Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Ayer a las 7:42 am por ericmoreiraperez

» Tu cuerpo en otra sombra
Ayer a las 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Tu vida llena de fantasia
Vie Nov 18, 2016 6:05 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    La rosa clara

    Comparte

    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7683
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    La rosa clara

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Sáb Mayo 23, 2015 4:59 am



    Tan aguzado, no, el sentido de mi tacto,
    y en mí no impera, el verso majestuoso
    cual en tu doncellez hago contacto
    y en mí repara el arte, tempestuoso,
    cual entre cejas, tu resplandor envía a los dos ojos
    la perpetuada sombra mide el tacto de su goce,
    donde se apena la luz mía, si despojos
    hacen verte la ironía, en cuya noche luce,

    Las estrellas, tu mirada, cuya platinada estatura
    versa los senderos de mi claustro, aún nevado,
    por arpegios desdeñosos que la cumbre, en tu cintura
    habla en la pena y el amor, del mismo amado,
    así afincados, la mella fue soñarte
    cual intelecto más sagaz esfuma risas
    donde el retablo de tu voz, ansía bajo prisas
    desnuda muerte que desnudas, al mirarte.

    Aquél retoño de luz, mora tu desventura,
    cual el letargo más ciego replica sobre tu adarme,
    cual panacea deshace, e invita de tu clausura
    la luz que invita y resarce, cual confrontado desarme…
    La rosa de verde espora, que legitima su claridad,
    afirma de su rudeza aquél delirio innato
    donde fraguado el intento de fluir cual el beato
    asilo que de sus pétalos infiere locuacidad…

    Mirada tierna se apaga, con el consejo de lluvia
    distante, su rosa pura, esgrime su gentileza,
    y abreva de su grandeza, la misma inercia en su savia
    cual golondrina se besa, de su enturbiada pureza…
    Mi sombra no adhiere penas, cual su carbunclo idolatra
    el lirio de su silencio, cual menudencia me amara
    a la noche y sus guirnaldas, cual océano que ampara
    la rutilante belleza, cual el contorno se nutra…

    Y se nutra de tu belleza, cual extravío fragante
    la sola voz de tu bella, bella flor rutilante
    cual golondrina se espeja, en su cielo con pujanza
    la delineada y silente, artesana que se afianza…
    Destila sombras y avanza, la golondrina que empero,
    sobre su azul y su acero, la golondrina descansa
    y en su ribete de nïebla, su juventud y su empeño
    de su fraguado oro ruge, toda su luz, y sin dueño…

    Aclara tu rosa toda, en claridad que no gime,
    en tu encarnada figura, la fragancia que me anime…

      Fecha y hora actual: Mar Dic 06, 2016 3:08 am