Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Roto el mar
Mar Dic 06, 2016 5:50 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Mar Dic 06, 2016 4:11 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Lun Dic 05, 2016 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 6 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Dos peregrinos

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Dos peregrinos

    Mensaje por Oscar64 el Dom Dic 07, 2014 4:24 pm

    Dos peregrinos

    Déjame por ahí el apocalipsis,
    junto a las llaves, puede ser que quiera irme,
    junto al balde, puede ser que después deba trapear el piso de esta sala,
    junto al roble, un árbol ya planté, más no recuerdo sus semillas,
    junto al muerto, es mi padre y le gustaban los ocasos,
    junto al amor, es necesario al fin limpiar el trigo.
    Déjame por ahí tus mandamientos,
    te amé y te amé, pero no pude obedecerlos,
    quise ser yo, pero ser yo era muy distinto
    y, antes de ser un mal ejemplo ante tus ojos,
    quise ser tú, pero ya ves, me han expulsado del parnaso.
    Déjame por ahí tu crucifijo,
    no creas que no lloro al ver tu muerte,
    tanto tentar a que encontrara al fin el rumbo,
    tanto blandir diluvios, zarzas, leyes, para
    que al fin en la silueta del sepulcro
    esas mujeres con su ungüento te aliviaran,
    para que al fin nunca olvidemos qué es amarte,
    aunque dudemos cada vez de qué es amarnos
    y amar al prójimo y al enemigo y al que aún ni nace en este mundo.
    Déjame por ahí tus tentaciones,
    nacer no fue electivo, pero si estoy en estas calles
    y te busco, puedo también querer saber de tus extremos,
    de ese caviar que no disfrutan los humildes,
    de ese dolor del que no hay acuse de recibo
    entre los dignatarios de tu gloria y de tu fiesta,
    de ese placer cuando dos cuerpos ven estrellas
    y a veces sus almas ven las mismas estrellas en sus cuerpos,
    déjame, que esa mujer viene conmigo
    y el niño y el anciano con sus cuentos,
    y el hombre que amasó en el viejo lodo de sus huesos
    su forma y su ejemplar del infinito y de lo eterno.
    Déjame por ahí tu petitorio,
    tengo tantos asuntos a mi cargo,
    que flores, que libretos, que albedríos,
    que suelo confundir mi fe con mi escopeta,
    mi luz con el arroz, mi arroz
    con las estrellas que repartes cada noche,
    y a veces, como ves, mi propio sitio
    con el del propietario de mis sueños y mi almohada.
    Déjame un beso por ahí, que sabré retribuirlo
    con mi mejor sonrisa si amanece,
    con mi mejor bondad si sigo vivo
    y con mi siempre fiel consideración para tus actos,
    y eso que de los míos, bien lo sabes,
    no tengo más que dudas, más que augurios
    y más que esta ocasión de apacentarlos con mi pluma.
    Déjame por ahí la tinta,
    que negra o roja, verde o transparente,
    me queda que escribir un evangelio,
    una epístola, una ley, una promesa
    o unas simple cuatro letras en la tabla de mis cruces,
    debo partir, llevarla donde vaya
    y espero que me esperes como siempre,
    si tardo no te aflijas, soy cobarde,
    soy disperso, me distraigo en la alegría,
    desde aquel jardín perdido yo la busco,
    no sé dónde la dejé, si tú la has visto
    me la guardas, me la traes, yo te llevo
    mi vieja soledad y conversamos.
    Debo salir, voy hacia un monte, buenos días,
    y déjame por ahí, que el resto del camino
    lo debo hacer yo solo, nos hablamos, un abrazo.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    07 12 14

      Fecha y hora actual: Sáb Dic 10, 2016 3:23 pm