Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» El Casino Obrero Navidad 2016
Ayer a las 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Ayer a las 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Jue Dic 01, 2016 7:39 pm por irene blanc

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Tu vida llena de fantasia
Vie Nov 18, 2016 6:05 am por caminandobajolalluvia

» El hospital de los dulces y golosinas
Vie Nov 18, 2016 5:52 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Sobre tu hielo

    Comparte

    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7680
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Sobre tu hielo

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Sáb Jun 20, 2015 4:02 am



    Anochece. Plegaria de mi estrambote la cuna no regresa su distancia, oírme.
    Ardor. Quema entre mis noches aquél perdido péndulo de savia,
    dócil a resabios confrontados con el arte de servir la bocanada de estupor,
    la gallardía ufana de mi nombre, y mi cautela,
    bajo la eterna sombra de un dolor que se propaga, inmenso
    por sobre la esmeralda quieta de tu frenesí, helado
    de risas y de encuentros…

    La luna. Por sobre la mirada. Por sobre el aliento transcurre mi delgada aurora.
    Hechizo de nimbos y de aulas vacías sin continente espeluznadas.
    Vacías de una niña inocente y turbadora, ágil nenúfar de blanco por sobre la mirada firme y caprichosa de un niño acentuando botellas.

    Vacío como el instante, mella de ufano resplandor, sereno,
    antes, antes de la mirada que se mece hacia el abismo…
    Antes, antes del ardor que se implanta en una navaja de sol
    de sobres empapados, carpetas mojadas por un destino,
    empapados poemas, para siempre desvelados en la noche…

    Cambiados por un solo amor, ó única y precisa falsedad, ó verdad que se falsea
    a lo épico, a la noche,
    por siempre respaldado a un sueño gris y oscuro, el sueño de una noche
    que gime eternidades, y provocará el aliento de un compás
    que se pandea hacia el infierno, monótona mentira arraigadora de la libertad
    sonante, en pedregullo acertando la castidad del olvido…

    De un distante péndulo ó manzana jüiciosa
    que fue desvelada en su tarëa de sueño trovador,
    de süeño aletargado de súplica y esplendor altivo por sobre la mirada,

    de noche de amor, y la muerte de ese amor

    en un sesgado astro, difunto, errado, nunca vestido de verdad,
    ó tan distinto de la variedad elocuente de mil pruebas
    que conciertan la noche…

    …Mi clamor, ya no es la desnudez del alma

    si no una bandera invisible

    bajo el polvo del azufre,

    del distinto color desenfrenado de eternas águilas y ovejas

    trasluciendo un solo victimario


    Un hechizo, una tortura penetrante en la boca de la nieve

    donde adentran los fantasmas de la eterna vacuidad del alma llena de descansos

    impregnada de sofismas en el eco del relieve de una fobia

    por arder,

    de sueños, de un voraz apetito –cualquiera!- por deslumbrar

    las estrellas del corazón

    en el universo negro.-

    en el pizarrón del número diez

    -de aquél rostro, que nos mira

    en silencio desde nuestra adolescencia,

    -de esa mirada, que nos acechará por siempre-

    en nuestras ocurrencias de solitaria vagabundez sobre el aroma fértil

    y desganado de la

    tarde…

    Oh, porqué, porqué vivimos

    sin estampar en el verano de esa oscuridad, aquéllos soles

    que nievan en nuestro corazón

    la única soledad que no amanece? Que pierde toda el vértigo
    del sueño, y el

    Amor,

    en un claro, en una pasión, en un egoísmo que nos nutra de desvelo

    por brillar ante

    nuestros hermanos, para compartir

    el eufemismo y el error,

    el tropiezo, pero con las alas de nuestros Sueños???

      Fecha y hora actual: Dom Dic 04, 2016 5:26 pm