Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Roto el mar
Mar Dic 06, 2016 5:50 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Mar Dic 06, 2016 4:11 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Lun Dic 05, 2016 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Tarde en el río

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Tarde en el río

    Mensaje por Oscar64 el Miér Feb 18, 2015 11:49 am

    Tarde en el río

    No pretendo demostrarles nada,
    no vengo a ser ejemplo para nadie,
    sólo conozco las palabras y las uso
    para ver si así descubro sus sentidos.
    Sólo nací, no lo pedí, ninguno lo hizo,
    ni me explicaron que era ser y qué era el hombre,
    me tuve que enseñar mirando un río,
    me tuve que olvidar viendo correr sus aguas,
    y si algo aquí aprendí, no lo recuerdo,
    pero sé que otra vez valdrá la pena el intentarlo.
    Y sé que hablo del amor, pese las burlas
    de todos lo que dicen que ya ha muerto,
    que no es tema para nadie, que el futuro
    se basa en el mercado, no en el alma.
    El alma es otra cosa que no se usa,
    es que no existe ya, me dicen los dolidos,
    es que no vale nada, me dice el usurero,
    es que ya no nos sirve, me cuenta el derrotado.
    Y yo no sé, tendrán razones que no objeto,
    no vine, como dije, a discutirles,
    sólo les cuento que recuerdo aquellas tardes
    en que allá, en mi pueblo, siendo niño, me perdía,
    veía el agua correr en aquel cauce
    del Aconcagua, más turbio que la tierra
    que así cruzó, sin darle otra importancia.
    Era feliz, y soy feliz cuando me acuerdo
    de que ni entonces ni hoy en día me importaba
    lo que fuera a suceder con mis cabellos,
    con las estrellas, con el pan de mis hermanos.
    Y es que bastaba que mi madre nos leyera,
    que mi padre nos llevara hasta el estadio los domingos,
    que en la calle nos quedáramos jugando
    a la pelota hasta afiebrarnos en verano.
    Luego pasaron muchas cosas o ninguna,
    luego me fui tan cerca o lejos como pude,
    llegué hasta el mar, me vine a las ciudades
    y simplemente amé cada lugar en que he vivido.
    Algunos dicen que ya no nos queda tiempo,
    algunos dicen que ya no nos queda mundo,
    que esta es nuestra agonía, el epitafio
    que ninguno rebatió, pudiendo hacerlo.
    De ser así, como hace tanto, traigo un barco,
    un barco de papel, hecho de niño,
    los pliegues son exactos y en la orilla
    comienza a navegar serenamente.
    No vengo a conjurar destino alguno,
    no vengo a maldecir lo que no hicimos,
    tampoco a prometer que haremos cambios,
    tan sólo vine a ver cómo se aleja,
    cómo se agita entre las aguas este barco,
    cómo de verlo se me llena todo el pecho de alegría.
    Si alguna vez lo ves llegando a tus orillas,
    enhiesto y juvenil, tal vez desecho,
    me cuentas cómo fue, cómo te ha ido,
    cómo ves tú que van pasando tantas cosas,
    hay tiempo para hablar y, en cuanto veo,
    el río aún correrá por muchas tardes en su cauce,
    como tu sangre en su otro mar, lleno de naves,
    como aquel pequeño río en que me siento
    a conversar una vez más contigo y con todos los que pasan.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    18 02 15

      Fecha y hora actual: Vie Dic 09, 2016 4:16 pm