Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» A la luz de la palabra
Dom Mar 26, 2017 8:55 pm por caminandobajolalluvia

» La noche desplomada
Sáb Mar 25, 2017 12:56 pm por caminandobajolalluvia

» Labio peregrino
Vie Mar 24, 2017 12:42 pm por caminandobajolalluvia

» A TODOS LOS DEL FORO
Lun Mar 20, 2017 12:58 pm por caminandobajolalluvia

» Enciende de tu pluma…
Lun Mar 20, 2017 11:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi vuelo
Vie Mar 17, 2017 7:58 am por caminandobajolalluvia

» Soledad en solsticio de verano II
Jue Mar 16, 2017 6:24 pm por caminandobajolalluvia

» Amanece…
Miér Mar 15, 2017 6:18 am por caminandobajolalluvia

» Un café y mil recuerdos...
Miér Mar 15, 2017 6:07 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 6 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Ícaro de Sol y de Luna

    Comparte
    avatar
    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7746
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Ícaro de Sol y de Luna

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Dom Mayo 31, 2015 10:17 am



    Dibujo alzado, cuya corona hambrienta una paloma puede esgrimir su arte
    bajando en el Olimpo, de llanuras y espejos endurecidos de ágata y diamante,
    sobre la estepa de fragua, que embellece el océano…
    Tremando un arca de sombra…
    Y trena tu estandarte doloroso, sobre las vísceras que estrago
    no han sido multitudinario oprobio, a lentitud de un mar alado,
    sobre quimeras que a resguardo, por ti llamado Unicornio, la luz ha bajado
    a su destello, de ser joven y bello, del mar fresca mañana del mendigo…
    Luna y sedienta noche cierne, tan joven ó sedienta ascua venérea, tu joven aérea
    senectud de manso diente,
    sobre perfume elocuente, de mil bisagras que abolid primeras,
    tu llanto en una nube, y castigo de altaneras, rocas
    que sobre la mirada de las hïedras, tan puras y odres más desiertos
    espuman lentos cauces, del dolor de tus fauces, endiabladas
    jocundas pero osadas multitudes serenas
    que al ver el mar sin penas,
    no es glosa tu suspiro, vanidades, de ver nacer a las edades,
    de un nuevo tramo en gentil musa,

    rincón de pasión en gente obtusa, como el fatigado dolor y ya no hambriento
    de justicia adoradora de cumbres polvorientas…

    Rigen tus natos oropeles, canción si atreves, llantos de preludios virginales,
    sobre vïoladas fauces, que gozan en dientes inmortales
    la sombra que se erige nuevamente…

    Vuela, Ícaro,
    y no desplomes, la cera de tus alas en rincones,
    al ver de tus batallas encauzadas, la sobra del ardor, no murmuradas
    pïedras, no consigne, tu luz en verbo halladas

    las luces de la Luna, por lo menos
    para iluminar las cabezas
    que te exhuman…

      Fecha y hora actual: Mar Mar 28, 2017 7:54 am