Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    La prueba de todas las celdas

    Comparte

    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7678
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    La prueba de todas las celdas

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Jue Mayo 07, 2015 4:48 pm




    Maniatado, el lento albor, socorre la lejía de los astros…
    Profundiza la miel de los desvelos, llama a la risa de la nieve,
    procura desventurar sus arrebatos, y concïerne en su trasto de amapolas
    su igualdad de brisa y de recato, parafraseando el olivo ultraterreno…
    Más, más de aquélla sombra pertinente en el ocaso, que traspusiera mi palabra
    en el olvido,
    y ofrendara el vino encarcelado, ante las rosas de mi altar, ante el fracaso…
    Mi sola nieve hace trunco mi desvelo,
    juega al cantinero enamorado,
    silba bajo un óscuro tintero, la palabra de aguacero enamorado,
    la mirada de un abismo enaltecido,
    fraguando en sombras el aliento nacarado, porcelana rüin, tras el desvelo
    de mi rocín que escude un homenaje ausente, de memoria elocuente tras la risa,
    tras el canto de un ruiseñor que escandaliza
    la palabra y la tez de mi arrebato…

    Juega a mi silencio con mariposas de silencios,
    endiablando criaturas enaltecidas entre briznas,
    en alcores que reparan la mirada de los astros, con la nïebla de su hoz, tras la clepsïdra,
    ó un arrebato de sofismas y de lutos, encriptando la visión de realidades,
    por sobre ágatas de sombra, vanidades, que lucran el desvelo enamorado,
    en la ceniza,
    en el hecho nacarádo y trémulo de quienes vuelven a su cierzo y ya son polvo
    del delirio…

    Sombra trémula, ardor de nuncios ábacos, Tormentas irrisorias, inundaciones
    en la niebla de las almas, corazones que propinan las patadas en el regazo
    de un sendero vulnerado…

    Encina, casto ardid de sombra acude, a la Palabra, que ciegamente no adormece
    su licor de bondad y ya de hechizo, de solemne cantimplora del sediento,
    tras el ego de un desenfreno enamorado, único aliento que propagan las sonrisas
    en lo oculto,
    y recalan en las alas del adulto manantial que se sonríe, efímero y abundante
    sobre la luz que ha madurado ya en su lámpara,
    su soliloquio que en ventura ha transformado su diamante
    en estrella,

    y lega su miel por sobre el mundo, trascendiendo su brisa y su resguardo
    donados arpegios de su soledad insipiente y trashumana
    sobre el desliz de un oro amante y ya sombrío tras el ego
    de la noche que sonríe al crepúsculo marino del albor…

    Mi rosa pide un canto que no puede alzar mi voz exangüe,
    mi sombra ensombra la palabra, la proeza del abismo tras el litio,
    tras el decoro de una nube de agujas de rocío,
    entre pasïvas hormas de canes encubiertos de raíces descosidas,
    de la sombra y el puntal del albor en la mirada, se ha deshecho
    como un claustro hilvanando la palabra sutilezas
    y abreva del delirio su conjunto iridiscente, tras la niebla,
    apoderando su causal en nueve gotas de belleza, y luego un vendaval sobre la testa de oro del suspiro que abreva sombras, y amanece…

    Minerales manos que las surcan las hostias del Sacrificio, lacerando con la plata de la vida, el agua, los platos, los trapos con detergente e inmundicias
    el robo de la hiel sobre el semblante níveo, la luna que vuelve a caer donde el preciso sol busca nuevas sombras…,
    La hiel no perfuma sin albores decapitados tras las rosas del vaivén de los sollozos,
    encubiertos de sombra y tizne, y polvo, y búsqueda inmanente de la fragua del sendero…
    De la voz contestando el eco del Deber, y la respuesta de la hiedra volviendo a crecer,
    tras el aliento, tras la fuga, tras la huérfana mitad del libre,
    que hace castos y silentes, los gritos del dolor.

      Fecha y hora actual: Vie Dic 02, 2016 2:58 pm