Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Labio peregrino
Ayer a las 12:42 pm por caminandobajolalluvia

» A TODOS LOS DEL FORO
Lun Mar 20, 2017 12:58 pm por caminandobajolalluvia

» Enciende de tu pluma…
Lun Mar 20, 2017 11:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi vuelo
Vie Mar 17, 2017 7:58 am por caminandobajolalluvia

» Soledad en solsticio de verano II
Jue Mar 16, 2017 6:24 pm por caminandobajolalluvia

» Amanece…
Miér Mar 15, 2017 6:18 am por caminandobajolalluvia

» Un café y mil recuerdos...
Miér Mar 15, 2017 6:07 am por caminandobajolalluvia

» El mar (5)
Dom Mar 12, 2017 4:22 pm por caminandobajolalluvia

» El mar (4)
Sáb Mar 11, 2017 4:49 pm por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    La risa

    Comparte
    avatar
    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7744
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    La risa

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Sáb Sep 05, 2015 7:59 pm

    La risa

    La risa de tu rostro, donde rasguña la sombra su acechanza, única virtud
    que la extrapola de la nieve,
    dulce amapola de ruina ante el coloso,
    inmenso en tus pupilas,
    en el odeón trágico y esbelto en la llanura,
    ofuscada
    por el casi tenue ademán de tus mejillas,
    entreabierta boca, labios que se han ido
    a mellar de tu contorno en la llovizna,
    tenue canto malherido de tu risa,
    aletargada en llanto, en boca altiva…

    Puede más que mi desgano, ó de la sombra, enmudeciendo
    el antifaz del oro regio, que conmemora en tu cintura mi colegio
    sobre el celeste mudo afán, desde mi pluma…

    Mirada enhiesta, allí en la forma de tu beso
    mirada firme, sobre el cáñamo a la aurora,
    doblez que apaña y trasluce y atesora
    palabra ruin de mi bosquejo, en bosque, usura…

    Tamiz del bucle de tu testa entre tu beso,
    nativo infante nacarado en el regreso
    de mis dos alas en la boca de tus niñas:
    dos labios hablan en tu boca, con dos besos…

    Risa que atrapa ya la afluente roca, que traspasa el desliz del sólido anatema,
    errante en el dibujo perdido en tus madejas de frío, sobre el desvelo mudo ademán, letargo helado, boca que acompasa la vertiente en la figura desmentida
    de tu silencio en mí la voz, tañe aún, la sombra ida

    perplejo amante, de voz equidistante, entre tus labios, mi sonrisa
    boca que oprobia a contraluz, el oropel de la bombilla
    del velador que te sostiene la figura entre la sombra y el mentón,
    desnuda mi sombrilla de alcoba y ruiseñor…

    Desdobla su jinete la forma en mi cubilla, destierra todo un beso
    que labra tus pechos entre mi barbilla,
    y estoica pluma, hace ademán de solemne trago dulce,

    mi única amargura da de beber, conjuga y roce…

    Mi ardor no frena, sin mi bastidor ni mi confianza herida,
    tan solemnemente de tu luz hacia la huida,
    del sutil beso que se presta a dos heraldos
    amar un ralo pincel de mundos gualdos…

    Pisada erige tu dulzura y tu sonrisa, en el baluarte de tu nómina de bronce,
    donde el rescaldo a mi
    pantera escurridiza,
    existe en ti

    y ya la nombra
    tu retiro…

    Entre las horas que embellece la ventana, me mide un beso de tu flor la flor liviana,
    y encima un verde arado, náufrago de ti preso:
    tu contorno y mi deceso,
    deslumbrando poca caña…

    Al buen pescador, de tu arte mi sombra aguza
    en el interior de tu espina y tu pez fragante,
    en el sólido ademán que encierras desde orillas, cautiverios en el mar, de mi sonrisa…

    Alada, eres entonces
    la alada princesa rejuvenecida en altos cierres de roble y ruin muralla desvestida de noche…

    Eres,

    la placidez del sueño,


    vendaval de mi acechanza en espanto ó contrapeso del imán semidormido de tu aliento…

    La cantimplora del sediento,

    el nadar esquizofrénico en aguas turbias,

    rezo de fortunas endiabladas en la risa de tu centro,

    desatando la quimera de mi fauna

    entre tus cedros…

    La magnolia, el tegumento las alas y la lluvia, de un beso de pino
    sobre el sólido elemento que la cal rechaza…

    Un can travieso,

    en la morada multiplicando el cardumen de su cola, enmudeciendo movimientos de alegría,

    Sólida epifanía, del arte consumada

    en tu diadema

    de sudor,
    perla de frío…

    Y todo goce que además en el estío
    entreabre tu figura al darme brío
    y la canción de una mirada enaltecida…

    donde oyes…

    y suspiras…

      Fecha y hora actual: Sáb Mar 25, 2017 7:34 am