Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Roto el mar
Mar Dic 06, 2016 5:50 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Mar Dic 06, 2016 4:11 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Lun Dic 05, 2016 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Cuando los ojos ya no miren

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Cuando los ojos ya no miren

    Mensaje por Oscar64 el Lun Oct 20, 2014 7:55 am

    Cuando los ojos ya no miren

     

    Muramos todos, Delia, Margarito,

    deshabitemos esta plaza ya corrupta,

    esta ciénaga vital, llena de torres

    y de ministros que no entienden ni de sombras,

    muramos sin dolor, como al ocaso,

    cuando la paz del sol se abraza con la línea

    de un horizonte más probable que estos sueños.

    Dejemos de batir alas insomnes,

    dejemos de gritar cual degollados,

    las plazas ya no escuchan ni entienden de los cuerpos

    que en la mañana encuentran en las bancas, ya dormidos.

    Ya muertos, la verdad, queda tan poco,

    tan poco por hacer por la esperanza,

    que en una de esas vale que se quede sola,

    que se las arregle con el mar, que tanto canta sin cansarse,

    que se las arregle con la luz, que fosforece pese al viento

    y, a pesar del gris ozono, nos llega aún hasta los ojos.

    Otra cosa es que en ellos ni nos miren

    ni se enteren de esta guerra en que nos duele toda el alma.

    Muramos, digo yo, como si hubiera

    otro camino, otro enfrentarse a los relojes,

    como si en cada beso, en cada grito las arenas

    de la eternidad no se nos fueran por los dedos,

    como si esta arruga que ayer no existía

    fuera posible de extinguir o echar al fuego,

    muramos, digo yo, como si este día

    cual el de ayer fuese de vida y sin derrumbe,

    como si el tiempo no dejara la botella

    en que l oxígeno y la sangre se baten piel adentro.

    Muramos, digo aún,

    bien asumiendo que no hay fuga,

    bien contemplando que ni el rey se escapa

    de ese asesino que sus huestes no detienen,

    muramos, es decir, más bien miremos

    de frente lo que viene y lo que somos,

    de adentro lo que falta y que no hallamos,

    de vivos lo que cabe en nuestros puños.

    Es digno conocer que partiremos,

    pues ello nos permite abrir un surco,

    la tierra preparar, el simple riego

    del cuerpo que se irá sendero adentro.

    Ni el odio nos podrá hacer más felices,

    ni la nueva amargura atar más cabos,

    que sigan los verdugos con su oprobio,

    no pueden contener lo que hemos sido.

    Muramos de vivir, que al fin es todo

    lo que con nuestra piel y nuestra calma

    se irá cuando los ojos ya no miren.

     

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

     

    20 10 14

      Fecha y hora actual: Jue Dic 08, 2016 7:05 pm