Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Roto el mar
Mar Dic 06, 2016 5:50 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Mar Dic 06, 2016 4:11 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Lun Dic 05, 2016 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Déjame llorar

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Déjame llorar

    Mensaje por Oscar64 el Sáb Ene 10, 2015 3:49 pm

    Déjame llorar

    Sé que no me quedan lágrimas, por eso
    son papeles los que estrujo, planetas, adoquines,
    calles frías, por eso son los puertos donde llego
    a ver cómo naufragan mis veleros entre azares,
    mis lunas entre redes de banales pescadores,
    mis soles entre peces que devoran mi alegría.
    Déjame llorar, aunque no tenga llanto,
    las hojas que cayeron de aquel árbol son mi pena,
    las lluvias del invierno furibundo y solitario,
    las ropas que, colgadas en el patio, dejan
    caer gota por gota el abandono, hilo por hilo
    la opresión de cada día, hebra por hebra
    los vaivenes de los vientos que me llevan y me traen
    de un destino y de un clavel estacionados en mi alma.
    Déjame llorar, aunque no tenga ni ojos, los míos
    los perdí con el ocaso que los barre,
    con la ciudad que los encubre con carteles,
    con cada niebla en que encontré que nada había,
    con cada laberinto en que hay señales de la muerte
    y apenas una luz para abrazarse a la esperanza.
    Déjame llorar, aunque no haya más motivo,
    la vida sigue igual, los frutos caen,
    los ministros mientes, los obispos nos perdonan,
    las calles van llenándose de niños a la escuela,
    de obreros al taller, de hembras rumbo al parto,
    de soledades que ninguno en el tumulto ver podría
    y de nuestro triste adiós ya sepultado entre bocinas.
    Déjame llorar, tengo alegrías
    que me esperan en la esquina del manzano,
    que quieren palpitar, comprar aviones,
    que aguardan con la taza del té fresco
    y con un corredor de novedades del futuro.
    Déjame llorar, que por fin salga todo:
    el alud de los recuerdos aplastados,
    la gotera del duelo, la avalancha
    del por qué y del dolor y de las noches sin cornisa,
    que parta el escuadrón de versos que te he escrito
    y asalte la ciudad en que no habrás ya de escucharlos,
    heridos caigan, muertos, suplicantes,
    pero vencidos ya por fin en tu indolencia.
    Ya los enterraré, gota por gota,
    músculo por músculo, plumaje por plumaje,
    ya los vaciaré en aquella fosa oscura
    que abrió mi corazón y que hoy pretendo ahogar en llanto
    Debo vivir, las células me llaman,
    los ojos envejecen sin que zarpe al horizonte
    y mis manos apretadas se recubren de los brotes
    de tanta primavera que contigo sembró el alma.
    Déjame llorar, ni siquiera pido tu pañuelo,
    apártate más bien, que sea cierto que no vuelves,
    que sea claro que me olvidas, que no quede
    ni duda ni confianza en que del fuego nuestro
    alguna brasa sobreviva tras la lluvia de mis ojos.
    Déjame llorar, es el adiós que necesito,
    después podrás decir que no importó que me muriera sin tu abrazo,
    después podrás borrar cada señal de que fui tuyo
    y al fin podré también decir que no recuerdo ni tu nombre,
    que no recuerdo ni esta herida, que no entiendo
    por qué he llorado tanto cuando el cielo ha vuelto
    a despertar día por día y que ya es mío nuevamente
    el territorio de mi voz y de mis sueños más queridos,
    más libres, más cordiales y no andados todavía.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    10 01 15

      Fecha y hora actual: Vie Dic 09, 2016 2:43 am