Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Cual el delito...
Ayer a las 5:55 am por caminandobajolalluvia

» Seré como...?
Dom Ene 15, 2017 6:18 am por caminandobajolalluvia

» Feliz Cumpleaños, Andrea!!!!
Vie Ene 13, 2017 3:20 am por caminandobajolalluvia

» Son rojos los labios
Mar Ene 10, 2017 4:47 am por caminandobajolalluvia

» Cual fauces locas
Sáb Ene 07, 2017 5:02 am por caminandobajolalluvia

» SEQUÍA
Vie Dic 30, 2016 6:18 pm por caminandobajolalluvia

» La flecha del tiempo
Jue Dic 29, 2016 12:17 pm por caminandobajolalluvia

» Versos a Lucila…
Mar Dic 27, 2016 4:31 am por caminandobajolalluvia

» QUE LA VIDA NO TE ABURRA
Vie Dic 23, 2016 7:41 pm por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Ninguno

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Ninguno

    Mensaje por Oscar64 el Mar Ene 13, 2015 11:34 am

    Ninguno

    Ninguno de los dos supo que el otro
    iba a pasar también por esa esquina aquella tarde,
    que se habían de mirar, que al estudiarse
    los dos sonreirían cual antiguos cómplices.
    Ninguno de los dos buscaba nada,
    habían aprendido a conformarse,
    a no exigirse más, a darse el gusto
    de sólo caminar de vez en cuando por el parque.
    En esa claridad se descubrieron,
    en esa libertad se saludaron,
    ninguno de los dos tenía un truco,
    por eso es que un café les pareció el mejor acto.
    Por cierto no llegaron, el paisaje
    de la tarde se llenó de árboles verdes,
    de juegos en la luz de los ramajes,
    de palabras brotando con la brisa y la hojarasca.
    Ninguno de los dos pedía nada de la vida,
    ni del otro, ni de sí, sólo paseaban,
    extraños de no hallar razón precisa
    a no querer huir ni a dar final a aquella escena.
    De hecho cuando el sol se despedía
    no hallaron qué decir, por eso siguen
    desde entonces vagando los dos juntos.
    Lo cierto es que ninguno se detuvo,
    ni hubo cita ni palabras en el parque,
    la multitud siguió sus solitarios derroteros
    y hubiera sido hermoso, pero todo
    ha de seguir igual, salvo las hojas
    y el árbol que cayó y cuyas añoranzas
    ya no vuelven ni son necesidades de ninguno.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    13 01 15

      Fecha y hora actual: Miér Ene 18, 2017 11:09 am