Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Agua de sal
Ayer a las 12:33 pm por moraamaro

» Roca clara...
Lun Abr 23, 2018 7:25 pm por caminandobajolalluvia

» Signo en tarde de otoño
Dom Abr 15, 2018 11:54 am por caminandobajolalluvia

» Juramento
Sáb Abr 14, 2018 10:14 am por caminandobajolalluvia

» CUAL, CUAL ,CUAL
Jue Abr 12, 2018 6:54 pm por caminandobajolalluvia

» Oda al aire
Miér Abr 11, 2018 3:11 pm por eledendo

» UTOPÍA-LUMBRE
Miér Abr 11, 2018 3:08 pm por eledendo

» Flores esparcidas en mi alma
Miér Abr 11, 2018 7:11 am por nam nado

» Tornasolado encuentro…
Mar Abr 10, 2018 7:38 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    El que no sabe porque vivir, busca porque morir.

    Comparte
    avatar
    Britez Alejandro
    Poeta Autor - Odisea De Un Verso
    Poeta Autor - Odisea De Un Verso

    Masculino Mensajes : 746
    Fecha de inscripción : 10/12/2009

    El que no sabe porque vivir, busca porque morir.

    Mensaje por Britez Alejandro el Sáb Nov 01, 2014 11:52 am

    me encontré a tu padre,
    Ese canalla para vos traidor
    Que abandonó
    Antes de que el abandono
    Sea tu idioma.
    Me preguntó por vos,
    Qué cómo estás de grande
    que apuesta todo a su cobardia,
    Que te quiere, que fue humano
    Y que te sueña algunas noches.

    También estaba la dama,
    Que se fue tras los zapatos
    De ese madre santa
    que por callejones desesperados
    alimentaban a sus vicios
    haciendo cosas que le ensañabas,
    también preguntó por vos,
    Y que algunas veces piensa
    Como sería la vida si estuvieras con ella,
    Pero olvida lo que dice,
    y se enfurece con el trago amargo
    existencial.

    En ese lugar también estaba,
    Aquel niño que te enseño a fumar,
    A usar jeringas que no llevan recetas,
    A mentir con malas cartas, a saber dormir de día,
    me confeso que te extraña, que nunca olvida
    las tardes entretenidas, matando pájaros,
    matando el tiempo, matando infancia.

    Se me revolvió el estomago
    Cuando me encontré
    con aquel mal nacido
    que metió mano en tu bragueta,
    aquella madrugada
    callándolo todo,
    tántos tántos años…
    él no se animo a preguntarme por vos,
    pero fui yo quien le comentó
    que no conoces, que no sabes nada,
    sobre el rencor.

    A lo lejos veo que me llama una señora,
    Se presentó como tu madre,
    Me preguntó si sigues siendo el mismo fracasado.
    Orgullosa de su amor
    me confeso no quererte tanto
    como quería a tu padre,
    que la culpa de todo,
    era haber nacido sin instinto maternal.
    que querías correr antes de empezar a caminar,
    porque lejos, lejos querías marcharte,
    (y quien no pense) …
    en ese mismo instante se le píanta una lagrima,
    y me pregunta si superaste el duelo de
    que ella te haya tenido,
    sin que vos la tuvieras.

    Me invitaron un trago los abusivos
    De aquel privado colegio en el que ibas,
    Recordaban entre risas
    y un mentiroso arrepentimiento
    como te golpeaban en el baño,
    Usando tu nariz para escribir las paredes,
    Como te echaban la culpa,
    De sus imputables actos infantiles,
    De sus mocos en tu remera y tu ropa interior
    como bandera, en el patio del recreo.

    Yo seguía reflexionando que hacia yo ahí,
    Y ellos al mismo tiempo me lo preguntaban,
    No sabia que decir, no entendía mi pecado,
    La condena de estar en el mismo infierno
    De tu olvido tan divino,
    Que no busca culpable,
    ni tiene pensamientos suicidas.
    Entonces… ¿Qué haces acá? Preguntaron.
    y les dije lo que sentía,
    sentí que no te conocía.

      Fecha y hora actual: Jue Abr 26, 2018 1:45 am