dulces... Roca, que ha visto el mar
    el alba de tus pechos, la nieve de azahar
    la sombra de tu risa, el goce de sentir, aquél laúd
    que tu risa coloquio no desviste, toda la miel, hacia el sud,

    Desde tu cuerpo, bravo anaquel, el oro de tus ojos
    reviste el acero que encontré en tus labios rojos
    para desvestir la hiel de tu blancura inerte,
    por sobre la mañana de tus pechos, basta al verte
    la rosada nïeve que perpetúa tu silencio de sirena…
    Mis ojos caen en la blancura de tu arena,
    y devorado por el viento, tu aroma me hizo pena
    de tu risa engalanada, sobre la hiel que trena…

    Sube y baja tu pecho ante el suspiro,
    enardecido de mi boca y tu silencio
    en altivez, mudando tu zafiro,
    estrella loca que mis ascuas diligencio…
    Mi boca añade el goce de tu vïentre,
    y no persüade todo el eco a mi llamado,
    versátil cántaro de bruma, enamorado
    ante tu piel, el alba, tu silencio maniatado…

    Doblez de arena, ya no el viento se procela,
    ante la virtud engalanada de tu pena
    sobre el océano mismo de tu arena
    mi voz es tierra, tu suspiro no me hiela…
    Mi boca henchida hace fulgor de tu artificio,
    solemne el paso a rosicler, la plata de tu vientre
    mi boca adentre, tu suspiro no me centre
    a perpetrar en la mirada de tu océano el resquicio…

    Ya no la arena, emancipada la copla de tus pies,
    descalza dejas, no la estampa de tus huellas,
    en mí no estrellas, caduco es verte: ángel!
    que la mirada emancipa en tu vergel…
    Mis dos estrellas nunca a tus ojos ilumina
    de dos silencios, todo el arte, prístina!
    Tu voz es siempre, tu risa no desnuda
    mi solo vuelo, cantando, no me ayuda…

    Tu cuerpo es risa, del arte, tramontado,
    el alba queda, en tu pecho enamorado…

      Fecha y hora actual: Lun Ago 21, 2017 2:38 am